El impacto del alcohol en la salud

 

Enfrentémoslo, muchas de nosotras nos divertimos bebiendo una copa de sangría o un coctel cuando salimos con la novia, vamos a celebrar un asenso o simplemente después de un largo día de trabajo. Pero cuando se trata de beber alcohol, ¿qué tanto es tantito? o ¿hasta cuándo se vuelve demasiado?

Como en todo lo demás, la clave es la moderación. El alcohol puede ser especialmente dañino para las mujeres y extremadamente peligroso para las embarazadas.

Para una mujer que no está embarazada, la American Heart Association recomienda limitar el consumo de alcohol a una bebida al día.

Y ¿a qué equivale una bebida? Puede ser:

  • 12 onzas de cerveza
  • 4 onzas de vino
  • 5 onzas de licor de 80% grados de alcohol
  • 1 onza de licor de 100% grados de alcohol

Aunque beber de forma social puede ser divertido, hacerlo en exceso o emborracharse puede dañar los órganos vitales incluyendo el corazón y el cerebro; además, una mujer que bebe al estar embarazada pone a su bebé en riesgo de sufrir el síndrome alcohólico fetal, otros defectos de nacimiento o trastornos de desarrollo.

Beber alcohol también significa consumir grandes cantidades de azúcar y calorías vacías, ¿quién necesita más de esas?

Toda moneda tiene dos caras, así que ¿cuál es la otra en el consumo de alcohol? Antes de dejar todos los 5 o’clock cocktails, considera este dato interesante: a pesar de que beber mucho alcohol puede ser dañino para tu salud en general, ahora los investigadores dicen que el vino tinto contiene ciertas propiedades que pueden reducir el riesgo de sufrir ataques cardiacos o cerebrales.

Así que aunque no tengas que salirte de la fiesta, cuida de tu salud y limítate a una sola bebida; dale traguitos lentos, si es que eso te ayuda.

Tomar decisiones no significa dejar de hacer cosas, sino hacerlas con moderación.

Y al saber que estás en control de tu bienestar, seguro tendrás ¡una Happy Hour!