Infografía sobre ¿Pueden ser saludables los alimentos procesados?

Infografía de Alimentos procesados

La mayoría de los alimentos que comemos hoy en día se han procesado de alguna forma, desde una mezcla de ensalada hasta cenas congeladas.[1] Algunos alimentos procesados tienen ingredientes añadidos, otros están fortificados para añadir nutrientes, otros están preparados para su comodidad y otros se envasan para durar más tiempo o para la seguridad alimentaria. Incluso algunos alimentos etiquetados como “naturales” u “orgánicos” se pueden procesar.
Cada vez más personas prestan atención a los alimentos procesados.

El 74% de los consumidores prefiere menos sodio en los alimentos procesados.[2]

Casi el 50% de los consumidores ha intentado consumir menos alimentos procesados.[3]

¿Qué necesita saber?

Los alimentos mínimamente procesados se han manipulado (cortado, cocinado, envasado) de alguna forma.

Algunos alimentos se procesan con ingredientes que se utilizan normalmente para cocinar, como la sal o el azúcar.

Los alimentos altamente procesados se fabrican con ingredientes que no se utilizan normalmente para cocinar.

1. Elija alimentos procesados más saludables. Según una estimación reciente, los alimentos altamente procesados aportan el 50% de las calorías y el 90% de los azúcares añadidos a la dieta estadounidense.

Es importante que realice lo siguiente:

  • Lea las etiquetas de los alimentos.
  • Busque la marca Heart-Check en alimentos envasados.
  • Tome decisiones más saludables cuando salga a comer afuera.

2. Busque alternativas más saludables a algunos alimentos altamente procesados.

  • Cocine más en casa.
  • Sustituya los alimentos altamente procesados con opciones menos procesadas.
  • Pruebe frutas y verduras de la sección de productos naturales, del mercado o de su propio jardín.

3. Esté atento al consumo de sodio.

Numerosas investigaciones han demostrado que una ingesta demasiado alta de sodio está relacionada con la hipertensión arterial, un factor de riesgo principal de padecer cardiopatías y derrames cerebrales.[4]

Acabe con su hábito de tomar sodio. La mayor parte del sodio que comemos proviene de alimentos procesados, preenvasados y de restaurantes,[5] no del salero.

Tenga cuidado con las principales fuentes de sodio: pan y bollos, embutidos, sándwiches, pizzas, sopas y pollo.

Encárguese de la comida usted misma. Los defensores de la American Heart Association han escrito más de 29 000 cartas a las empresas alimentarias y a los restaurantes que proporcionan alimentos procesados para pedirles que ofrezcan opciones más saludables. ¡Ayúdenos! Únase a nuestra creciente comunidad, tome medidas, reciba consejos útiles y rompa con la sal hoy mismo visitando heart.org/sodium.

[1 ]http://bmjopen.bmj.com/content/6/3/e009892  Martínez Steele E, Baraldi LG, Louzada MLDC, et al. Ultra-processed foods and added sugars in the US diet: evidence from a nationally representative cross-sectional study BMJ Open 2016;6:e009892. doi: 10.1136/bmjopen-2015-009892.  “we found that ultra-processed foods contribute almost 60% of calories”

[2] IPSOS internal AHA consumer research, slide 73-77

[3] IPSOS internal AHA consumer research, slide 24

[4] Benjamin et al. Heart Disease and Stroke Statistics - 2017 Update. Circulation. 2016: I35: 00-00.

[5] Fuente actual: Mente et al; Future source: Harnack et al. Circulation. May 2017

Descargar un PDF de esta infografía.

Kroger Health

Patrocinado a nivel nacional por

Kroger Health

SweetLeaf®

Con el apoyo a nivel nacional de

SweetLeaf<sup>&reg;</sup>

Eggland's Best

Con el apoyo a nivel nacional de

Eggland's Best