Síntomas, diagnóstico y supervisión de la prediabetes

¿Cómo puedo saber si tengo prediabetes (o diabetes)?

Comprender los síntomas relacionados con la hiperglucemia

Además de estas pruebas, existen una serie de síntomas que pueden servir para diagnosticar la diabetes, y las personas con prediabetes pueden presentar uno o varios de estos síntomas. Sin embargo, muchas personas con prediabetes o diabetes sin tratar aún no han tenido ninguno de estos síntomas. Estas pruebas son la única forma de saberlo con seguridad. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Micción inusualmente frecuente
  • Sensación de sed, incluso si se bebe mucha agua
  • Sensación de mucha hambre, aunque coma
  • Cansancio extremo
  • Visión borrosa
  • Cortes o hematomas que tardan en curarse
  • Hormigueo, dolor o entumecimiento de manos o pies

Si está en riesgo, su profesional de la salud deberá realizar alguna de las siguientes pruebas para determinar si tiene prediabetes o diabetes.

  • Examen de glucemia. Los rangos y objetivos indicados pueden contemplarse de forma conjunta. Su profesional de la salud también podría confiar inicialmente en un solo método y repetir la prueba para verificarlo.
  • A1C (pronunciado como A, uno, C). Esta prueba mide la glucemia promedio en los últimos 2-3 meses. Un resultado superior a 5,7 indica prediabetes y un resultado superior a 6,5 indica diabetes.
  • Glucosa plasmática en ayunas (GPA). Esta prueba mide la glucemia después de por lo menos 8 horas sin comer ni beber nada más que agua. Un resultado superior a 100 indica prediabetes y un resultado superior a 126 indica diabetes.
  • Test de tolerancia oral a la glucosa (TTOG). El TTOG requiere tomar una bebida dulce especial y comparar las lecturas de glucemia justo antes de tomarla y dos horas después. Un resultado superior a 140 indica prediabetes y un resultado superior a 200 indica diabetes.

¿Con qué frecuencia debo examinarme para ver si hay alguna mejoría o empeoramiento?

Las personas diagnosticadas con prediabetes deben someterse a un control al menos una vez al año para comprobar su evolución.

Además de los estrictos controles anuales, las personas con prediabetes también pueden unirse a un programa de apoyo continuo.

Las sesiones de entrenamiento grupal han demostrado un gran éxito en la consecución de los siguientes objetivos:

  • Pérdida del 7% del peso corporal durante el primer año de tratamiento.
  • Aumento de la actividad física de intensidad moderada, como caminar, a por lo menos 150 minutos a la semana.

Para tener éxito, también es importante contar con apoyo complementario.