Aprenda a preparar salsa de tomate casera

Sí, es muy fácil abrir una botella de salsa de tomate para echarla sobre los espaguetis, pero hacer su propia salsa es sencillo y puede ahorrarle dinero. Estos son algunos consejos:

Salsa casera de tomates enlatados:

Los tomates enlatados son un excelente alimento básico de la despensa, sobre todo cuando los tomates frescos no están en temporada. Se venden enlatados enteros, troceados, triturados, en puré o en pasta. Compare siempre las etiquetas y elija opciones sin sal añadida o con bajo contenido en sodio.

  • Si le gusta la salsa de tomate suave, use tomates en puré o triturados. Si le gusta gruesa, utilice tomates troceados o cortados en cubos.
  • En una olla grande a fuego medio, saltee la cebolla y el ajo picados en una cucharada de aceite de oliva. Si lo desea, añada zanahorias y apio cortados en dados. Cocine durante unos 10 minutos. Vierta 790 gramos de tomates enlatados, 2 cucharadas de pasta de tomate*, una hoja de laurel, pimienta negra y orégano seco. Cocine durante al menos 30 minutos.
  • Si tiene, mezcle la albahaca fresca picada y cocine otros 10 minutos. Retire la hoja de laurel antes de servir.

*La pasta de tomate aporta más sabor. Congele la pasta sobrante en una bandeja para cubitos de hielo. La próxima vez que necesite pasta de tomate, ponga un cubo de tomate congelado en la salsa mientras se cocina.

Salsa asada al horno casera:

Si dispone de tiempo, asando los tomates en el horno se consigue una deliciosa y dulce salsa de tomate.

  • Si se usan tomates frescos, pélelos y retire las semillas antes. Escalde los tomates en agua hirviendo durante 30 segundos y, luego, colóquelos en un recipiente con agua helada. Pele y retire las semillas con un cuchillo.
  • Corte 4 tazas de tomates corazón de buey, tomates ciruela o tomates cherry pelados, o escurra una lata de 790 gramos de tomates cortados en cubos. Trocee unos dientes de ajo y añada hojas de tomillo frescas o secas.
  • Mezcle todo con 1 cucharada de aceite de oliva y coloque la mezcla en un molde grande. Cocine a 350 grados; revuelva de vez en cuando hasta que los tomates estén bien cocidos (aproximadamente 45 minutos).
  • Mezcle en una licuadora si prefiere una salsa más suave.

Mejore la salsa en botella:

Puede hacer que la salsa comprada en la tienda sea más saludable y tenga un sabor casero con unos sencillos pasos:

  • A la hora de comprar, elija una salsa baja en sodio.
  • Vierta en una olla grande y añada tomates enlatados frescos o bajos en sodio, pimientos verdes o rojos cortados en cubos, champiñones, calabaza u otras verduras deliciosas.
  • Agregue un poco de ajo en polvo, orégano seco, albahaca seca y pimienta negra a su gusto.
  • Caliente a fuego medio durante al menos 10 minutos.

Use la salsa de tomate casera para lo siguiente:

  • Aderezo para pasta o pizza
  • Chili
  • Sopa de tomate o verduras
  • Pastel de carne
  • Aderezo de papas asadas
  • Sloppy Joes

Kroger Health

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger Health

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best