Niveles de colesterol anormales y diabetes

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia cérea que genera el cuerpo y que se encuentra en algunos alimentos de origen animal. Los niveles de colesterol en sangre describen un grupo de grasas también conocido como lipoproteínas, entre las que se incluyen el HDL-C (del inglés, high density lipoprotein cholesterol) o colesterol "bueno" y el LDL-C (del inglés, low density lipoprotein cholesterol) o colesterol "malo". El colesterol es importante para la salud general, pero cuando los niveles son demasiado altos puede ser perjudicial, debido a su rol en el estrechamiento o bloqueo de las arterias. Por desgracia, las personas diabéticas son más propensas a tener niveles altos de colesterol no saludables, lo que contribuye a la aparición de enfermedades cardiovasculares (ECV). Existen medidas para controlar el colesterol que las personas pueden seguir y así reducir la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares y morir prematuramente.

A partir de una muestra de sangre tomada tras un breve período de ayuno, un lipidograma revela los siguientes indicadores lipídicos:

  • Colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) = colesterol "malo"
    Un nivel alto de LDL-C se asocia a un mayor riesgo de ECV. Sin embargo, la cifra de LDL ya no debe ser el factor principal que oriente el tratamiento para evitar el ataque al corazón y el derrame cerebral, de acuerdo con las últimas directrices de la American Heart Association. Es muy importante que los pacientes que toman estatinas trabajen con su médico para tratar el LDL correctamente. Una dieta alta en grasas saturadas y trans puede incrementar el colesterol LDL.
  • Colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) = colesterol "bueno"
    En el caso del HDL-C, los niveles más altos se asocian a un menor riesgo de ECV. Un nivel bajo de colesterol HDL supone un mayor riesgo de padecer cardiopatías. Las personas con niveles altos de triglicéridos en sangre suelen tener también un colesterol HDL más bajo. Los factores genéticos, la diabetes de tipo 2 y algunos fármacos, como los betabloqueantes y los esteroides anabólicos, también reducen los niveles de colesterol HDL. El consumo de tabaco, el sobrepeso y el sedentarismo pueden reducir los niveles de colesterol HDL.
  • Triglicéridos
    Los triglicéridos son el tipo más común de grasa en el cuerpo. Los niveles normales de triglicéridos varían según la edad y el sexo. Un alto nivel de triglicéridos, combinado con un bajo nivel de colesterol HDL o un alto nivel de colesterol LDL, se asocia a la ateroesclerosis, es decir, a la acumulación de depósitos grasos en las paredes arteriales que aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón, una enfermedad arterial periférica (EAP) o un derrame cerebral.

¿Cómo afecta la diabetes al colesterol?

La diabetes tiende a reducir los niveles de colesterol "bueno" y a incrementar los niveles de triglicéridos y colesterol "malo", lo que aumenta el riesgo de padecer cardiopatías y derrames cerebrales. Esta afección tan común se denomina dislipidemia diabética.

La dislipidemia diabética significa que los resultados de su perfil lipídico no son buenos. Se trata de una combinación mortal que pone a los pacientes en riesgo de sufrir una enfermedad coronaria y una ateroesclerosis prematuras.

Los estudios muestran un vínculo entre la resistencia a la insulina, que es un precursor de la diabetes de tipo 2, y la dislipidemia diabética, la ateroesclerosis y las enfermedades vasculares. Estas enfermedades pueden presentarse incluso antes de que se diagnostique la diabetes.

Aprender a prevenir y tratar los niveles de colesterol anormales es un paso importante para mantener un buen estado de salud.


Una mujer posa con vestido rojo

¿Vive con diabetes de tipo 2?

Reciba consejos mensuales sobre diabetes basados en la ciencia y salud cardíaca en su bandeja de entrada. Know Diabetes by Heart aumenta la concienciación de que vivir con diabetes de tipo 2 aumenta el riesgo de padecer cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, y de que las personas deberían hablar con su médico en su próxima cita sobre las formas de reducir el riesgo.