Nuestra respuesta al COVID-19

De qué manera la American Heart Association logra un impacto durante la pandemia del coronavirus (COVID-19)

La American Heart Association trabaja con investigadores, expertos médicos, dirigentes de la comunidad, empresas, familias y mucho más para reducir el impacto del coronavirus. A continuación, se presentan algunas maneras en que dedicamos los recursos para marcar la diferencia: Busque información actualizada sobre el coronavirus y sobre lo que deben hacer los pacientes con cardiopatías y accidentes cerebrovasculares para protegerse

Invertimos un mínimo de USD 2.5 millones para investigar las implicancias cardiovasculares del coronavirus.

La AHA ha establecido un fondo de investigación acelerada de USD 2.5 millones para la investigación científica acelerada con el fin de comprender mejor el COVID-19 y su interacción con enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

El COVID-19, como la mayoría de la familia de los coronavirus, es una enfermedad que afecta principalmente el sistema respiratorio. Sin embargo, los informes revelan que las personas con hipertensión arterial, que padecen una cardiopatía o que han sobrevivido a un accidente cerebrovascular pueden ser más propensas a sufrir complicaciones graves causadas por el COVID-19. Además, hay informes de personas infectadas sin complicaciones subyacentes que desarrollan arritmias mortales por infecciones e inflamaciones que dañan el músculo cardíaco. Por ende, esto puede ilustrar aún más la relación fundamental que existe entre el COVID-19 y el sistema cardiovascular. 

Ayudamos a acelerar los medicamentos antivirales para combatir el COVID-19.

La American Heart Association trabaja con Lawrence Livermore National Labs en el atlas de proteínas desarrollado a través del Center for Accelerated Discovery de la AHA para ayudar a acelerar el descubrimiento de anticuerpos terapéuticos o medicamentos antivirales que permitan combatir el virus causante de la COVID-19. Un portal de datos con capacidad de búsqueda ya está disponible para compartir la investigación sobre la COVID-19 con científicos de todo el mundo. El portal alberga una gran cantidad de datos recopilados de proyectos en curso de diseño molecular sobre la COVID-19, en particular, la detección “virtual” basada en computadoras de moléculas pequeñas y anticuerpos diseñados que puede utilizarse en el diseño de medicamentos para combatir el virus.

Aprovechamos nuestros recursos científicos y las relaciones para ayudar a dirigir el diálogo sobre el coronavirus y la forma en que afecta a los pacientes de riesgo.

La American Heart Association supervisará y convocará a expertos según sea necesario para garantizar la difusión oportuna y precisa de la evidencia más reciente sobre el cuidado de los pacientes con cardiopatías y accidente cerebrovasculares que contraen COVID-19 al público, los pacientes, los cuidadores y los profesionales de la salud.

Seguiremos colaborando con colegas de la salud a nivel nacional y mundial para abordar los problemas de la atención clínica a medida que surjan para las personas con enfermedades cardiovasculares. Además, la familia de 12 revistas científicas de la AHA está publicando las últimas investigaciones relacionadas con el COVID-19 y las enfermedades cardiovasculares para ayudar a los científicos y a los médicos de todo el mundo.

Nuestros voluntarios científicos están elaborando artículos que proporcionen orientación y apoyo para los profesionales de la salud e investigadores entretanto realizan una búsqueda para controlar la propagación del virus y cuidar a los pacientes mientras trabajan para encontrar curas.

Lanzamos un desafío de datos del COVID-19 para determinar cómo el riesgo del COVID-19 se ve afectado por otras afecciones, desigualdades en materia de salud o determinantes sociales de la salud. Los participantes analizan más de 100 conjuntos de datos democratizados en la Precision Medicine Platform (plataforma de precisión médica) de la AHA y tienen la opción de aportar sus propios datos para abordar estas importantes preguntas. A todos los participantes se les brinda un espacio de trabajo seguro para realizar los análisis en la Precision Medicine Platform.

Estamos satisfaciendo las necesidades de los trabajadores del cuidado de la salud que enfrentan la pandemia del coronavirus.

