Enfermedad cardiovascular y diabetes

Las siguientes estadísticas indican claramente que existe una fuerte correlación entre las enfermedades cardiovasculares (ECV) y la diabetes.

  • Alrededor del 68% de las personas de 65 años o más con diabetes muere a causa de algún tipo de cardiopatía; y el 16% muere debido a un derrame cerebral.
  • Los adultos diabéticos tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de morir a causa de una cardiopatía que los adultos que no padecen esa enfermedad.
  • La American Heart Association considera que la diabetes es uno de los siete principales factores de riesgo controlables de las enfermedades cardiovasculares.

¿Por qué las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de presentar EAP?

La diabetes se puede tratar, pero incluso cuando la glucemia está bajo control, aumenta en gran medida el riesgo de padecer una cardiopatía o un derrame cerebral. Esto se debe a que las personas con diabetes, en particular la diabetes de tipo 2, pueden encontrarse en las siguientes situaciones que incrementan su riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  • Hipertensión arterial o presión arterial alta
    La hipertensión arterial se ha considerado durante mucho tiempo como un factor de riesgo importante de las enfermedades cardiovasculares. Los estudios indican que existe una asociación positiva entre la hipertensión y la resistencia a la insulina. Cuando los pacientes presentan hipertensión y diabetes, una combinación común, el riesgo de que se produzca una enfermedad cardiovascular se duplica.

  • Niveles de colesterol anormales y triglicéridos altos
    Los pacientes diabéticos suelen presentar unos niveles de colesterol poco saludables. Esto incluye altos niveles de colesterol LDL ("malo"), bajos niveles de colesterol HDL ("bueno") y altos niveles de triglicéridos. Esta combinación de recuentos deficientes de lípidos suele darse en pacientes con enfermedades coronarias. También es característico de un trastorno lipídico asociado a la resistencia a la insulina que se denomina dislipidemia aterogénica o dislipidemia diabética (en pacientes diabéticos). Obtenga más información sobre los niveles anormales de colesterol y cómo se relacionan con la diabetes.

  • Obesidad
    La obesidad es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiovasculares y se ha asociado en gran medida con la resistencia a la insulina. La pérdida de peso puede disminuir el riesgo cardiovascular, reducir la concentración de insulina y aumentar la sensibilidad a la misma. La obesidad y la resistencia a la insulina también se han asociado a otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial.

  • Falta de actividad física
    El sedentarismo es otro importante factor de riesgo modificable para presentar resistencia a la insulina y enfermedades cardiovasculares. El ejercicio físico y la pérdida de peso pueden prevenir o retrasar el inicio de la diabetes de tipo 2, reducir la presión arterial y ayudar a reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Es probable que cualquier tipo de actividad física aeróbica de intensidad fuerte o moderada, ya sean deportes, trabajos domésticos, jardinería o la actividad física relacionada con el trabajo, sea igualmente beneficiosa.
  • Para la salud cardiovascular en general, la American Heart Association recomienda lo siguiente:
    Al menos 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica de intensidad fuerte a la semana (o una combinación equivalente de actividades de intensidad moderada y fuerte) y ejercicios para el fortalecimiento muscular de intensidad moderada a alta al menos 2 días a la semana para obtener más beneficios para la salud.

  • Glucemia mal controlada (demasiado alta) o fuera de lo normal
    La diabetes puede provocar que la glucemia alcance niveles peligrosos. Puede que sea necesario tomar medicamentos para controlarla.

  • Fumar
    Fumar conlleva un mayor riesgo de padecer cardiopatías y derrames cerebrales, se tenga diabetes o no. Aprenda cómo dejarlo.

Las personas con resistencia a la insulina o diabetes, en combinación con uno o varios de estos factores de riesgo, presentan un riesgo aún mayor de padecer una cardiopatía o sufrir un derrame cerebral. Sin embargo, con el control de sus factores de riesgo, los pacientes diabéticos pueden evitar o retrasar la aparición de cardiopatías y enfermedades vasculares. El profesional de la salud le realizará pruebas periódicas para evaluar si presenta alguno de estos factores de riesgo asociados a enfermedades cardiovasculares.


Woman posing in red dress

Join the Know Diabetes by Heart Initiative

The monthly newsletter is the one place to get it all.

  • Our best science-backed tips 
  • Personal stories from people just like you
  • Recipes and meal planning solutions
  • Resources for living with type 2

Ver, aprender y vivir

Vea su sistema cardiovascular en acción con nuestro sistema interactivo de ilustraciones y animaciones