Preguntas sobre la vacunación contra el COVID-19

¿Se pregunta qué vacuna debe recibir, cuándo y por qué? Encuentre respuestas a esas preguntas y más.

¿Qué vacunas se están usando en los EE. UU.?

Hasta ahora, tres vacunas (el enlace se abre en una ventana nueva), denominadas así por el nombre de las empresas que las fabrican, están disponibles en los Estados Unidos:

¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas de Pfizer y Moderna son de un tipo llamado ARN mensajero. La vacuna Johnson&Johnson es una vacuna de vector viral. Ambos tipos de vacunas enseñan al cuerpo a combatir el virus que causa el COVID-19 sin que tenga que enfermarse. Ninguna de las vacunas causa la enfermedad: no hay virus vivos en ninguna de las vacunas. Las investigaciones muestran que las vacunas pueden protegerlo de contagiarse de COVID-19, aunque no son 100% eficaces, por lo que algunas personas totalmente vacunadas igual podrían infectarse. Pero, lo que es más importante, se ha demostrado que la vacunación reduce en gran medida el riesgo de enfermarse gravemente si se contagia de COVID-19.

¿Cuánto tiempo me protegerá la vacuna?

Los científicos aún están estudiando esa pregunta, aunque investigaciones recientes han indicado que el nivel de protección disminuye con el tiempo, lo que lleva a las autoridades de salud pública a recomendar que todos los mayores de 12 años que han sido vacunados reciban una vacuna de refuerzo. El Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades actualmente recomiendan solamente una inyección de refuerzo.

He escuchado que algunas personas deberían recibir una tercera vacuna. ¿Quiénes son?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) elaboraron una guía personalizada para las personas cuyos sistemas inmunitarios están comprometidos (consulte a continuación). Se recomienda a todas las personas mayores de 18 años que recibieron la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna que reciban una tercera dosis o "de refuerzo" de cualquiera de estas vacunas al menos cinco meses después de recibir su segunda vacunación en la serie de dos dosis. Además, los niños de entre 12 y 17 años son elegibles para un refuerzo de Pfizer en ese mismo cronograma de cinco meses después de completar la serie de vacunación inicial de Pfizer.

Si recibió la vacuna de Johnson & Johnson, se recomienda una inyección de refuerzo con la vacuna de Pfizer o Moderna dos meses después de su inyección original. La vacuna Johnson & Johnson se puede considerar para las vacunas de refuerzo en algunas situaciones.

Los refuerzos de cada vacuna son la misma formulación que se administra para la vacunación inicial, aunque la dosis de refuerzo de Moderna se administra con la mitad de la dosis original.

¿Qué debo hacer si mi sistema inmunitario está comprometido?

Las recomendaciones de vacunación difieren para las personas con sistemas inmunitarios sustancialmente debilitados, según la vacuna que recibieron originalmente. Esto es lo que los CDC dicen:

  • Cualquier persona de 5 años o más que esté inmunocomprometida y que haya recibido dos inyecciones de Pfizer debe recibir una inyección adicional de la misma vacuna como parte de la serie de vacunación primaria, 28 días después de la segunda inyección. Cinco meses después, los mayores de 12 años deben recibir una dosis de refuerzo, preferentemente con una inyección de Pfizer o Moderna.
  • Si tiene 18 años o más y se le aplicó la vacuna de Moderna, se le recomienda que se le administre una inyección adicional de la serie primaria de la misma vacuna 28 días después de la segunda inyección. Cinco meses después, debe recibir un refuerzo de Moderna o Pfizer.
  • Si recibió la vacuna de Johnson & Johnson, no se recomienda una inyección primaria adicional. Sin embargo, se recomienda una inyección de refuerzo de cualquiera de las vacunas disponibles al menos dos meses después de su vacunación original.

Las afecciones como la infección avanzada por VIH y algunos trastornos genéticos pueden comprometer el sistema inmunitario. Por lo tanto, los tratamientos pueden incluir el trasplante de células madre, algunos medicamentos anticancerígenos, altas dosis de corticosteroides y medicamentos inmunosupresores administrados después del trasplante de órganos. Consulte a su equipo de atención médica para saber si debe vacunarse por tercera vez. También continúe con otras precauciones contra el COVID-19, incluidas las precauciones del uso de las mascarillas, el distanciamiento y el lavado de manos frecuente, y asegúrese de que las personas cercanas a usted se vacunen siempre que sea posible.

