Entrevista con el Chef Hamlet Garcia

 

Tomemos el hecho de que nació en Venezuela, agreguémosle una taza de obesidad infantil, una pizca de estudios de Cordon Bleu, una cucharadita de entrevistas detrás de cámaras, otra cucharadita de producción y presentación en televisión, un puñito de una realidad casi trágica y una segunda oportunidad de vivir. Rociémoslo con pasión, determinación y creatividad en la cocina, y dejémoslo a fuego alto por 42 años. Ahí encontraremos al Chef Hamlet Garcia, vocero voluntario a nivel nacional de la campaña Go Red Por Tu Corazón.

Tuvimos el honor de hablar con el Chef Hamlet Garcia sobre la gente y los eventos de su vida que lo inspiraron a llevar una vida llena de salud y sabor.

 

GRPTC (Go Red Por Tu Corazón): Chef, de niño tenías sobrepeso. ¿En qué momento dijiste que ya era suficiente y decidiste comprometerte a llevar un estilo de vida saludable?

Chef Hamlet Garcia (Chef): Empecé a ganar libras a partir de los 13 años. A los 16 años tuve mi primera novia que un día, después de un par de años de relación, me dijo: “Te quiero y eres muy simpático pero estás muy gordo..” Ese día me di cuenta de que de verdad había sobrepasado los límites de lo que era verse y sentirse saludable. A partir de los 19 años inicié un proceso de transformación física que me llevó a cambiar por completo mis hábitos alimenticios y a incorporar una rutina de ejercicios en mi vida. Este proceso me tomó unos 5 años, fue algo progresivo pero con muy buenos resultados. Me enfoqué principalmente en entender las propiedades y los beneficios de cada ingrediente, así como en hacer combinaciones saludables que me ayudaran a reducir las libras de más y que al mismo tiempo fueran muy nutritivas.

 

GRPTC: Tu pasión por la comida es contagiosa. ¿De dónde viene esta pasión?

Chef: A mis abuelos paternos les encantaba hacer comidas familiares con el objetivo de , compartir; toda mi familia aportaba algún platillo para estos encuentros que generalmente eran los domingos; allí aprovechábamos y hablábamos de cómo lo habíamos preparado, qué ingredientes habíamos usado y cómo lo podíamos replicar en casa. Creo que la pasión nació de allí, del hecho de querer hacer algo especial para mi familia y deslumbrarla, ¡además de que me encanta comer! Desde que terminé la escuela quise estudiar gastronomía porque sabía que me ayudaría a alcanzar mi meta de bajar de peso, pero viniendo de una familia de profesores, militares y médicos, decir quiero ser chef ¡fue casi un sacrilegio!. Aunque una de mis abuelas me dijo: “…tienes que aprender una profesión o un arte que puedas hacer con tus manos, uno no sabe qué nos puede deparar el destino…”; muy sabias sus palabras.

 

GRPTC: ¿Qué nos dices sobre tu “historia de corazón”? Existen muchas campañas que promueven llevar un estilo de vida saludable. ¿Por qué llegaste a la American Heart Association y a Go Red Por Tu Corazón?

Chef: Creo que la causa de “Go Red” la llevo en la sangre. Mis abuelas maternas, ambas, sufrieron de enfermedades cardiacas. La Nona Alcira (mamá de mi mamá) padeció de una enfermedad cardiaca conocida como Síndrome de Wolff-Parkinson-White, que es un problema del ritmo cardiaco que con el paso de los años le generó varios episodios de angina de pecho que afortunadamente no desencadenaron en infartos pero si agravaron su problema de hipertensión.

Mi abuela Brizeida (mamá de mi papá) padeció de hipertensión, diabetes y tuvo un “stroke” o ataque cerebral cuatro años antes de su partida. Su lucha contra la sal y el azúcar fue constante porque sabía de los factores de riesgo, así que siempre me preguntaba cómo cocinar de forma saludable,

 Ellas son el motivo por el que soy voluntario de la American Heart Association; llevo conmigo su inspiración y son la causa de querer enseñarle sobre todo a las mujeres hispanas a cocinar sanamente y a mejorar sus hábitos alimenticios a través de la buena comida.

 

GRPTC: Uno de los aspectos más inspiracionales de tu historia es que eres sobreviviente de cáncer. En 2010 te diagnosticaron cáncer de testículo. Para muchos la noticia hubiera sido desalentadora, pero tú encontraste aún más motivación. Por favor cuéntanos sobre ese periodo de tu vida.

Chef: El 2010 fue un año de muchos cambios en mi vida. En especial después de haber sido diagnosticado con dicha enfermedad. En una de mis conversaciones con mi médico, después de someterme a una cirugía junto con la orden de tres ciclos de quimioterapia, le pregunté qué podía hacer para mejorar mi condición y recuperarme más rápido; su respuesta fue: “Come bien y sigue con tus rutinas de ejercicio”. Y eso fue lo que hice. Mi doctor no sabía que yo era chef, así que su respuesta me motivó y seguí una dieta alta en vegetales y frutas anticancerígenos, así como en ingredientes y especias que alcalinizan la sangre; eliminé por completo la carne roja y el azúcar añadido. Estos cambios ayudaron a mejorar mi condición casi al 100%, tanto que mis marcadores tumorales para la AlfaFetoProteina estaban casi a nivel normal 30 días después del primer ciclo y de someterme a esta estricta dieta,.

Somos lo que comemos, y eso debe ser una premisa en nuestras vidas. La naturaleza es tan sabia que en ella podemos encontrar la solución a muchos de nuestros problemas, sobre todo a aquéllos relacionados con la alimentación. Lo importante es educarse y saber qué es bueno para nuestro organismo y qué no para llevar a cabo acciones y realizar los cambios necesarios que conlleven a la mejora de una condición en particular.

 

GRPTC: Antes de terminar nuestra entrevista, Chef, ¿qué consejo le darías a las mujeres hispanas que quieren llevar una vida más saludable?

Chef: Un alto porcentaje de mujeres hispanas desconoce las estadísticas de las enfermedades cardiacas en la mujer y más aún, que son la causa número 1 de muerte para ellas.

Mi consejo es que se eduquen, nos sólo sobre las enfermedades que pueden padecer sino de algo todavía más sencillo: que aprendan los valores nutricionales de los ingredientes que compran para hacer sus comidas. Mujeres, hay que leer las etiquetas de los productos, sobre todo la información nutricional. Comiencen por cambiar su alimentación para luego hacerlo con el resto de la familia. La mujer en la mayoría de los casos es el centro del hogar, es la que determina qué se come y qué no; al aprender más sobre los pros y contras de los alimentos pueden fomentar la educación de sus hijos e invitarlos a participar en la elaboración de los platillos; es aquí donde las mujeres realmente estarían haciendo la gran diferencia, ya que le transmitirían a sus hijos la importancia de las comidas y ellos seguramente harían lo mismo con los suyos, ayudando así a crear generaciones más consientes de crecer y tener una dieta alimenticia saludable.

 

Ahora Garcia conoce el poder de su voz para establecer campañas de concientización alrededor del mundo con el objetivo de crear hábitos y recetas más saludables. Sus nuevos programas se enfocan en preparar jugos, ensaladas, aderezos y platos fuertes saludables. Garcia espera motivar a la gente a hacer lo correcto en casa. “No quiero que sea muy complicado sino que sea interesante, divertido y sano para toda la familia.”