Enfermedad de Kawasaki: Complicaciones, tratamiento y prevención

Complicaciones

La posibilidad de afectación del corazón y la arteria coronaria hace que la enfermedad de Kawasaki sea impredecible, pero estos problemas no suelen ser graves y desaparecen con el tiempo. Sin embargo, a veces se puede producir un aneurisma de las arterias coronarias o de otras arterias del cuerpo, y puede ser necesario tratamiento médico o quirúrgico. En raras ocasiones, las complicaciones pueden incluir ataques al corazón, que pueden ser mortales.

Tratamiento

La enfermedad de Kawasaki se suele tratar en el hospital, al menos mientras el niño recibe el tratamiento inicial. La duración de la estadía varía de unos días a unas semanas.

Aunque se desconoce la causa de la enfermedad de Kawasaki, se sabe que determinados medicamentos son beneficiosos. El tratamiento inicial estándar es aspirina e inmunoglobulina intravenosa (IgIV). La aspirina se utiliza para reducir la fiebre, la erupción, la inflamación articular y el dolor, y para ayudar a prevenir la formación de coágulos. La IgIV disminuye el riesgo de desarrollar anomalías en las arterias coronarias cuando se administra en una fase temprana de la enfermedad. Se pueden utilizar otros medicamentos, como esteroides o infliximab, con niños que no responden a la IgIV. El objetivo principal del tratamiento, tanto en el hospital como en casa, es hacer que el niño se sienta lo más cómodo posible durante el transcurso de la enfermedad.

Si las pruebas revelan un aneurisma u otra anomalía del corazón o de los vasos sanguíneos, puede ser necesario realizar ecocardiografías u otras pruebas durante varios años después de la recuperación de la enfermedad de Kawasaki. Casi todos los niños vuelven a la actividad completamente normal después de la fase aguda de la enfermedad. Incluso si no hay indicios de una anomalía cardíaca cuando el niño se recupera de la fase aguda de la enfermedad de Kawasaki, es importante que lleve a su hijo a las visitas de seguimiento con su médico para asegurarse de que no haya problemas cardíacos que no se habían manifestado inmediatamente.

Prevención

No hay una forma conocida de prevenir la enfermedad de Kawasaki. Aproximadamente, uno de cada cien niños puede desarrollar la enfermedad por segunda vez. Los padres deben saber que no pueden hacer nada para evitar la enfermedad.

Más información: