Comprender las opciones si toma aspirina y otros medicamentos antiagregantes plaquetarios

Muchos pacientes de ataques al corazón y derrames cerebrales, así como los que intentan prevenirlos, reciben lo que se conoce como tratamiento antiagregante plaquetario doble (TAPD). En pocas palabras, esto significa tomar aspirina junto con otro fármaco para evitar la formación de coágulos.

El tratamiento antiagregante plaquetario doble, denominado TAPD, a menudo se prescribe a pacientes que han sufrido ataques al corazón, llevan un stent en las arterias coronarias y a algunos pacientes que se han sometido a una cirugía de revascularización coronaria.

La aspirina es un antiagregante plaquetario que probablemente se recetará al paciente durante el resto de su vida si pertenece a una de estas categorías y no hay motivos de peso para no tomarlo. Junto con la aspirina, se suele prescribir un segundo antiagregante plaquetario, denominado técnicamente inhibidor de P2Y12, durante meses o años.

Hay tres inhibidores de P2Y12 que le puede prescribir su médico: clopidogrel, prasugrel y ticagrelor. Cuál tome y durante cuánto tiempo dependerá de sus riesgos personales de ataque al corazón, derrame cerebral u otros episodios cardiovasculares y otros factores que puede tratar con su médico.

“El aspecto más importante de todas las decisiones relacionadas con la medicación es mantener una comunicación continua, sincera y honesta con su médico para comprender completamente los riesgos y beneficios”, afirmó Mark Creager, M.D., presidente saliente de la American Heart Association y director del Heart and Vascular Center (Centro Vascular y del Corazón) en el Dartmouth-Hitchcock Medical Center (Centro Médico Dartmouth-Hitchcock). “La mejor decisión individual la toma el paciente mismo en colaboración con su profesional de la salud”.

Principales diferencias entre los fármacos antiagregantes plaquetarios

Los estudios han demostrado que, de los tres medicamentos, el ticagrelor y el prasugrel reducen los episodios causados por coágulos (como el ataque al corazón y el derrame cerebral isquémico) en algunos pacientes más que el clopidogrel. Esto se da especialmente en aquellos que tienen diferencias genéticas específicas en lo que respecta a la forma en que sus cuerpos procesan el clopidogrel. Sin embargo, también se ha observado que estos fármacos provocan más hemorragias en las dosis habituales. Todos los fármacos antiagregantes plaquetarios tienen riesgo de hematomas y hemorragias.

Los pacientes que hayan sufrido un derrame cerebral o un derrame cerebral isquémico transitorio (también llamado advertencia de derrame cerebral) no deben tomar prasugrel. Esto se debe a que estos pacientes experimentan más derrames cerebrales (tanto los causados por coágulos como por hemorragias cerebrales) cuando se tratan con prasugrel que con clopidogrel.

Según la Food and Drug Administration, el clopidogrel reduce el riesgo de derrame cerebral y ataque al corazón, pero no reduce el riesgo de fallecimiento en algunos pacientes específicos.

Los costos de cada medicamento también difieren, lo que representa otro factor que debe tratar con su profesional de la salud.

Algunos ejemplos de pacientes con TAPD

Aquí tiene información sobre la duración del TAPD para algunos pacientes:

Si no tuvo un ataque cardíaco, pero tuvo aterosclerosis en las arterias coronarias y se le colocó un stent, además de aspirina, debe tomar clopidogrel durante al menos uno a seis meses. Esto depende del tipo de stent colocado, el riesgo de coagulación del stent y el riesgo de hemorragia.

Si tuvo un ataque cardíaco y le colocaron un stent en la arteria coronaria, o si está recibiendo tratamiento médico (sin stent, fibrinolíticos o cirugía), además de la aspirina, debe recibir tratamiento con TAPD durante 6-12 meses, incluso más en algunos casos.

A algunos pacientes que se han sometido a cirugía de revascularización coronaria se les pueden prescribir inhibidores de P2Y12 durante un año tras la revascularización. Después, el tratamiento con inhibidores de P2Y12 se retira, pero el paciente continúa tomando aspirina. Su cirujano le informará acerca de si este tratamiento es necesario.

En general, la duración de los tratamientos TAPD varía, porque el médico la diseña especialmente para el paciente según diferentes factores, como el riesgo de hemorragia, los futuros ataques al corazón, los derrames cerebrales, la coagulación del stent y la muerte.

Interacciones entre fármacos que debe conocer

Los pacientes con TAPD también deben ser conscientes de que se pueden producir múltiples interacciones cuando se toman varios medicamentos. Incluso algunos medicamentos sin receta pueden ser problemáticos.

Por ejemplo, los medicamentos sin receta para la supresión de ácidos y el ardor pueden reducir los beneficios del clopidogrel.

El ibuprofeno y otros fármacos inflamatorios no esteroideos pueden dar lugar a problemas con los tres inhibidores de P2Y12.

“Pueden aumentar el riesgo de hemorragia”, afirma John Osborne, M.D., Ph.D., cardiólogo, investigador y fundador de State of the Heart Cardiology en Dallas.

Por supuesto, hay muchos otros fármacos, e incluso algunos alimentos, que pueden interactuar de forma perjudicial con los medicamentos.

Por ejemplo, el pomelo puede afectar a la forma en que funcionan algunos medicamentos para el colesterol. Algunos *anticoagulantes y antitrombóticos, como la warfarina, pueden interaccionar con medicamentos sin receta como el ibuprofeno.

“Los medicamentos sin receta pueden parecer benignos, pero pueden ser perjudiciales”, comentó Creager. “Estos fármacos pueden interferir con la acción deseada de un medicamento con receta o aumentar la probabilidad de un efecto secundario grave”.

Pero, como siempre, el principal consejo es hablar con el profesional de la salud.

“En el sentido más amplio, pregunte siempre a su médico”, comentó Osborne. “Es muy importante”.

Más información:


(*Algunos medicamentos se denominan habitualmente anticoagulantes porque pueden ayudar a reducir la formación de coágulos de sangre. Existen tres tipos principales de anticoagulantes que los pacientes suelen tomar: anticoagulantes como warfarina o heparina, antiagregantes plaquetarios como la aspirina y fibrinolíticos como el activador tisular del plasminógeno (tPA). Cada tipo de medicamento tiene una función específica para impedir la formación de coágulos de sangre o de obstrucción de vasos sanguíneos, ataque al corazón o derrame cerebral).