Los 10 mejores consejos para que los cuidadores mantengan un estilo de vida saludable y activo

pareja mayor abrazada en la cocina

Si es cuidador, una de las cosas más importantes que puede hacer es dedicar tiempo a sí mismo. Intente que esto sea un esfuerzo consciente a diario. Puede ser tan sencillo como pasar 10 minutos caminando por el barrio, inmerso en el último bestseller o cuidando el jardín.

Incluso un pequeño paso hacia el rejuvenecimiento lo beneficiará a usted y, a su vez, al ser querido que está a su cuidado.

La cuestión es que, si no aprende a tomarse un tiempo para desconectarse, es probable que la frustración lo supere. Será menos productivo y su relación con su ser querido podría verse afectada.

Tenga en cuenta esta lista de cosas que puede hacer para cuidar de sí mismo:

  1. Practique una actividad física de forma regular. La actividad física regular, de moderada a fuerte, incluso en pequeños incrementos, puede aumentar su nivel de energía. El ejercicio reduce el estrés, ayuda a mantener un peso saludable y puede ayudarlo a mantener la presión arterial y el colesterol en niveles saludables para el corazón. Caminar es una excelente manera de empezar, incluso si solo camina por el jardín.
  2. Mantenga una dieta sana para el corazón. Una dieta sana le proporcionará más energía. Comer bien también puede ayudar a prevenir otros problemas de salud. Si tiene que comer “a la carrera” (lo que puede ocurrir), procure elegir aperitivos nutritivos.
  3. Tómese su tiempo. Cada día, dedique un momento a una actividad que le guste, como leer, caminar, hacer manualidades, cocinar o escuchar música. Lo que sea que lo haga feliz y lo relaje puede ser terapéutico.
  4. No se olvide del humor. Es cierto: la risa es una buena medicina. Intente encontrar humor en su situación. Vea un programa de televisión divertido o busque una película que lo haga estallar en carcajadas. Encuentre cosas de las que reír con el ser querido que está a su cuidado; esa persona también necesita alegría.
  5. Salga a despejarse. Una vez a la semana, al menos, rompa la rutina y vaya a un lugar agradable. Visite una cafetería local, asista a un evento de la iglesia, asista a una clase, visite a un amigo o simplemente pasee por el centro comercial. Si su ser querido necesita atención constante, pida ayuda. Seguro que encontrará a alguien encantado de encargarse durante una o dos horas a la semana para que pueda salir y respirar aire fresco.
  6. Cuidado con la depresión. Las exigencias a las que se enfrenta como cuidador pueden ser difíciles y estresantes. Preste atención a los signos de depresión. A menudo, los síntomas de la depresión se pueden tratar con la ayuda de una terapia o de medicación.
  7. No desatienda otras responsabilidades. Mantenga las cuentas al día, trabaje cuando lo necesite y no deje de hacer planes para el futuro. Si se sumerge por completo en sus responsabilidades como cuidador, más adelante le será más difícil volver a su vida. Siga viviendo.
  8. Mantenga citas médicas y dentales. Haga todo lo posible por evitar problemas de salud. Si está enfermo, no podrá hacer lo que su ser querido necesita. Pida ayuda cuando la necesite para poder tomar distancia y cuidar de su salud.
  9. Piense positivo. Dedique tiempo a diario a despejar la mente. Reconozca sus limitaciones y acéptelas. Libérese de los sentimientos de culpa. Felicítese por el trabajo que está haciendo. Si se siente culpable o enfadado, tómese un descanso.
  10. Mantenga la conexión con el mundo exterior. No se aísle. Mantenga la comunicación con sus familiares y amigos, aunque solo sea por teléfono o a través de Internet. Hable con sus amigos sobre temas que no estén relacionados con su función de cuidador.