Si va a recibir dosis adicionales de la vacuna, no olvide llevar su tarjeta de Registro de vacunación contra el COVID-19 original de los CDC. Al igual que con la serie de vacunación original, las vacunas adicionales son gratuitas para todas las personas en los EE. UU.

¿Qué es la "autorización de uso de emergencia"? ¿En qué se diferencia de la “aprobación” de la FDA?

Todas las vacunas disponibles en los EE. UU. han recibido una designación oficial llamada autorización de uso de emergencia de la Food and Drug Administration. Durante una emergencia de salud pública como la pandemia del COVID-19, la FDA puede permitir el uso de productos médicos como las nuevas vacunas que aún no han recibido la aprobación total de la agencia si son necesarias para luchar contra una enfermedad grave o que ponga en riesgo la vida y no hay alternativas aceptables disponibles. Al evaluar la evidencia de una autorización de uso de emergencia, la agencia debe decidir que los beneficios conocidos y potenciales superan los riesgos posibles y conocidos del producto médico en cuestión.

Para obtener una aprobación completa, las vacunas contra el COVID-19 deben aprobar el proceso de revisión estándar más completo de la FDA de calidad, seguridad y eficacia, que se basa en los amplios datos que se enviaron previamente para la autorización de uso de emergencia. En agosto del 2021, la vacuna de Pfizer se convirtió en la primera vacuna contra el COVID-19 completamente aprobada para personas mayores de 16 años. Sigue estando disponible con autorización de uso de emergencia para personas de entre 12 y 15 años, y para la tercera dosis que se administra a personas con sistemas inmunitarios debilitados de moderados a graves.

Me enteré de que había inquietudes sobre la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19. ¿Qué son?

En diciembre, un comité experto de los CDC evaluó la efectividad, la seguridad y los eventos adversos raros asociados con la vacuna Johnson & Johnson Janssen. El comité recomendó las otras dos vacunas disponibles, los productos de ARNm de Pfizer y Moderna, como opciones preferidas sobre la vacuna de Johnson & Johnson.

La inyección de J&J seguirá estando disponible en los EE. UU. para las personas que no pueden o no desean recibir la serie de vacunas de Pfizer o Moderna. Cualquier vacuna es mejor que no vacunarse, según lo señalado por el comité de expertos.

Estos son los antecedentes detrás de esa recomendación:

En julio del 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. observó informes preliminares de personas que desarrollan un trastorno neurológico llamado síndrome de Guillain-Barré después de recibir la vacuna contra el COVID-19 de Janssen de Johnson&Johnson. En el síndrome Guillain-Barré, el sistema inmunitario ataca las células nerviosas, causando debilidad muscular o, a veces, parálisis. La mayoría de las personas se recupera completamente de la afección.

Además de la debilidad, los síntomas incluyen dificultad para los músculos oculares y la visión; problemas para tragar, hablar o masticar; sensación de cosquilleo en las manos y los pies; y problemas de coordinación.

Los informes de casos asociados con la vacunación son extremadamente raros: Los informes de casos asociados con la vacunación son extremadamente raros: Se han informado casos generalmente alrededor de dos semanas después de la vacunación y, en su mayoría, en hombres de 50 años o más.

Además, a mediados de abril del 2021, la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades pausaron brevemente el uso de la vacuna de Johnson&Johnson mientras examinaban informes de una complicación excepcionalmente rara, pero grave conocida como síndrome de trombosis-trombocitopenia (STT).

El STT implica la coagulación, o trombosis, en senos venosos cerebrales (donde puede evitar que la sangre salga del cerebro y cause un accidente cerebrovascular), o en otros sitios, incluidos los vasos sanguíneos grandes del abdomen y las venas de las piernas. Esta coagulación se combina de forma contradictoria con la trombocitopenia, o niveles bajos de plaquetas sanguíneas, lo que ayuda a la coagulación de la sangre.

Durante la pausa, los equipos de la FDA y los CDC se comunicaron con los profesionales de la salud para asegurarse de que estuvieran al tanto de este raro evento adverso y de que pudieran reconocerlo y manejarlo de forma segura. Las agencias también proporcionaron información actualizada para los pacientes y cuidadores.

