American Heart Association

Objetivo de impacto global para el 2030

Junto con colaboradores globales y locales, aumentaremos equitativamente la esperanza de vida saludable a nivel mundial de 64 a, al menos, 67 años para el 2030.

¿Qué es la esperanza de vida saludable?

Dado que la esperanza de vida saludable se refiere a los años que se espera que viva una persona con un buen estado de salud, refleja tanto la cantidad como la calidad en relación con la salud de la vida.

Si aumentamos la esperanza de vida saludable a nivel mundial en dos años, permitiremos que las personas disfruten equitativamente de alrededor de 26,000 millones de años adicionales de vida saludable.

a happy indian couple spending time together

Esperanza ajustada de vida saludable (EVAS) en todos los países para el 2017

A pesar de haber logrado ganancias constantes en la esperanza de vida saludable global en los últimos 30 años, aún existen importantes desigualdades

  • Cerca de 60 naciones, que representan a 2400 millones de personas (o el 35% de la población global), tienen una esperanza de vida saludable por debajo de los 60 años.
  • Existe una diferencia de 14 años de esperanza de vida saludable entre las naciones en el 25% más alto y el 25% más bajo de esperanza de vida saludable.
  • Cerca del 20% de la carga mundial de enfermedades del 2017, tanto de los años de vida perdidos por muerte prematura o de los años vividos con una discapacidad, incluía a niños menores de 5 años, de los cuales la mayoría vivía en países de ingreso mediano y bajo.
  • Al menos el 80% de los fumadores del mundo viven en países de ingreso mediano y bajo.

Las cardiopatías son la causa principal de muerte a nivel mundial

Más de 17,8 millones de personas murieron a causa de enfermedades cardiovasculares a nivel mundial en el 2017, y se espera que esa cifra aumente a 22,2 millones para el 2030. En un estudio reciente, se reveló que las enfermedades cardiovasculares causaron el 40% de las muertes en el mundo de personas de entre 35 y 70 años, principalmente, en países de ingreso mediano y bajo.

Los datos muestran un progreso mundial en algunas conductas de estilo de vida

  • La cifra de hombres que consumen tabaco en el mundo ha comenzado a disminuir por primera vez, aunque, en el 2018, había más de 1,300 millones de consumidores de tabaco en el mundo.
  • Los estados miembros de la Organización Mundial de la Salud acordaron promover la reducción del consumo de sal y las conductas que detengan el aumento de la diabetes y la obesidad. 
  • Las nuevas infecciones por VIH a nivel mundial disminuyeron a un 37% entre el 2000 y el 2018, en parte gracias a las conductas efectivas de prevención del VIH, como mantener relaciones sexuales con protección.

Este progreso se ha contrarrestado por otros cambios

  • El 23% de los adultos y el 81% de los adolescentes escolares a nivel mundial no realizan suficiente actividad física como para mantenerse sanos.
  • Las cifras de obesidad mundial, aproximadamente, se han triplicado desde 1975.
  • Cerca de 1,700,000 de muertes en el 2008 a nivel mundial podían atribuirse al bajo consumo de frutas y verduras.
  • La diabetes de tipo 2 entre los adultos de todo el mundo ha aumentado de un 4.7% a un 8.5% desde 1980, a pesar de que sencillos cambios en el estilo de vida pueden prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad.
  • De los 1,130 millones de personas en el mundo que se estima que padecen hipertensión arterial, menos de 1 de cada 5 la controlan, a pesar de que las conductas de estilo de vida son uno de los principales factores contribuyentes a la afección.