Prueba de imagen de perfusión miocárdica (IPM)

¿Qué es una prueba de imagen de perfusión miocárdica?

La prueba de imagen de perfusión miocárdica (IPM) es un examen imagenológico no invasivo que muestra qué tan bien fluye (perfunde) la sangre a través del músculo cardíaco. Puede mostrar áreas del músculo cardíaco que no están recibiendo un flujo sanguíneo suficiente. Esta prueba a menudo se denomina “prueba de esfuerzo nuclear”.  También puede mostrar qué tan bien está bombeando el músculo cardíaco.

Existen dos técnicas para la IPM:  la tomografía computarizada por emisión de fotones simples (SPECT) y la tomografía por emisión de positrones (TEP).

La IPM es útil en pacientes con molestia torácica para comprobar si dicha molestia se debe a la falta de flujo sanguíneo al músculo cardíaco causada por arterias cardíacas estrechadas u obstruidas (angina).  Las imágenes de perfusión miocárdica no muestran las arterias del corazón en sí, pero pueden indicar al médico, con un elevado grado de certeza, si hay arterias del corazón bloqueadas y cuántas.  La IPM también puede revelar si la persona ha padecido anteriormente un ataque al corazón.

Según las circunstancias, por ejemplo, si tiene dolor torácico y un estudio de IPM anormal, el siguiente paso puede ser realizar una angiografía coronaria (PDF).  Por otro lado, si el estudio de IPM es normal, el médico puede investigar con seguridad otras causas del dolor torácico que no estén relacionadas con el corazón.

Puntos clave

  • Una prueba de IPM examina el flujo sanguíneo a través del corazón mientras realiza ejercicio en una cinta de correr o bicicleta fija (“esfuerzo físico”) y mientras descansa. Si no puede hacer ejercicio de forma adecuada, recibirá un medicamento (“esfuerzo químico/farmacológico”) para aumentar el flujo sanguíneo hacia el músculo cardíaco como si estuviera haciendo ejercicio.
  • En esta prueba, se utiliza un material radioactivo llamado “trazador”. El trazador se mezcla con la sangre y es absorbido por el músculo cardíaco mientras la sangre fluye a través de las arterias del corazón.
  • Una cámara “gamma” especial toma imágenes del corazón para mostrar qué tan bien se perfunde (recibe sangre) el músculo cardíaco.
  • Las imágenes ayudarán al médico a ver si el músculo cardíaco está recibiendo suficiente sangre o si el flujo sanguíneo en algunas partes del músculo cardíaco es reducido debido al estrechamiento de las arterias. La IPM también puede indicar si hay áreas de células muertas (cicatrices) como resultado de un ataque al corazón anterior.  Algunas formas de IPM también pueden indicar al médico si una parte del músculo cardíaco que no está funcionando bien después de un ataque al corazón tiene posibilidades de volver a la normalidad si se coloca un stent coronario o se realiza una revascularización quirúrgica (“imagen de viabilidad”).
  • La cantidad de radiación que se recibe en una prueba de IPM es pequeña.

¿Por qué las personas se hacen la prueba de IPM?

Una prueba de IPM muestra qué tan bien fluye la sangre a través del músculo cardíaco. Si la prueba muestra una falta de flujo sanguíneo durante el ejercicio o esfuerzo, pero es normal en reposo, podría significar que una arteria que lleva sangre al corazón está estrechada u obstruida. Si la prueba muestra una falta de flujo sanguíneo a una parte del músculo cardíaco durante el ejercicio o esfuerzo y en reposo, podría significar que el músculo cardíaco está cicatrizado, posiblemente, debido a un ataque al corazón anterior.

Las pruebas de IPM pueden ayudar al médico a lo siguiente:

  • Averiguar si existen estrechamientos u obstrucciones en las arterias coronarias (corazón) en caso de que presente molestia torácica
  • Averiguar si usted padece daño cardíaco a causa de un ataque al corazón y si su corazón no funciona con normalidad
  • Determinar si debe someterse a una angiografía coronaria 
  • Decidir si lo beneficiaría someterse a un stent coronario o una revascularización quirúrgica para tratar la molestia torácica o ayudar a que una función de bombeo anormal recupere la normalidad.
  • Averiguar si un procedimiento cardíaco al que se sometió para mejorar el flujo sanguíneo (stent, bypass) está funcionando
  • Determinar qué tan bien puede manejar su corazón la actividad física

¿Cuáles son los riesgos de una prueba de IPM?