Hasta finales de noviembre del 2021, los expertos identificaron 54 casos de STT de más de 16.4 millones de dosis administradas de la vacuna de Johnson & Johnson. Seis muertes por STT se asociaron con la vacuna. Las mujeres de 50 años o más jóvenes deben estar conscientes de este riesgo, indican los CDC, señalando que hay otras vacunas disponibles que no han estado vinculadas a esta afección (las vacunas de Pfizer y Moderna). El riesgo es extremadamente bajo para mujeres mayores de 50 años y hombres de todas las edades, dice la agencia.

Las personas que reciban la vacuna deben buscar atención médica inmediatamente si presentan alguno de estos síntomas después de la colocación:

  • Respiración entrecortada
  • Dolor torácico
  • Dolor en las piernas o inflamación
  • Dolor abdominal o de espalda persistente
  • Jaquecas persistentes o graves o visión borrosa
  • Hematomas o pequeñas manchas de sangre debajo de la piel fuera del lugar de la inyección
  • Náuseas y vómitos

Estos síntomas son diferentes de los síntomas similares a los de la gripe, como la fiebre, que son comunes después de la vacunación.

Después de su revisión en abril del 2021 de los casos de síndrome de STT y otros datos de seguridad de la vacuna, las agencias concluyeron que se debe reanudar el uso de la vacuna de Johnson & Johnson. Los funcionarios siguen supervisando de cerca los datos de seguridad.

¿Estas afecciones son un problema con las otras vacunas?

Ninguna de estas afecciones, el STT o el síndrome de Guillain-Barré, se han asociado con las vacunas de Pfizer y Moderna, las únicas otras que se utilizan en los EE. UU., y hasta ahora se han administrado más de 500 millones de dosis. Sin embargo, ha habido informes de una afección inflamatoria llamada miocarditis con estas vacunas (consulte la pregunta "efectos secundarios" a continuación). Las investigaciones muestran que los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 superan el bajo riesgo de miocarditis después de recibir la vacuna.

¿Existen efectos secundarios graves de la vacuna?

Muy rara vez puede ocurrir una reacción alérgica grave y peligrosa llamada anafilaxia poco después de aplicar la vacuna. Los síntomas de anafilaxia incluyen garganta inflamada, erupción que puede causar picazón, sibilancias u otros problemas para respirar y desmayo. Si cree que tiene esa reacción grave después de salir del sitio de vacunación, llame inmediatamente al número de emergencias local.

Los expertos calculan que se han producido entre 2 y 5 casos de anafilaxia por cada millón de vacunados en Estados Unidos. Generalmente, estas reacciones suceden en un plazo de 15 minutos a partir de la administración de la vacuna; es por eso que hay un breve período de espera, y, si el tratamiento es necesario, los trabajadores del cuidado de la salud se quedan allí, después de su vacunación.

También podría tener una reacción alérgica menos grave en el transcurso de las cuatro horas de su vacuna, con síntomas como urticaria, inflamación y sibilancias. Si tiene cualquiera de estas reacciones alérgicas, los CDC recomiendan no recibir una segunda dosis de ese tipo de vacuna.

Además, los expertos en salud pública están supervisando los datos sobre efectos secundarios y seguridad de las vacunas para los casos de raras complicaciones relacionadas con el corazón, miocarditis o pericarditis después de recibir las vacunas de Pfizer o de Moderna. (Miocarditis es la inflamación del músculo del corazón y la pericarditis es la inflamación del revestimiento exterior del corazón).

A fines de noviembre del 2021, los funcionarios habían confirmado 1071 informes a nivel nacional de miocarditis o pericarditis después de la vacunación. Los casos fueron más comunes en adolescentes de sexo masculino y adultos jóvenes. Un estudio reciente muestra que la mayoría de las personas menores de 21 años que desarrollaron una miocarditis que se cree que está relacionada con la vacuna contra el COVID-19 tuvieron síntomas leves que mejoraron rápidamente.
La American Heart Association/American Stroke Association insta a todos los adultos y niños mayores de 5 años de los EE. UU. a recibir la vacuna contra el COVID-19 lo antes posible para protegerse de enfermarse gravemente de coronavirus. Obtenga más información aquí.

¿Debo vacunarme si estoy embarazada o si está en mis planes?

Sí. Según los CDC, las mujeres embarazadas o embarazadas recientemente se enfrentan a un riesgo elevado de muerte o a enfermedades graves por COVID-19, incluidas enfermedades que requieren hospitalización, cuidados intensivos, o un respirador u otro equipo especial para respirar. Además, el riesgo de complicaciones del embarazo con COVID-19 es mayor. También se insta a que se vacunen a mujeres que están amamantando o que podrían quedar embarazadas en el futuro. No hay evidencia de que las vacunas, incluidas las que protegen contra el COVID-19, causen problemas de fertilidad en mujeres u hombres, según los CDC.

