10 maneras de obtener 30 minutos de ejercicio

 

Balancear tu vida familiar y laboral puede hacer que encontrar un momento para ejercitarte en tu horario tan ocupado sea complicado. La AHA recomienda que los adultos hagan mínimo 30 minutos de ejercicio moderado por lo menos 5 días a la semana para mejorar su salud cardiovascular en general.

Divide esos 30 minutos en dos o tres segmentos a lo largo del día para que tengas un estilo de vida saludable; ¡el tiempo de actividad física aislado se va sumando!

Hay muchas maneras muy buenas de ejercitarte sin tener que ir al gimnasio. Aquí te damos 10 formas fáciles para meterle un poco más de ejercicio a tu rutina diaria a partir de hoy:

  1. Quema unas cuantas calorías extra durante tu traslado de la mañana. Si llegas en transporte público al trabajo, bájate del tren o camión una parada antes y termina el resto del camino a pie. Los 5 o 10 minutos de caminata extra a la oficina son una manera fácil de empezar el día de forma activa. Para mayor reto, convierte tu paseo en una poderosa caminata al bajarte dos paradas antes.
  2. Olvida las escaleras eléctricas y sube por las escaleras regulares cuando te sea posible. Si trabajas en un piso alto, toma el elevador a un piso abajo y sube el resto a pie. Rétate a ti mismo a bajar del elevador un piso más abajo cada semana.
  3. Cambia tu silla de escritorio por una pelota de ejercicio y mejora tu postura y trabaja en tu abdomen al mismo tiempo. Sentarte en una de estas pelotas te dará mejor balance y coordinación, además de que activará tus músculos abdominales para ayudarle a tu cuerpo a estabilizarse y a tener control en una superficie poco estable.
  4. Evita estar sentado en el escritorio muchas horas y tómate descansos regulares durante el día. Los trabajos se vuelven cada vez más sedentarios, lo que podría resultar en diabetes, enfermedades cardiacas y altas tasas de obesidad. Pon una alarma en tu celular para recordarte que tienes que pararte, estirar las piernas y dar una pequeña caminata por la oficina unos 5-10 minutos cada hora durante el día laboral.
  5. Haz tu reunión mientras caminas. Ya sea que tengas una junta con un compañero de trabajo o una llamada telefónica, hacerla mientras te mueves ayuda a reducir el estrés, aumenta la concentración y mejora tu creatividad.
  6. Una larga espera en el consultorio médico antes de tu próxima cita es la oportunidad perfecta para incorporar ejercicio en tu día. Pídele a la recepcionista que te avise cuando casi sea tu turno; ponte a escuchar tu audiolibro favorito, un podcast o música y camina alrededor del consultorio.
  7. Tus hijos no son los únicos que merecen divertirse; ¡úneteles la próxima vez que jueguen a las escondidillas! Jugar un juego activo con los niños es una gran manera de moverte durante la semana mientras te diviertes con la familia.
  8. En lugar de salir a cenar o por unos tragos con un amigo, ofrécele hacer algo activo como ir a escalar o tomar una clase de salsa. Compartir algunas de estas actividades físicas no sólo es divertido, sino que te puede ayudar a mantenerte alineado con tus metas de salud.
  9. ¿Estás esperando a que hierva el agua o que quede lista la cena del horno? Haz unos cuantos movimientos de cardio mientras esperas. Haz lagartijas contra la pared, fondos en una silla o 5 minutos de saltos de tijera que son buenas formas de ejercitarse y puedes hacerlas fácilmente mientras preparas la cena.
  10. ¡Aprovecha los comerciales de tu programa de televisión favorito para levantar pesas! Los ejercicios de fuerza tienen muchos beneficios para la salud y la condición física, incluyendo más fuerza, alivio de artritis, pérdida de peso y menos riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. Con mancuernas de 8 a 10 libras, haz 10-12 repeticiones de zancadas o sentadillas en los comerciales para trabajar tus glúteos, piernas y cadera.