Los cigarrillos electrónicos amenazan el “fin del tabaquismo”

Imagen Prohibido fumar a partir de este punto

El fin del tabaquismo (acabar con el consumo de tabaco y la adicción a la nicotina en EE. UU.) está a la vista. Aproximadamente el 14% de los estadounidenses fuma. El objetivo principal es reducir esa tasa por debajo del 5% para salvar millones de vidas. 

Sin embargo, los cigarrillos electrónicos y otros productos relacionados con el tabaco, como los puros, el narguile y el tabaco sin humo, plantean una importante amenaza para lograr este objetivo. Una nueva hornada de productos del tabaco está creando una nueva generación de usuarios adictos a la nicotina y el tabaco. Cada vez más niños y adultos jóvenes consumen estos productos y los utilizan con mayor frecuencia. 

Los niños no están bien

La encuesta nacional de 2018 sobre consumo de tabaco juvenil puso de manifiesto un alarmante aumento del consumo de cigarrillos electrónicos. En la actualidad, el vapeo es la forma más popular de consumir tabaco entre los adolescentes. De 2017 a 2018, su consumo aumentó en un 78% entre los estudiantes de secundaria y en un 48% entre los estudiantes de enseñanza intermedia.

Muchos niños creen erróneamente que los cigarrillos electrónicos y otros productos del tabaco son seguros. Algunos ni siquiera se dan cuenta de que contienen nicotina. Pero estos productos pueden incluir concentraciones mucho mayores de esta adictiva droga que los cigarrillos tradicionales. Por ejemplo, una dosis del líquido que se carga previamente en los cigarrillos electrónicos JUUL contiene tanta nicotina como un paquete completo de cigarrillos.

Según el máximo responsable de sanidad de Estados Unidos, la exposición a la nicotina durante la adolescencia puede causar adicción y dañar el cerebro en desarrollo. Sin embargo, no existe ningún sistema de seguridad que proteja a los niños de este peligro cada vez más patente.

Estas son las principales razones que aducen los jóvenes para consumir cigarrillos electrónicos:

  • Consumo por parte de un amigo o familiar
  • Sabores atractivos como menta, caramelo, fruta o chocolate
  • Creencia de que son menos perjudiciales que otras formas de tabaco

La epidemia de tabaco entre los jóvenes es una grave amenaza para la salud pública. Sabemos que casi el 90% de los fumadores prueban productos de tabaco por primera vez antes de los 18 años. Sin embargo, si no ha habido consumo antes de los 26 años, el hábito probablemente no se inicie nunca. Debemos centrarnos en la prevención en esta etapa crítica de la vida.

¿Y los adultos?

Las tabaqueras presentan los cigarrillos electrónicos como una forma de ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Sin embargo, se necesitan muchas más pruebas para demostrar su eficacia para abandonar el consumo de cigarrillos y otras formas de tabaco. 

Estos productos pueden ayudar a algunos fumadores a dejar el hábito o a optar por un producto menos dañino, pero también pueden generar un “consumo doble”, es decir, fumar cigarrillos tradicionales y vapear. Por lo tanto, aunque los cigarrillos electrónicos sean menos perjudiciales que los cigarrillos tradicionales, las ventajas desaparecen cuando se utilizan ambos productos. Además, el consumo doble dificulta todavía más el abandono, debido a la mayor exposición a la nicotina. 

Los estudios también han demostrado una relación entre el vapeo y otras sustancias: alcohol, drogas ilegales o de consumo social y uso indebido de medicamentos sin receta (como los opioides).

La verdad es que no existe ningún producto de tabaco “seguro”. Aún no conocemos los efectos a largo plazo sobre la salud, especialmente de los productos más recientes.

La mayoría de las personas no entiende totalmente la adicción a la nicotina y sus amenazas para la salud. Los profesionales de la salud deben contar con los conocimientos adecuados para hablar con los pacientes acerca del consumo de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos y los productos más recientes. Las iniciativas exhaustivas de capacitación y educación pueden ayudar a que estas conversaciones sean más informativas y fundadas.

Ver a través de una cortina de humo

Sin embargo, las tabaqueras se han vuelto más audaces en sus esfuerzos por mantener la adicción y la desinformación sobre este tema:

  • Financian demandas para debilitar o impedir la aplicación de políticas de control del tabaco.
  • Gastan millones en grupos de presión para que los legisladores se opongan a dichas políticas.
  • Se centran en productos y promociones dirigidos a jóvenes y otras poblaciones en riesgo, incluidas mujeres, grupos étnicos, personas LGBTQ, residentes rurales, personas con niveles bajos de ingresos y educación, y personas con enfermedades mentales.
  • Respaldan medidas de control del tabaco más moderadas y menos efectivas como maniobra de relaciones públicas.
  • Financian organizaciones y grupos que, aunque afirman abordar la epidemia del tabaco, se dedican a desviar la atención de medidas de eficacia demostrada.