¿Cómo puedo prepararme para mi cita de vacunación? ¿Qué debo esperar?

Si tiene la oportunidad de completar el papeleo en línea antes de la visita, ahorrará tiempo en su cita. Prevea solo una actividad ligera durante aproximadamente un día después de recibir la dosis, en caso de que tenga algún efecto a causa de la vacuna, como dolor o sensación de malestar.

Consulte con su médico o proveedor de vacunas si algún medicamento que esté tomando podría ser un problema. Los CDC aconsejan no tomar antihistamínicos ni analgésicos de venta libre como paracetamol, aspirina o ibuprofeno únicamente como medida para prevenir efectos secundarios de la vacuna.

Lleve su identificación con fotografía y su tarjeta de seguro (si corresponde). Si esta es su segunda vacuna, lleve la tarjeta de registro de vacunas contra el COVID-19 de los CDC que recibió en su primera visita.

Asegúrese de que usted y cualquier persona no vacunada que lo acompañe usen mascarillas. (Los CDC ofrecen consejos para mejorar la eficacia del uso de mascarillas con un mejor ajuste y una mejor filtración). Siga practicando el distanciamiento social mientras esté en la fila para su vacunación.

La administración de la vacuna, que se coloca en el músculo superior del brazo, solo tardará unos segundos. Después, se le pedirá que espere entre 15 y 30 minutos para garantizar que no se produzca una reacción alérgica riesgosa, pero muy rara y tratable, denominada anafilaxia. Los trabajadores del cuidado de la salud en las instalaciones están listos para tratar a cualquier persona que tenga esta reacción.

Si me vacuno por primera vez, ¿cuándo debo recibir la segunda vacuna contra el COVID-19?

Cuando lo vacunaron por primera vez, su proveedor debe haberle informado acerca de si necesitará una segunda vacuna y cómo programarla. Si no está seguro, revise la tarjeta de registro de vacunas contra el COVID-19 de los CDC que recibió en su primera visita. Si le administraron la vacuna de Pfizer, debe recibir una segunda vacuna 21 días después de la primera. Si recibió la vacuna de Moderna, necesitará una segunda vacuna 28 días después de la primera. Es posible que el reverso de su tarjeta incluya la fecha de su segunda vacuna, aunque los proveedores suelen programar citas por separado en línea o por teléfono.

Si se le aplicó la vacuna Johnson & Johnson Janssen, se recomienda una inyección de refuerzo dos o más meses después.

¿Puedo recibir la vacuna contra el COVID-19 al mismo tiempo que otra vacuna?

Sí. Los CDC indican que una vacuna contra el COVID-19 y otras vacunas, como la vacuna contra la gripe, se pueden administrar juntas o sin un intervalo de tiempo específico entre ellas.

¡Socorro! ¿Dónde puedo vacunarme?

Ya que el suministro de vacunas ha aumentado, encontrar una vacuna se ha vuelto mucho más fácil de lo que era al principio. Consulte en sus farmacias locales, muchas son parte de un programa federal para aumentar el acceso a las vacunas. También puede utilizar la herramienta VaccineFinder para buscar proveedores de vacunas en su área, o visitar el sitio web del Departamento de Salud de su estado o territorio. La vacuna también puede estar disponible en el consultorio de su proveedor de atención primaria; de lo contrario, el personal puede guiarlo.

¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes de la vacunación?

Muchas personas no tienen efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19. Muchos otros experimentan efectos menores durante algunos días, como los siguientes:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza o muscular
  • Escalofríos o fiebre
  • Náuseas

Los efectos secundarios son más comunes después de la segunda vacuna en las de dos dosis. Llame a su equipo de atención médica si estos efectos duran más de unos días, si son preocupantes o si el enrojecimiento e hinchazón en el brazo empeoran después de 24 horas. Si tiene problemas menores, mire este consejo de los CDC.

Puede informar los efectos secundarios directamente a los CDC a través de una nueva herramienta basada en teléfono inteligente llamada V-Safe. (Necesitará la tarjeta que recibió cuando se vacunó, que registra la fecha y el tipo de vacuna que recibió, así como la ubicación).

