Cómo encontrar más tiempo para mi

 

Siempre he tenido algo muy claro, nuestros hijos crecen muy rápido y debemos tratar de disfrutar cada momento posible junto a ellos. Soy mamá de tres chicos, muy activos y muy cercanos en edad. El mayor de los hermanos tiene 15 años, 13 el del medio, y el menor tiene 12.

Mi esposo y yo andamos de parque en parque, en prácticas y juegos de béisbol. Conozco lo que es sentirse privada de tiempo, hasta para las cosas más sencillas, pero entiendo lo necesario que es buscar y encontrar ese ratito para consentirse y para dedicarle a nuestra pareja.

Con la llegada del verano llega un gran reto, ¿qué hacen los niños ahora? Algunos van a campamentos, otros se quedan al cuidado de la abuela o algún otro familiar, y en ambos casos la rutina no sufre una alteración mayor.

Pero, ¿qué sucede cuando mamá trabaja desde casa o es ama de casa, y ahora tiene a sus retoños todo el día en la casa? Las visitas al refrigerador son innumerables, el hambre pareciera como si no tuviera fin, aparece el famoso síndrome del aburrimiento y nuestro nivel de estrés comienza a subir. Nuestra rutina ha sido alterada y las responsabilidades diarias comienzan a verse afectadas.

“Ahhhh, que comience la escuela ya!” Esto puede ser el primer pensamiento que cruza por nuestra cabeza. Pero como les dije anteriormente, los niños crecen muy rápido y debemos tratar de disfrutar el mayor tiempo junto a ellos. Para lograr recuperar nuestra cordura, tenemos que aliarnos con la organización. Podemos establecer agendas con las diferentes actividades o tareas que queremos lograr cada día y coordinarlas con las actividades de los niños.

Aprovecha que ahora tienes un poco de ayuda en el hogar, asigna algunas responsabilidades, así tu carga se hace más liviana y terminarás más rápido. De esta manera puedes sacar unas horas para ir al parque, la piscina o hacer alguna actividad al aire libre con tus niños. Si tienes tu rutina de ejercicios o vas al gimnasio con regularidad trata de integrar a los niños en esa actividad. Hay muchas rutinas de ejercicio que podemos hacer en casa y los niños pueden participar de ellas. Es importante y muy saludable para ti y los niños mantenerse activos físicamente; además de ser una gran manera de cansarlos y acostarlos temprano.

Si tus hijos disfrutan de algunos programas de televisión o mientras juegan un poco de videojuegos, utiliza este tiempo para ti. Ya sea para leer, hablar con alguna amiga o familiar o simplemente para ver un poco de tele. Es importante que no te olvides de ti. Si mamá está de mal humor, el ambiente en la casa se vuelve pesado.

Si trabajas fuera de la casa, planifica alguna actividad que puedan hacer una vez llegues del trabajo. Aprovecha que no hay tareas escolares y podemos ser un poco más flexibles con los horarios nocturnos.

No sobrecargues la agenda veraniega al punto que seas tu la que no la aguante, provocando más dolores de cabeza que otra cosa. Aprovecha el verano para relajarte un poco. Una buena idea es establecer de antemano con tu compañero o algún familiar, un mediodía donde puedas irte al salón de belleza o al spa.

Haz planes con algunas amigas que tengan hijos contemporáneos. Planifiquen salidas al parque, al cine, a comer helados o a jugar en sus casas. Esto te proveerá un adulto con quien conversar, y a los niños, otros compañeros de juego.

Ser mamá es una hermosa tarea, pero es una tarea que no tiene fin. No veas el verano como una época de estrés, míralo como una época donde puedes estar más tiempo con tus hijos y crear muchas memorias que al pasar los años, tus hijos y tu las atesorarán con mucho cariño. Inhala, exhala y a disfrutar a tu familia durante el verano.

 

 

Este artículo es una contribución de Mila Ferrer, creadora de Jaime, mi dulce guerrero, un blog acerca de como su familia enfrenta los desafíos de criar y cuidar a un niño con diabetes tipo 1. A través de Jaime, mi dulce guerrero, se provee educación, apoyo y empoderamiento a otras familias.