¿Cómo acabar con el tabaquismo?

Para poner fin al tabaquismo y evitar el consumo en niños y adultos jóvenes será necesaria una estricta supervisión por parte del gobierno. Necesitamos normativas más rigurosas sobre el diseño, la fabricación, la venta y el marketing de todos los productos del tabaco. Por ejemplo:

  • Restringir las iniciativas de marketing, como el respaldo por parte de famosos, la publicidad indirecta en películas, los descuentos, el patrocinio de eventos y la promoción de las marcas
  • Prohibir sabores y edulcorantes característicos con el fin de reducir el atractivo para los niños
  • Colocar etiquetas de advertencia gráficas e información sobre la concentración de nicotina en todos los productos y trabajar para reducir los niveles de nicotina en cigarrillos y puros
  • Intensificar los esfuerzos para evitar la venta ilegal de productos del tabaco
  • Verificar la eficacia de los productos comercializados para ayudar a dejar de fumar

Apoyar las iniciativas que ya funcionan

También debemos seguir apoyando estrategias y políticas públicas de eficacia demostrada, como:

  • Campañas de educación pública
  • Programas de prevención dirigidos a jóvenes
  • Restricciones de la publicidad
  • Legislación sobre aire limpio en interiores
  • Mayor cobertura y acceso a métodos basados en datos para abandonar el consumo de tabaco y la adicción a la nicotina
  • Impuestos especiales al tabaco
  • Prohibición de la venta de tabaco en farmacias y establecimientos relacionados con la salud
  • Aumento de la edad mínima de venta de tabaco a 21 años (Leyes como Tabaco 21 años)

Cómo puede ayudar

  • Deje el tabaco. Si fuma o consume tabaco, planifique abandonar el hábito ya.
  • Hable con los jóvenes de su entorno acerca de los peligros asociados al vapeo y el consumo de tabaco.
  • Comparta nuestra infografía en las redes sociales.
  • Promueva políticas y normativas sólidas e integrales sobre el tabaco.
  • Únase a los esfuerzos locales de su comunidad y estado en yourethecure.org.

Tipos de productos del tabaco

En la actualidad, diversos tipos de productos captan a nuevos usuarios a través de sabores atractivos, iniciativas agresivas de marketing e interacción en las redes sociales. A continuación presentamos algunos que debería conocer.

Puritos: puros de pequeño tamaño parecidos a los cigarrillos tradicionales, pero a menudo exentos de la regulación que se aplica a estos últimos. Tienden a ser de bajo costo y se suministran en sabores. Son los productos del tabaco más utilizados por los adolescentes de raza negra.

Cigarrillos electrónicos: dispositivos electrónicos que contienen un líquido basado en la nicotina que se vaporiza e inhala para imitar la experiencia de fumar cigarrillos.

JUUL: uno de los tipos de cigarrillos electrónicos más populares, que comenzó a comercializarse en EE. UU. en 2015. Debido a su pequeño tamaño, sabores atractivos, sensación de inhalación menos intensa y mínimas nubes de vapor exhaladas, su consumo por parte de los niños en las escuelas se ha convertido en una epidemia nacional. En la actualidad existen diversos productos similares con diferentes marcas.

Productos de tabaco por calentamiento: estos dispositivos generan un aerosol inhalable mediante el calentamiento de tabaco a aproximadamente 260 °C (500 °F) en lugar de quemarlo.

Narguile: una pipa de tabaco larga y flexible que se utiliza para aspirar el humo a través del agua. A menudo se utiliza para fumar tabaco de sabores en grupos sociales o “bares de narguile”.

Tabaco sin humo: productos como tabaco para mascar, tabaco soluble, píldoras, snus y rapé. 


Fuentes:

American Heart Association Presidential Advisory, New and Emerging Tobacco Products and the Nicotine Endgame: The Role of Robust Regulation and Comprehensive Tobacco Control and Prevention, 2019
U.S. Food & Drug Administration, Youth Tobacco Use: Results from the National Youth Tobacco Survey, 2019(el vínculo se abre en una ventana nueva)