¿Existen efectos secundarios graves de la vacuna?

Muy rara vez puede ocurrir una reacción alérgica grave y peligrosa llamada anafilaxia poco después de aplicar la vacuna. Los síntomas de anafilaxia incluyen garganta inflamada, erupción que puede causar picazón, sibilancias u otros problemas para respirar y desmayo. Si cree que tiene esa reacción grave después de salir del sitio de vacunación, llame inmediatamente al número de emergencias local.

Las primeras investigaciones descubrieron que entre casi 1.9 millones de dosis de la vacuna de Pfizer administrada en diciembre del 2020, solo se informaron 21 casos de anafilaxia. Más del 70% de estos ocurrió en un plazo de 15 minutos a partir de la vacuna; es por eso que hay un breve período de espera, y los trabajadores del cuidado de la salud se quedan allí después de su vacunación.

También podría tener una reacción alérgica menos grave en el transcurso de las cuatro horas de su vacuna, con síntomas como urticaria, inflamación y sibilancias. Si tiene cualquiera de estas reacciones alérgicas, los CDC recomiendan no recibir una segunda dosis de ese tipo de vacuna.

Además, los expertos en salud pública están supervisando los datos sobre efectos secundarios y seguridad de las vacunas para los casos de raras complicaciones relacionadas con el corazón, miocarditis o pericarditis después de recibir las vacunas de Pfizer o de Moderna. (Miocarditis es la inflamación del músculo del corazón y la pericarditis es la inflamación del revestimiento exterior del corazón).

A mediados de octubre del 2021, los funcionarios habían confirmado 945 informes a nivel nacional de miocarditis o pericarditis de casi 400 millones de dosis administradas de las dos vacunas. Los casos fueron más comunes en adolescentes de sexo masculino y adultos jóvenes.

La American Heart Association y la American Stroke Association instan a todos los adultos y niños mayores 12 años de los EE. UU. a recibir una vacuna contra el COVID-19 tan pronto como sea posible, indicando que los beneficios de la vacunación superan el riesgo inusual y posible de complicaciones relacionadas con el corazón. Obtenga más información aquí.

¿Puedo contagiarme de COVID-19 por la vacuna?

No. Ninguna de las vacunas disponibles en los EE. UU. contiene el virus vivo. Pero debido a que las vacunas enseñan al cuerpo a reconocer y combatir el virus que causa el COVID-19, es posible que tenga efectos secundarios como fiebre, que pueden ocurrir cuando el sistema inmunitario está trabajando duro, generando su inmunidad contra el virus.

Además, es posible que ya tenga COVID-19, pero que no sienta síntomas antes de la vacunación, o que pueda contagiarse inmediatamente después de la vacuna, antes de que su sistema inmunitario pueda protegerlo. Por lo tanto, asegúrese de seguir las precauciones contra el COVID-19, incluido el uso de mascarilla y la distancia física.

¿Mi examen de COVID-19 podría ser positivo debido a la vacuna?

No resultará positivo en pruebas virales, que se usan para ver si está infectado actualmente. Se recomienda realizar una prueba viral si:

  • tiene síntomas de COVID-19
  • ha tenido contacto cercano con alguien con COVID-19
  • ha estado en situaciones en las que no puede distanciarse, como viajes, grandes reuniones o entornos interiores abarrotados
  • un profesional de atención médica o de salud pública le indicó que se realice una prueba

Podría dar resultados positivos en algunas pruebas de anticuerpos, que buscan signos de respuesta del sistema inmunitario ante una infección anterior. Los expertos todavía lo están estudiando.

¿La vacuna evitará que contagie de COVID-19 a los demás?

Las investigaciones sugieren que las vacunas pueden ayudar a limitar la propagación del COVID-19 (además de prevenir enfermedades graves o la muerte).

¿Cuándo me considero "totalmente vacunado"?

Usted está totalmente vacunado, o totalmente protegido, dos semanas después de la última vacuna requerida para el tipo de vacuna que recibe. Esto significa que, si recibió:

  • las vacunas de Pfizer o Moderna, que requieren dos dosis cada una, estará completamente protegido dos semanas después de la segunda dosis.
  • la dosis única requerida de la vacuna de Janssen de Johnson & Johnson, estará completamente protegido dos semanas después.

