Marzo es el mes nacional de la nutrición

 

Hipócrates solía decir “Que tu alimento sea tu medicina.”

El médico de la Grecia Antigua tenía un punto muy válido. Lo que ponemos en nuestro cuerpo es increíblemente importante y puede afectar la forma en la que éste se siente.

Marzo es el mes nacional de la nutrición y la American Heart Association tiene muchos consejos sobre cómo obtener de la comida grandes beneficios para la salud.

Aquí te damos algunas ideas para que te asegures de estar comiendo una dieta sana y balanceada a lo largo del año.

 

  • Come variedad de frutas y verduras, dependiendo de cuáles son las de temporada. Ver en el mercado local cuáles son las frutas y verduras de temporada puede hacerte ahorrar dinero. Vuélvete amiga del vendedor y pregúntale cuál es la mejor temporada para comprar ciertos productos.

 

  • Busca sustitutos saludables para los ingredientes menos sanos. Sabemos que seguir las recetas de la abuela con exactitud es tentador, pero ¿qué pasaría si pudieras volverlas más sanas sin tener que sacrificar el sabor? Checa estos rápidos consejos para sustituir los ingredientes menos sanos por otros más saludables y que el arroz con gandules de tu tía siga sabiendo rico. Además quién quita y en una de esas prefieres el sabor del yogurt sin grasa al del helado o los totopos horneados en lugar de los fritos.

 

  • No escatimes en el agua que tomas. Consumir agua es sin duda una de las cosas más sanas que puedes hacer por ti. El corazón es un músculo que necesita bombear sangre a otros músculos del cuerpo y para eso necesita agua. Incluso si no eres amante del H2O hay muchas formas de darle sabor, como agregándole rebanadas de fruta fresca o comiendo frutas frescas, las cuales contienen agua en su interior. No olvides que si tienes alguna enfermedad cardiaca o diabetes, o alguna otra condición crónica, debes consumir mucho más de esta bebida, la favorita de la madre naturaleza.

 

  • Tienes que estar consciente de los seis salados. Desafortunadamente, algunos de nuestros alimentos favoritos no son tan buenos para el cuerpo. Al descubrir alternativas saludables podemos reducir el consumo de sodio y mantener sanos a nuestros corazones. Los seis salados son una lista de alimentos que deberías reducir o reemplazar por otras opciones que no sean tan saladas. La lista incluye sándwiches, sopas, carnes ahumadas, panes y rollos. Practica leer las etiquetas de los alimentos y buscar las alternativas con menos sodio.

 

Comer bien no es una práctica que debemos seguir únicamente en el mes de la nutrición sino que debe ser prioridad todo el año. Esperamos que con buenos consejos y unos cuantos cambios puedas disfrutar de la medicina favorita de Hipócrates: la comida.