Minimización de los riesgos a medida que continúa la pandemia del coronavirus

(CDC/Alissa Eckert, MS, Dan Higgins; MAMS)

Si bien los estados han flexibilizado algunas restricciones impuestas a medida que se desarrollaba la pandemia de coronavirus durante la primavera, es importante no bajar la guardia, especialmente si tiene riesgos mayores.

La COVID-19 es una nueva enfermedad y continúa surgiendo información nueva. Manténgase informado a través de fuentes que se actualizan periódicamente y son confiables, como los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades (CDC) de los EE. UU. y de los centros de salud pública de su estado y área local para obtener la última información. También hay actualizaciones disponibles para los pacientes y consejos para mantenerse sanos en heart.org.

Aquí está lo último sobre algunas preguntas comunes del COVID-19:

¿Quién presenta riesgo?

Los datos recientes sugieren que los adultos con COVID-19 que tienen sobrepeso u obesidad, o que fuman o tienen un historial de haber fumado tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades graves. Según los CDC, los personas con diabetes, sistemas inmunitarios comprometidos, enfermedades pulmonares crónicas y otras afecciones subyacentes también tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades graves.
Los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares y las personas con cardiopatías, incluida la presión arterial alta y las lesiones cardíacas congénitas, también pueden enfrentar un riesgo más grande de sufrir complicaciones si se infectan con el virus que provoca el COVID-19.

Los últimos datos nacionales indican que el nuevo coronavirus ha impactado de manera desproporcionada a las comunidades de color en términos de número de casos, hospitalizaciones y muertes.

¿Cómo puedo reducir mi riesgo?

Hay algunas formas sencillas de detener la propagación del coronavirus, similares a las formas de prevenir otros virus.

  • Mantenga distancia física (al menos dos metros).
  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante 20 segundos.
  • Evite tocar las superficies públicas.
  • Usa una máscara o protector facial cuando sea difícil mantener la distancia física.
  • Evite tocarse la boca, la nariz o los ojos.
  • Si estornuda, asegúrese de usar un pañuelo y desecharlo o usar el interior del codo si no hay pañuelos disponibles. 

¿Qué sucede si soy trabajador esencial o necesito salir?

Todos debemos estar muy atentos si salimos de nuestra casa. Tenga en cuenta que todas las superficies son una posible fuente de infección. Asegúrese de lavarse las manos con frecuencia, utilizando agua y jabón. Si no dispone de agua y jabón, utilice un desinfectante para manos que contenga al menos un 60% de alcohol y limpie y desinfecte con regularidad las superficies de su hogar.

Es probable que los trabajadores esenciales tengan más posibilidades de estar expuestos o contraer el virus. Siga las últimas pautas de los CDC sobre los trabajadores esenciales expuestos.

¿Qué debo hacer si me quedo en casa?

Las precauciones de seguridad, que incluyen lavarse las manos con frecuencia y limpiar y desinfectar las superficies con regularidad, siguen siendo importantes. Pero hay algunas otras cosas que puede hacer para estar preparado en caso de que usted o alguien en su hogar se enferme o no pueda salir de la casa.

Mantenga una lista de contactos de apoyo a los que pueda llamar, como amigos, parientes, colegas y vecinos, y téngala a mano, especialmente si vive solo.

Verifique su suministro de medicamentos y asegúrese de tener suficientes para un tiempo prolongado y sepa cómo obtener resurtidos si no puede salir de casa.

Mantenga un estilo de vida saludable haciendo mucha actividad física y comiendo una dieta saludable. Y no olvide mantenerse en contacto con sus seres queridos porque los sentimientos de aislamiento pueden afectar su salud y bienestar.

¿Qué sucede si alguien de mi casa está expuesto al COVID-19 o si la prueba le da positivo?

Comuníquese con su profesional de la salud si experimenta síntomas frecuentes, como fiebre, tos y dificultad para respirar.

Asegúrese de que haya un dormitorio separado donde la persona pueda aislarse mientras se recupera. Todas las personas que viven en su hogar deben seguir las precauciones recomendadas como parte de la atención domiciliaria o el aislamiento, que incluyen cubrirse al toser o estornudar, lavarse las manos vigorosamente, no tocarse la cara y limpiar con regularidad las superficies con limpiadores domésticos

Cree un sistema que permita a la persona aislada tener acceso a alimentos y otras necesidades con un riesgo mínimo.

Manténgase en contacto estrecho con su equipo de salud. Mantenga su información de contacto a mano y pregunte si hay opciones de consulta electrónica o mensajería instantánea disponibles.

¿Qué sucede si tengo una emergencia?

Si experimenta las señales de advertencia de un infarto al miocardio o un accidente cerebrovascular, llame al número de emergencia de inmediato. No muera con la duda. Cuando surge una emergencia, los hospitales siguen siendo el lugar más seguro, incluso durante una pandemia. Solicitar cuidado lo más pronto posible mejora las posibilidades de sobrevivencia y los primeros profesionales de emergencias están bien capacitados para evitar la propagación de gérmenes.