Si no ha recibido la vacuna o está entre dosis en la serie de dos dosis, siga tomando todas las precauciones contra el COVID-19(el vínculo se abre en una ventana nueva) cuando esté en público. Esto incluye usar mascarilla, evitar las multitudes y los espacios mal ventilados, permanecer al menos a 6 pies (2 metros) de distancia de los demás y controlar su salud.

Una vez que esté completamente protegido, ¿puedo volver a vivir mi vida de la manera en que lo hacía antes de la pandemia?

Si en su zona, hay niveles “considerables” o “altos” de transmisión comunitaria del COVID-19 (consulte esto en la Herramienta de seguimiento de datos del COVID), los CDC recomiendan que las personas totalmente vacunadas, junto con las personas no vacunadas, usen mascarilla en entornos públicos interiores (puede encontrar más guías aquí ).

Con el aumento de la variante Delta del coronavirus, en las investigaciones, se ha demostrado que las personas completamente vacunadas pueden contraer COVID-19 (y las personas vacunadas pueden contagiar), según indicaron hace poco los CDC cuando actualizaron sus guías sobre las mascarillas para personas vacunadas.

En zonas con bajos niveles de transmisión del coronavirus, las personas totalmente vacunadas, en general, no necesitan usar mascarillas, en interiores ni exteriores, con algunas excepciones, por ejemplo, si tienen sistemas inmunitarios debilitados. También puede usar mascarilla en público si alguien en su hogar está inmunocomprometido, no está totalmente vacunado o tiene una afección médica que aumenta el riesgo de padecer enfermedades graves.

En algunas circunstancias, tales como las siguientes, se requieren mascarillas para las personas totalmente vacunadas:

  • Cuando las leyes locales o estatales lo exigen
  • En entornos de cuidado de la salud, negocios y lugares de trabajo que requieren el uso de mascarillas
  • Cuando se utiliza el transporte público y en instalaciones relacionadas, como aeropuertos y terminales de autobuses

Viajar es más complicado. Los CDC proporcionan guías para viajes nacionales e internacionales, y tienen un planificador de viajes que le permite averiguar sobre destinos específicos dentro de los EE. UU.

Incluso después de la vacunación, debe estar alerta ante cualquier síntoma de COVID-19 que pueda tener. Si aparecen síntomas, realícese una prueba, permanezca en su casa y evite el contacto con otras personas.

¿Qué es un "pasaporte de vacuna"?

Los gobiernos nacionales y otros organismos reguladores están analizando o, en algunos casos, han creado un pasaporte de vacuna. Este documento digital o en papel demuestra que su portador recibió todas las dosis de la vacuna contra el COVID-19, o tal vez se recuperó recientemente de la enfermedad u obtuvo un resultado negativo en la prueba. Dichos documentos en teoría pueden ayudar a abrir fronteras y liberar a los viajeros de los requisitos de cuarentena.

¿Los niños pueden vacunarse contra el COVID-19?

Depende. La vacuna de Pfizer se puede administrar actualmente a niños mayores de 5 años. Sin embargo, las vacunas de Moderna y de Johnson&Johnson aún cuentan con autorización solo para personas mayores de 18 años.

La vacuna de Pfizer para niños de 5 a 11 años es un tercio de la dosis de la vacuna de Pfizer que se ha administrado a adultos desde diciembre del 2020 y adolescentes de 12 años en adelante desde mayo. Los datos presentados a la FDA mostraron que la nueva dosis fue efectiva en un 90.7% para prevenir el COVID-19 sintomático en personas de 5 a 11 años. Al igual que con los adultos y adolescentes, los niños pequeños que reciben la vacuna de Pfizer necesitarán una segunda dosis tres semanas después.

La vacuna de Pfizer se distribuye a través de las oficinas de pediatras, las farmacias y otros centros. Las ubicaciones se enumeran en vaccines.gov.

Moderna recientemente solicitó a la FDA una autorización de uso de emergencia para su vacuna en niños de entre 12 y 17 años.

¿Debería recibir la vacuna si tengo antecedentes de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular?

Sí. Las personas con factores de riesgo cardiovascular, enfermedades cardíacas, y los sobrevivientes de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares deben vacunarse(el vínculo se abre en una nueva ventana) tan pronto como sea posible debido a que tienen un riesgo mucho mayor del virus que de la vacuna, según los líderes de la American Heart Association. La AHA insta a las personas con afecciones médicas a hablar de la vacunación con su equipo de atención médica.

¿La vacunación afecta otros procedimientos médicos a los que podría someterme? Escuché que las mamografías pueden ser un problema.

