Arritmias en niños

Si a su hijo le han diagnosticado arritmia, o un ritmo cardíaco anormal, seguramente estará bastante preocupado. Es comprensible.

Aprender sobre las arritmias puede ayudarlo a entender lo que le ha explicado el médico de su hijo. También es el mejor paso inicial que puede dar para cuidar de su hijo mientras colabora con su pediatra para determinar el mejor tratamiento.

Intervalos normales en niños

Normalmente, el latido cardíaco (o ritmo cardíaco) de un niño es regular. Es decir, el músculo cardíaco bombea la sangre de forma sincronizada, uniforme y a intervalos regulares.

En los niños, al igual que en los adultos, la frecuencia cardíaca, o la cantidad de veces que late el corazón por minuto, puede variar. Al hacer ejercicio, por ejemplo, el corazón late con más frecuencia, mientras que la frecuencia cardíaca se ralentiza cuando dormimos.

La frecuencia cardíaca “normal” de un niño o adolescente en reposo es de aproximadamente 70 latidos por minuto. En los lactantes, el corazón late 140 veces por minuto en promedio.

Algunas arritmias o latidos cardíacos irregulares son normales. Por ejemplo, en muchos niños la frecuencia cardíaca se acelera cuando inhalan y después se ralentiza cuando exhalan. Esta variación del latido cardíaco que se produce con la respiración recibe el nombre de arritmia sinusal y no es motivo de preocupación.

Si el médico de su hijo detecta una arritmia, seguramente realizará algunas pruebas para obtener más información. También es posible que lo derive a un cardiólogo pediátrico, que es un médico especializado en problemas cardíacos en niños.

Ver una animación de una arritmia.

Arritmias e historia clínica

Las arritmias pueden presentarse a cualquier edad, aunque son mucho más frecuentes en los adultos.

Muchas veces, los niños con arritmias no presentan síntomas o no saben expresar el problema. Con frecuencia, los trastornos del ritmo cardíaco se detectan durante los exámenes periódicos que se realizan para comprobar el estado de salud del niño o durante cualquier otra consulta al médico de su hijo.

Las arritmias se investigan de forma metódica, al igual que ocurre con otras afecciones relacionadas con la salud. Es probable que el pediatra le pregunte por la historia clínica de su hijo para obtener toda la información posible sobre la arritmia, sus orígenes y sus implicaciones.

Puede que le plantee preguntas como las siguientes:

  • ¿Comprende su hijo que su corazón late de forma inusual?
  • ¿Hay algo que desencadena la arritmia? ¿Hay algo que su hijo o usted pueden hacer para detenerla?
  • ¿Qué frecuencia alcanza el latido cardíaco de su hijo?
  • ¿El niño se siente débil, mareado o aturdido?
  • ¿Su hijo se ha desmayado alguna vez?

El médico de su hijo también podría preguntarle por el uso de medicamentos con y sin receta, ya que algunos de ellos pueden empeorar las arritmias.

Si se informa todo lo posible sobre las arritmias, podrá desempeñar un papel activo en los cuidados de su hijo. Y esté tranquilo, porque hay varias opciones de tratamiento disponibles. Juntos, usted y el médico de su hijo, podrán determinar la mejor forma de actuar.

Obtenga más información sobre los tipos de arritmias que afectan a los niños.

Obtenga más información sobre las opciones de tratamiento de las arritmias en niños.