Nuestros trabajadores del cuidado de la salud están en la primera línea de esta pandemia, y estamos trabajando con ellos para garantizar que reciban el entrenamiento y los recursos que necesitan. En respuesta a la escasez de personal capacitado de la UCI para el uso de respiradores, lanzamos rápidamente los cursos para profesionales de la salud sobre oxigenación y ventilación en casos de COVID-19, que ahora están disponibles en todo el mundo. También agregamos elementos de datos y registro del COVID-19 a nuestros módulos de Get With The Guidelines®. El registro es una plataforma completamente nueva para la recopilación y la investigación de datos. Los datos de este registro facilitarán a los hospitales y centros médicos los estudios de investigación que ayudarán a tratar a futuros pacientes. Con el objetivo de reducir las barreras que dificultan la participación, la AHA hizo que el registro de las enfermedades cardiovasculares del COVID-19 esté disponible en todos los hospitales y sistemas de salud en los Estados Unidos, sin costo alguno.

Además, hemos colaborado con expertos líderes en medicina cardiovascular, de cuidados intensivos y de ataque cerebral para desarrollar una serie de podcasts con orientación clínica sobre el COVID-19. También hemos desarrollado una página con un compendio sobre el COVID-19 en el Professional Heart Daily. Tanto los podcasts como la página del compendio tienen información para los profesionales del cuidado de la salud que se encuentran en la primera línea de la atención a pacientes. También contamos con un foro de discusión sobre el COVID-19 para profesionales. Esto permite que los profesionales del cuidado de la salud conversen con sus colegas sobre los últimos avances en investigación científica y práctica clínica con respecto al COVID-19. También pueden escuchar nuestra serie de videos.

Por diversas razones históricas y culturales, muchas personas pueden ser reacias a visitar un hospital, sentir miedo o ser incapaces de hacerlo, pero los ataques cardíacos y cerebrales no se detienen por una pandemia mundial. Los datos de los CDC muestran una reducción del 42% en la cantidad de personas que fueron a la sala de urgencias en los primeros días de la pandemia, en comparación con el mismo momento del año pasado. Como respuesta, la American Heart Association lanzó el programa Don’t Die of Doubt (No muera en la duda) para ayudar a atender una prioridad comunitaria de urgencia nacional y reforzar la idea de que los hospitales todavía son el lugar más seguro para una persona que tiene un ataque cardíaco o cerebral. La iniciativa cuenta con anuncios de servicio público, artículos de noticias, infografías y más, que pueden activarse en el ámbito comunitario y nacional.

Por parte de la tecnología de la salud, trabajamos junto con un grupo de empresas innovadoras que se centran en la supervisión remota de pacientes y desarrollan soluciones para gestionar la carga de pacientes de un hospital. Dado que las personas con enfermedades cardiovasculares son las más afectadas por la COVID-19, estamos creando un nuevo grupo de asesoramiento clínico/de la industria para brindar más apoyo a estas personas que se infectan. Además, recientemente hemos lanzado el programa piloto Doctors with Heart, que ofrecerá consultas cardiovasculares entre médicos a comunidades desfavorecidas mediante telemedicina. Estas poblaciones se encuentran en mayor riesgo de padecer cardiopatías, lo que las hace más propensas a sufrir complicaciones graves si contraen COVID-19.

Enseñamos en hospitales y comunidades cómo realizar de manera segura y eficaz RCP durante la pandemia del coronavirus.

Aunque la atención de todo el mundo está enfocada a la pandemia del COVID-19, el hecho sigue siendo que, este año, más de 366,000 personas en los Estados Unidos sufrirán un paro cardíaco extrahospitalario. Para brindar apoyo a nuestros casi 400,000 instructores de la Red de entrenamiento en RCP, hemos establecido orientación temporal, recursos para todo entrenamiento continuo presencial con medidas de distanciamiento social y recomendamos extensiones de 120 días en las tarjetas de proveedores e instructores. Aunque el entrenamiento no pudo llevarse a cabo debido a la pandemia.

En el contexto de la pandemia de la COVID-19, la American Heart Association, junto con varias organizaciones líderes en el ámbito de la salud, ha desarrollado una nueva guía temporal de RCP para ayudar a los reanimadores a tratar a las víctimas de paros cardíacos con casos sospechosos o confirmados de COVID-19. En esta guía innovadora, se ofrece la mejor posibilidad de sobrevivencia sin comprometer la seguridad de los reanimadores. Hemos creado este sitio web con información y recursos relacionados con el entrenamiento en RCP para el público y los profesionales del cuidado de la salud. Usamos campañas en las redes sociales para fomentar la implementación de RCP usando solo las manos cuando una persona se encuentre con una víctima de paro cardíaco. 