Si es posible, realícese la mamografía antes de la vacunación contra el COVID-19 o hable con su equipo de atención médica acerca del tiempo que debe esperar después. (Algunos expertos aconsejan esperar de cuatro a seis semanas). Como parte de la reacción inmunitaria normal que se produce después de la vacunación contra el COVID-19, es posible que tenga inflamación del ganglio linfático en la axila cerca de donde recibió la vacuna. La inflamación podría generar una falsa lectura de su mamografía.

También debe consultar con su equipo de atención médica acerca del momento de la vacunación contra el COVID-19 si recientemente estuvo en el hospital o si se sometió a una cirugía u otro procedimiento que requiere anestesia, o si alguno de estos sucederá pronto.

Los análisis de sangre de rutina y la mayoría de los demás procedimientos y exámenes médicos se pueden realizar como de costumbre antes o después de recibir la vacuna contra el COVID-19, dicen los CDC(el vínculo se abre en una nueva ventana). Estos incluyen procedimientos dentales, TAC, electrocardiogramas, pruebas de estrés cardíaco, ultrasonido y colonoscopía.

Tengo alergias. ¿Debería recibir la vacuna contra el COVID-19?

Si ha tenido una reacción alérgica grave o inmediata a cualquier ingrediente, incluido polietilenglicol o polisorbato, en un tipo particular de vacuna contra el COVID-19, no debe recibir esa vacuna (ni volver a recibirla). Pregunte a su equipo de atención médica si debe obtener un tipo diferente de vacuna.

Consulte también con su equipo de atención médica si ha tenido alguna reacción alérgica inmediata a otra vacuna o tratamiento inyectable para otra enfermedad. Si tiene alergias que no están relacionadas con vacunas, incluidas alergias a alimentos, mascotas o látex, los CDC recomiendan que se vacune contra el COVID-19.

¿Qué pasa si tengo alguna otra afección subyacente?

Los CDC han publicado mucha información sobre la vacunación en diferentes grupos(el vínculo se abre en una ventana nueva), incluidas personas con discapacidad(el vínculo se abre en una ventana nueva) y quienes presentan afecciones médicas de base(el vínculo se abre en una ventana nueva) tales como VIH, trastornos autoinmunes y antecedentes de síndrome de Guillain-Barré.

Si ya tuve COVID-19, ¿aún me debo vacunar?

Sí. Debido a que el virus que causa el COVID-19 no ha existido durante mucho tiempo, los expertos no saben cuán duradera es la protección inmunitaria de las personas después de la infección. En un estudio reciente, se demostró que el riesgo de repetir la infección por el coronavirus era más del doble en las personas que no están vacunadas.

Si su infección por COVID-19 fue tratada con anticuerpos monoclonales (el enlace se abre en una ventana nueva) o con plasma de convalecientes o un derivado de la sangre de personas que han estado infectadas, los CDC sugieren esperar 90 días antes de la vacunación.

¿No estaría mejor protegido contra el COVID-19 en el futuro si me infectara naturalmente, en vez de vacunarme?

No hay manera de predecir cómo el COVID-19 lo afectaría. Se han presentado casos graves de COVID-19, e incluso la muerte, en personas de todas las edades, incluidas personas sanas. Y si se infecta, puede propagar la enfermedad a otras personas vulnerables.

Por el contrario, los reguladores federales han determinado que los beneficios de cada vacuna superan cualquier riesgo. Las vacunas han sido probadas en miles de personas en estudios clínicos y siguen siendo monitoreadas de cerca.

Junto con las precauciones contra el COVID-19, incluidas las mascarillas, el distanciamiento físico y el lavado de manos, la vacunación se considera una herramienta esencial para detener la pandemia y permitir que las personas regresen de forma segura a las actividades normales.

¿Debo vacunarme contra la gripe este año?

Sí. Se recomienda una vacuna anual contra la gripe para todas las personas a partir de los 6 meses, con muy pocas excepciones. En el caso de algunos niños pequeños, se recomiendan dos dosis: consulte con el equipo de cuidado de la salud de su hijo.

La vacuna contra la influenza puede ayudar a mantener a usted y a su familia saludables este invierno, por lo que podría evitar una consulta médica en un momento en que muchas personas están enfermas y son contagiosas. Esto no solo haría que se sienta mejor, sino que ayudaría a reducir la tensión en los sistemas de cuidado de la salud que ya están sobrecargados a causa de los pacientes que tienen COVID-19 u otras enfermedades respiratorias estacionales.

