La importancia del entrenamiento con pesas

 

Cuando hablamos sobre salud cardiaca, los ejercicios aeróbicos generalmente dominan la conversación; y con frecuencia muchos se sorprenden cuando se enteran de que los beneficios de las pesas van más allá de ganar músculo. Ya sea que busques aumentar tu densidad ósea o combatir la presión sanguínea alta, los ejercicios de pesas ofrecen muchos beneficios para la salud. Además de ayudarte con la resistencia, el equilibrio y la flexibilidad, los ejercicios con pesas o de fuerza te ayudan a aumentar tu masa muscular y son buenos tanto para tu salud física como mental.

Sin embargo, a muchas mujeres les da miedo hacer pesas pues no quieren desarrollar mucha masa muscular y obtener un cuerpo de físico culturista. Esto no ocurre con frecuencia; generalmente se requiere de una gran cantidad de testosterona y de entrenamiento enfocado en ese objetivo para que una mujer se ponga así. Aunque la masa muscular pesa más que la grasa cuando se desarrolla por medio de entrenamiento con pesas, ayuda a acelerar el metabolismo y a que el cuerpo queme calorías más rápido.

 

Los beneficios de hacer pesas para la salud

Muchas mujeres, ya sea sanas o en recuperación de alguna enfermedad, se pueden beneficiar de los ejercicios con pesas. Con anterioridad, los doctores desaprobaban que los pacientes hicieran ejercicios con pesas después de un ataque cardiaco o cerebral y recetaban, en su lugar, de cuatro a seis semanas de reposo; sin embargo, hay nuevos estudios que muestran que agregar incluso una pequeña cantidad de ejercicios de pesas junto con otros ejercicios después de un ataque cardiaco o cerebral ayuda a disminuir el riesgo de sufrir un segundo ataque y a que los pacientes regresen a una rutina normal y saludable donde puedan ir consiguiendo metas día a día.

“Existe evidencia sólida de que la actividad física y el ejercicio después de un ataque cerebral pueden mejorar la salud cardiovascular, la habilidad para caminar y la fuerza del brazo”, dijo Sandra A. Billinger, P.T., PhD., terapeuta física en el Centro Médico de la Universidad de Kansas en Kansas City, Kan. “Además, hay nuevas investigaciones que sugieren que el ejercicio puede mejorar los síntomas de la depresión, la función cognitiva, la memoria y la calidad de vida después de un ataque cerebral”.

El entrenamiento con pesas también juega un papel importante para combatir la diabetes; si estás en riesgo de sufrir diabetes, es importante mencionar que con perder de 5 a 7% de tu peso corporal puedes reducir tu riesgo a la mitad. Se pueden obtener muchos beneficios con la quema de calorías, la cual es más eficiente cuando en lugar de grasa hay músculo que se desarrolla por medio de ejercicios con pesas; y para aquellos que ya fueron diagnosticados, tener una presión sanguínea más baja y una mejor salud mental puede ayudar en la lucha.

Con 14 millones de personas luchando contra la diabetes tipo 2 en Estados Unidos, y posiblemente más gente en el horizonte, el entrenamiento con pesas es vital para tener una vida balanceada; sin embargo, si tienes una condición médica grave es importante consultar a tu médico antes de empezar un régimen de entrenamiento con pesas.

 

Cómo comenzar

La American Heart Association recomienda que, por lo menos 2 días a la semana, hagas ejercicio de intensidad de moderada a alta para fortalecer el músculo. La mejor parte de los ejercicios con pesas es que no necesitas un gimnasio para incluirlos en tu vida; si estás podando el pasto, cargando bolsas pesadas de víveres, o incluso cargando a tus hijos o nietos, ya estás haciendo tus ejercicios. Además de las actividades regulares, hay muchas formas de incorporar estos ejercicios a tu día; puedes optar por una serie rápida de lagartijas, sentadillas o incluso dominadas. El entrenamiento no tiene que ser muy largo, sólo asegúrate de que dure lo suficiente para que tus músculos trabajen para crear fuerza.