Antojos saludables para el verano

 

El verano trae consigo algunos de los sabores más exquisitos del año, desde alimentos a la parrilla con sabores ricos y ahumados hasta antojitos dulces y fríos. Tristemente, no importa si hablamos de alimentos fritos o algodones de azúcar de colores brillantes, estos sabores también pueden venir con mucha azúcar y grasa para ti y tus hijos.

Todo es bueno con moderación, pero a veces las cantidades pueden ser abrumadoras, lo que descontrola tu dieta. Afortunadamente existen muchas alternativas para los alimentos regulares del verano que puedes guardar en el refrigerador y sacar cuando tengas antojo de algo sabroso, ya sean opciones frescas para la hora de la comida o un snack para pasar el día. Aquí te damos algunas opciones:

 

Comidas

El verano es el momento perfecto para integrar más frutas y verduras en tu dieta, como moras, melones y una gran variedad de verduras frescas de temporada. Debido a que hace mucho calor para cocinar en la cocina, es el momento perfecto para preparar ensaladas: agrégales pimientos y pepinos, o frutas como las uvas y moras azules junto con las verduras que están disponibles todo el año como la lechuga y el apio.

Si tu familia tiene ganas de carne, salte a la parrilla pero no para hacer hamburguesas o hot dogs; mejor prepara carnes magras como pechuga de pollo y cortes redondos de res y cerdo. Asar pescado siempre es buena idea porque tiene ácidos grasos como el omega 3 que son buenos para el corazón. La parilla no es sólo para la carne; intenta cocinar calabacitas y pimientos después de barnizarlos con aceite de oliva sano para el corazón. Y si quieres verte aventurero, asa duraznos cortados a la mitad para un antojo consentidor sorprendentemente dulce.

 

Snacks

Los niños corren de actividad en actividad en los meses de verano por lo que seguramente tendrán hambre muy, muy rápido. Ya que hay muchas verduras saludables disponibles, es importante incorporarlas en su dieta junto con opciones de proteína como el hummus y la mantequilla de maní. También hay alternativas de snacks que los niños pueden llevar consigo, como cereal de grano integral en bolsas Ziploc o tiritas de queso.

Comer snacks puede ser difícil cuando estás fuera y estás haciendo varias actividades, así que busca alimentos integrales que sean buenos para ti y que no le quiten la diversión al verano. Por ejemplo, busca un puesto de frutas frescas en diferentes lugares turísticos, o si estás en un juego de baseball, pide una bolsa de cacahuates que son un golpe de proteína.

 

Postres

El helado es un antojo frío y tentador para el verano, pero es fácil entusiasmarse y dejarse llevar. Mejor elige frutas frescas de temporada para satisfacer la gula y mantenerte alejado del azúcar. Aprovecha que hay tanta fruta fresca disponible e intenta hacer paletas heladas; simplemente muele tus frutas favoritas y sazónalas a tu gusto antes de ponerlas en moldes de paleta y congelarlas.

Si buscas algo dulce y cremoso, el yogurt congelado bajo en grasa y sin azúcar puede ser tu mejor opción. Ponle moras congeladas, que puedes conseguir fácilmente en la sección de congelados de cualquier supermercado. Sólo asegúrate de revisar las etiquetas para ver que sea fruta fresca sin ningún jarabe dulce.

 

Bebidas

Durante estos meses de calor es importante mantenerse hidratado para evitar la insolación; sin embargo, los refrescos azucarados no sólo son malos para ti sino que le quitan humectación al cuerpo. La mejor forma de combatir el calor es beber agua con infusión de fruta; simplemente escoge tu combinación favorita de frutas, rebánalas, agrega de una taza a un galón de agua y deja reposar por lo menos media hora antes de beberla.

Las frutas que elijas dependen de ti. La lima siempre es una excelente opción, pero puedes escoger frutas de temporada como limones y fresas. Experimenta para ver qué te gusta; incluso puedes agregar hierbas como jengibre y menta, o ponerle rebanadas de pepino como le hacen en el spa.