Es especialmente importante vacunarse contra la gripe si tiene una afección médica como presión arterial alta, diabetes o insuficiencia cardíaca, o si ha sufrido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Converse sobre la vacunación con su equipo de cuidado de la salud si tiene alergias a los huevos o a los ingredientes de la vacuna contra la gripe, si ha tenido una reacción alérgica grave a una vacuna contra la influenza anterior, si tiene antecedentes de síndrome de Guillain-Barré o si se siente enferma.

La vacuna contra la gripe no la protegerá del COVID-19. Por lo tanto, si aún no ha recibido una vacuna contra el COVID-19, puede recibir ambas vacunas al mismo tiempo, según los CDC.

¿Qué significa "inmunidad de rebaño"?

La inmunidad de rebaño se refiere al punto en el que una cantidad suficiente de personas en la sociedad tienen anticuerpos contra una enfermedad, ya sea que se hayan vacunado o infectado con anterioridad, en el que es difícil que la enfermedad se propague de persona a persona. La inmunidad de rebaño ayuda a proteger a las personas que no pueden ser vacunadas, tales como los recién nacidos o las personas que son alérgicas a la vacuna.

El porcentaje de personas que necesitan ser vacunadas para lograr la inmunidad de rebaño varía. Por ejemplo, con el sarampión, una de las enfermedades más contagiosas, es de aproximadamente un 95%. Los expertos aún no saben cuántas personas tendrán que ser totalmente vacunadas contra el COVID-19 para lograr la inmunidad de rebaño, pero estiman que la cifra es superior al 70%.

¿Qué son las "variantes" del virus? ¿Pueden las vacunas contra el COVID-19 actuales proteger contra las variantes?

Cuando un virus lo infecta, se apropia de sus células para hacer numerosas copias de sí mismo que puedan infectar otras células. Se producen errores, o mutaciones, durante el proceso de copia. Una variante aparece cuando un error de copia demuestra ser beneficioso para el virus, por ejemplo, cuando lo hace más infeccioso, y se sigue realizando. Mientras más circula el virus en una población, más oportunidades hay de que se presenten mutaciones y variantes.

Los científicos siguen determinando si las variantes del coronavirus(el vínculo se abre en una nueva ventana) que han identificado hasta ahora causan enfermedades más graves y con qué facilidad se propagan. Hasta el momento, estudios muestran que las vacunas que se están administrando pueden proteger contra, al menos, algunas variantes importantes, aunque los científicos siguen investigando la pregunta y tendrán que evaluar nuevas variantes a medida que surjan.

¿Dónde puedo obtener más información sobre las vacunas contra el COVID-19?

El sitio web de los CDC incluye información exhaustiva y actualizada sobre las vacunas contra el COVID-19(el vínculo se abre en una nueva ventana).

¿Cómo puedo participar en un estudio clínico de la vacuna o el tratamiento contra el COVID-19?

El sitio web del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas contiene información sobre estudios clínicos(el vínculo se abre en una nueva ventana).

¿Qué sucede si pierdo mi tarjeta de vacunación contra el COVID-19?

Si no ha tomado una foto o realizado una fotocopia de su tarjeta como respaldo, comuníquese con su proveedor de vacunas. Si no puede comunicarse directamente con el proveedor, consulte con el sistema de información sobre inmunizaciones del departamento de salud de su estado. (Se requiere que los proveedores de vacunas informen las vacunas contra el COVID-19 a dichos sistemas de registro). Además, si se inscribió en el sistema de informe de efectos secundarios de los CDC, V-Safe, o su programa de recordatorio de segunda inyección, VaxText, puede acceder a la información de vacunación personal allí.


DESCARGO DE RESPONSABILIDAD SOBRE CUIDADO DE LA SALUD: Este sitio y sus servicios no constituyen un consultorio de recomendaciones médicas, de diagnóstico ni de tratamiento. Siempre consulte a un profesional de la salud para el diagnóstico y el tratamiento, lo que incluye sus necesidades médicas específicas. Si tiene o sospecha que tiene algún problema o afección médica, comuníquese inmediatamente con un profesional de la salud calificado. Si se encuentra en Estados Unidos y tiene una emergencia médica, llame al 911 o al número de emergencia local, o solicite ayuda médica de emergencia de inmediato.