Estamos apoyando las políticas que garantizan que las familias en todo el país tengan acceso a la atención, que el personal de la salud de primera línea tenga la capacidad de cuidar a las personas con necesidades médicas y que las organizaciones benéficas puedan continuar con su trabajo que cambia vidas.

Hemos apoyado ampliamente las disposiciones de la legislación del congreso para abordar la pandemia del coronavirus que cambian nuestras prioridades y las dirigen hacia lo siguiente:
  • Garantizar que todos puedan acceder a las pruebas del coronavirus y aumentar el suministro de equipos de protección personal (EPP)
  • Brindar ayuda a los hospitales, aumentar el financiamiento para los centros de salud comunitarios y fortalecer la infraestructura de la salud pública.
  • Fortalecer los programas federales de nutrición infantil y el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, del inglés Supplemental Nutrition Assistance Program).
  • Aumentar el financiamiento federal de Medicaid para aliviar la tensión financiera estatal.
  • Aumentar los incentivos de donaciones caritativas y el acceso a préstamos federales por parte de las entidades sin fines de lucro.

Instamos a que los gobernadores y las legislaturas estatales tomen medidas inmediatas a fin de lo lograr lo siguiente:

  • Proporcionar acceso a los más de 4.4 millones de estadounidenses que podrían tener cobertura médica si su estado ampliara Medicaid.
  • Promover una buena salud y generar fondos para los programas de salud y bienestar fundamentales mediante el aumento de los impuestos en productos de tabaco y bebidas azucaradas.
  • Garantizar que los servicios antitabaquismo estén disponibles para cualquier persona que quiera dejarlo.
  • Respaldar las inversiones estatales en alimentos saludables en virtud del SNAP.
  • Rechazar los esfuerzos para evitar que los gobiernos locales elaboren políticas que promuevan la salud pública.

Además:

  • Estamos involucrando nuestra red de base Usted es la cura para ayudar con estos esfuerzos. Nuestra llamada a la acción actual solicita que el Congreso garantice que las entidades sin fines de lucro, ya sean grandes o pequeñas, puedan continuar su trabajo que cambia vidas durante y después de la pandemia.
  • Estamos innovando para satisfacer las necesidades urgentes de las comunidades a través de nuestras Becas de respuesta rápida para el COVID-19 de Voices for Healthy Kids, que ayudan a que organizaciones sin fines de lucro brinden apoyo a las comunidades más sobrecargadas de todo el país.
  • Estamos trabajando con socios globales para demandar una respuesta coordinada y equitativa al COVID-19 que incluya enfoques multilaterales que aborden la salud y el desarrollo global.

Estamos trabajando para garantizar que se prioricen las principales necesidades de las comunidades, incluido el acceso al cuidado, el apoyo financiero, la nutrición adecuada y la actividad física.

La crisis de salud y económica está impactando en muchas familias, especialmente en aquellas con recursos limitados. A través de nuestras entidades receptoras de inversión del Fondo de impacto social, estamos cubriendo los huecos que no son financiados por los servicios gubernamentales, al mismo tiempo que proporcionamos apoyo vital para las comunidades con menos recursos. Algunos ejemplos incluyen brindar más apoyo a las familias que viven en viviendas públicas y que tienen dificultades para pagar el alquiler debido a la falta de pago de sueldos o las suspensiones; prestar servicios de cuidado de día y de salud mental a padres que tienen dificultades; y entregar comidas saludables a adultos mayores y a personas vulnerables que no pueden viajar al exterior.

Hemos organizado más de 50 conversaciones comunitarias virtuales para llegar a miles de socios de la comunidad y ciudadanos comprometidos. Los temas van desde estrategias para voluntarios hasta cómo asistir mejor a los miembros de la comunidad con necesidades específicas. Además de compartirlas en inglés, algunas de estas conversaciones se han compartido en español y en chino mandarín.

A través del EmPOWERED and Well Online Church Challenge, ofrecemos soluciones de salud innovadoras a comunidades religiosas que, tal vez, no puedan reunirse o respetan el distanciamiento social.