Las pruebas de IPM suelen ser seguras para la mayoría de las personas. Los estudios de IPM lo exponen a una dosis baja de rayos X. Los expertos no se ponen de acuerdo respecto de si la radiación en dosis tan bajas puede causar cáncer, pero existe la posibilidad de que ninguna dosis de rayos X, por baja que sea, resulte completamente segura.  No se haga la prueba si su riesgo de sufrir un ataque al corazón es bajo o si no hay otra razón (molestia torácica) para pensar que tiene problemas cardíacos. Si está embarazada o piensa que podría estarlo, o si está amamantando, dígaselo a su médico antes de someterse a esta prueba. Podría dañar a su bebé.

¿Cómo me preparo para la prueba de IPM?

  • Informe a su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando, incluidos aquellos de venta sin receta, hierbas o vitaminas. Probablemente, le pida que no los tome antes de la prueba. No deje de tomar el medicamento hasta que su médico se lo indique.
  • El médico también puede pedirle que no consuma ciertos alimentos, como bebidas que contengan cafeína (es decir, café, té, refrescos) o chocolate durante las 24 horas previas al examen. Es posible que la prueba tenga que aplazarse o cancelarse si usted bebió cafeína.
  • No coma nada, y beba solamente agua durante las 4 a 6 horas previas a la prueba.
  • Use ropa cómoda y holgada, y zapatos cómodos para hacer ejercicio.

¿Qué sucede durante la prueba de IPM?

En general, técnicos especialmente capacitados realizan esta prueba en un hospital o clínica con equipo especial.

  • El técnico coloca pequeños discos de metal (electrodos) en el pecho, los brazos y las piernas. Los discos tienen cables que se conectan a una máquina para registrar su electrocardiograma (ECG). El ECG realiza un registro de los latidos cardíacos durante la prueba y se utiliza para indicar a la cámara cuándo se debe tomar una fotografía.
  • Se le pondrá un brazalete alrededor del brazo para llevar un registro de su presión arterial.
  • El técnico le colocará una vía intravenosa (IV) en el brazo. 
  • Realizará el ejercicio en una cinta de correr o una bicicleta fija.
  • Si no puede hacer ejercicio, la vía intravenosa se conectará a una bolsa que contiene un medicamento para aumentar el flujo sanguíneo al corazón, de manera similar a cuando hace ejercicio, o para hacer que el corazón lata más rápido. Esto se denomina “prueba de esfuerzo química o farmacológica”. Algunos de estos medicamentos son la adenosina, el dipiridamol (Persantin) o la dobutamina.
  • Cuando alcance su nivel máximo de actividad, se detendrá y recibirá una pequeña cantidad de material radioactivo (trazador) a través de la vía intravenosa.
  • Permanecerá acostado en una camilla entre 10 y 30 minutos mientras la cámara gamma toma imágenes de su corazón. Durante ese tiempo, se realizan varias exploraciones para obtener imágenes de cortes finos de todo el corazón y desde todos los ángulos. Es muy importante que se mantenga completamente quieto con los brazos por encima de la cabeza mientras se toman las fotografías.
  • Durante la parte de reposo de la prueba, recibirá más trazador y se tomará otra serie de fotografías. Este conjunto de imágenes se comparará con las imágenes tomadas después del ejercicio o el estrés.
  • Algunas formas de la prueba no utilizan el estrés ni el ejercicio, sino que toman dos series de imágenes en reposo con dos trazadores diferentes.

La prueba dura entre 3 y 4 horas. Algunos laboratorios pueden hacer la parte de reposo de la prueba primero, o hacer las pruebas de reposo y ejercicio en días diferentes.

¿Qué sucede después de la prueba de IPM?

  • Por lo general, puede retomar sus actividades normales de inmediato.
  • Beba mucha agua para eliminar el material radioactivo de su cuerpo.
  • Solicite una cita con su médico para analizar los resultados de la prueba y los próximos pasos.

“Mi médico me mostró las fotos de mi prueba y pude ver dónde había una falta de aporte sanguíneo en mi corazón”.  Mitch, 49 años

¿Cómo puedo obtener más información sobre una prueba de IPM?

Hable con su médico. A continuación, se muestran algunas preguntas interesantes:

  • ¿Por qué se somete a esta prueba y no a una distinta sin radiación?
  • ¿Considera que el pequeño riesgo posible de cáncer asociado a las radiografías está justificado teniendo en cuenta mi estado y mi riesgo de tener problemas cardíacos?
  • ¿Qué tengo que hacer a fin de prepararme para esta prueba?
  • ¿Cuándo me darán los resultados de la prueba?
  • ¿Tendré que hacerme más pruebas después de esta?
  • ¿Y si tengo dolor torácico o respiración entrecortada durante la prueba?

Más información:


Ver, aprender y vivir

Vea su sistema cardiovascular en acción con nuestro sistema interactivo de ilustraciones y animaciones