Preparándote para tu Cita de salud para mujer

 

Bueno, ya programaste tu Cita de salud para mujer anual, ¡bien hecho! Ya diste un paso muy importante hacia el combate de las enfermedades cardiacas, los ataques cerebrales y otros problemas médicos. Ya te aseguraste de visitar a un doctor de tu red para que tu plan de seguro lo cubra y no te cobren coaseguro. Ya todo está listo; ahora te damos algunos consejos para que te prepares.

Asegúrate de llevar tu tarjeta del seguro. Siempre es más fácil entrar a la cita si tienes tu tarjeta del seguro, así que métela en tu bolsa de una vez. Lleva contigo unos cuantos dólares para el estacionamiento, pero no olvides bajar el boleto y preguntar en el consultorio si lo pueden validar para que sea gratuito.

Comienza a hacer una lista con las preguntas que quieres hacerle al médico. Empieza a escribir una lista para preguntar cualquier cosa relacionada con alguna preocupación que quieras discutir, como dolor de articulaciones, mareo, hinchazón, fatiga, problemas al dormir u otra cosa. Escríbelo y lleva la hoja a tu cita; de otra forma es fácil que algo se te olvide y no obtengas el consejo médico. Tienes que saber que si la razón principal de tu visita no es preventiva, podrían cobrarte el coaseguro y deducible por la visita al consultorio. Así que si te esguinzas el tobillo justo antes de la visita al doctor y decides expandir el propósito de su cita, prepárate para pagar.

Averigua tu historial familiar. Antes de tu visita, pregúntale a tus familiares cercanos si saben de alguna enfermedad en la familia, como enfermedades cardiacas, ataques cerebrales, diabetes o alguna otra cosa. Trata de buscar información de tres generaciones, incluyendo la edad del diagnóstico y la causa y edad de muerte de los miembros de tu familia; si hay alguna enfermedad común en la familia, existe la posibilidad de que seas genéticamente susceptible a ésta. Vale la pena escribir todo esto para que no se te olvide decirle nada al doctor. Una vez que tengas el historial familiar completo, compártelo con tus parientes y motívalas a que agenden su Cita de salud para mujer o examen anual. Puedes mantener un historial familiar detallado con este formato en línea.

Conoce los medicamentos recetados que tomas actualmente. Si ves varios especialistas para varias enfermedades, muchas veces desconocen qué otras medicinas tomas. Haz una lista de todas los medicamentos que tomas, incluyendo la dosis, así como las medicinas que no requieren receta, vitaminas y suplementos alimenticios.

Viste ropa interior nueva o por lo menos limpia. Es muy posible que un doctor o enfermera te vea en ropa interior, especialmente al buscar anormalidades en la piel. Esto es normal, así que no te preocupes.

No comas por varias horas antes del examen. Una comida reciente puede causar picos en los niveles de azúcar en la sangre, que a su vez causan una alarma innecesaria al momento de recibir los resultados del examen. Pregunta en el consultorio médico cuántas horas de ayuno necesitas antes de la cita. Se recomienda que tomes agua antes de ir, ya que muchas veces te piden una muestra de orina.

Debes saber que pueden regañarte si sigues hábitos poco saludables. Si fumas, comes de más o llevas algún otro hábito poco saludable, tienes que informárselo a tu doctor, quien es probable que te regañe y motive a dejar ese estilo de vida y a comenzar con nuevos hábitos saludables. Esto es algo bueno que hacen los médicos, así que prepárate emocionalmente para recibir el regaño; créenos que es mejor que ir a un doctor que no te diga nada. Pídele al médico que te ayude a mejorar tu estilo de vida; por ejemplo, si necesitas ayuda para dejar de fumar, el doctor puede recetarte una terapia de reemplazo de nicotina o mandarte a alguna sesión para dejar el tabaco; estos servicios también están disponibles de manera gratuita.

Ten en mente un premio para cuando acabes. Al terminar tu Cita de salud para mujer habrás hecho algo maravilloso para ti misma y para quienes dependen de ti, así que prémiate. Disfruta de un smoothie sano, vete a hacer manicure, ve una película o cualquier otra cosa. ¡Te lo mereces!