Nuestros equipos locales trabajan con socios para garantizar que continúen alimentando familias, ofreciendo actividad física y reduciendo la carga de enfermedades crónicas durante estos momentos difíciles. Mientras las escuelas de todo el país están cerradas, nos esforzamos por brindar apoyo a los innumerables distritos escolares y otros proveedores que trabajan para garantizar que los 30 millones de niños que dependen de las comidas en la escuela sigan teniendo acceso a esas comidas. Además, brindamos apoyo a los profesionales de la salud de atención temprana y de la educación para que sigan proporcionando cuidado de alta calidad mientras les ofrecemos recursos para abordar las limitaciones y los cambios en las inscripciones.

A fin de ayudar con la escasez de bienes, servicios y soluciones debido al COVID-19, la American Heart Association desarrolló Beneficial Business Exchange, un intercambio comunitario virtual de bienes, servicios y soluciones. En él, las organizaciones y empresas pueden publicar y revisar las necesidades, ofrecer recursos, bienes y servicios disponibles y establecer comunicaciones para satisfacer esas necesidades.

Trabajamos con padres, madres y docentes para mantener a los niños saludables y activos mientras no concurren a la escuela.

Debido a que la pandemia dejó en espera la educación presencial tradicional, la American Heart Association respondió rápidamente con recursos para que los padres y los profesores mantengan a los niños activos e interesados en comportamientos saludables. A través del Kids Heart Challenge, hemos desarrollado el Kick Cabin Fever to the Curb 10-day Challenge, cuyo diseño está pensado para que los niños se mantengan activos y en movimiento mientras están en casa. Esta campaña utiliza reuniones virtuales, redes sociales y mucho más para mantener a los niños interesados y ayudar a los padres, las madres y los profesores.

Proporcionamos a las empresas recursos esenciales para ayudar a que sus empleados estén sanos y activos.

Cuando las empresas cambiaron a más estrategias de trabajo desde casa, la American Heart Association adaptó rápidamente sus recursos para satisfacer las necesidades en constante cambio de la fuerza laboral. Estos recursos incluyen una biblioteca de materiales que fomentan la actividad física mientras se trabaja desde casa, el manejo del estrés y cuentan con recetas saludables para cocinar con alimentos de larga duración. Para las empresas que participan en nuestro programa Workplace Health, contamos con kits de pruebas domésticas de My Life Check para que los empleados se realicen exámenes de salud. Asimismo, los empleados pueden seguir participando en su programa de formación digital.

Conocemos a las personas en el lugar en que se encuentran al ofrecerles los recursos que necesitan.

Mientras la población se adapta a las nuevas maneras de vivir, la American Heart Association está dispuesta a generar y seleccionar contenido interesante para que las personas sean más conscientes y para compartir. Continuaremos ofreciendo ideas rápidas, sencillas y factibles que mejoren la salud y el bienestar general de las personas. Estas herramientas están centradas en tres grupos principales: las personas que no están en cuarentena y no pueden permanecer en casa porque tienen un trabajo o una función esenciales, las personas que están adoptando una nueva manera de vivir en casa, pero que no están enfermas, y las personas con diagnóstico de coronavirus y con enfermedades cardiovasculares.

Nos comprometemos a brindar apoyo a nuestros pacientes con cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, y a sus cuidadores, proporcionando una red de recursos y apoyo emocional. A través de nuestras herramientas online de empoderamiento, los pacientes pueden seguir controlando su presión arterial y otras métricas de salud en la comodidad de su propia casa. En nuestro sitio web (heart.org) encontrará mucha información para pacientes y personas sobre la relación entre el COVID-19 y las enfermedades cardiovasculares. Seguiremos actualizando esta información con datos específicos de las diferentes afecciones cardíacas. Además, la Red de apoyo ofrece a los pacientes y a sus cuidadores la oportunidad de comunicarse online con otros y de encontrar apoyo emocional en momentos de aislamiento social. Para aquellos que no estén online, nuestro personal está disponible para responder preguntas a través de nuestro número gratuito (1-800-242-8721).

Estamos en esto juntos

Aquellas personas con cardiopatías y accidentes cerebrovasculares son más vulnerables al coronavirus y tienen más probabilidades de presentar síntomas graves. Con el apoyo que nos brinde hoy, podemos ayudar a que estén sanos y seguros.