Have a joyful heart and mind: corazón y mentes felices, incluso en esta época de incertidumbre

Debora Granson, una mujer real de 2019 de Go Red for Women, comparte sus consejos sobre cómo vivir con cardiopatías durante la pandemia de COVID-19 

Debora Granson, en la parte superior de color rojo, muestra músculos fuertes

Como sobreviviente de una cardiopatía y al ser una mujer diabética, intento evitar que me sobrepasen los pensamientos desenfrenados y los miedos a lo desconocido durante la pandemia por coronavirus. Mi prioridad máxima es estar saludable.

Pero este período de tanta ansiedad deteriora mi salud mental y física. Para mí y para muchas mujeres, es fácil quitar prioridad a nuestra salud por el bienestar de los demás. Parece que nuestras parejas, cónyuges, hijos, amigos y seres queridos siempre están en primer lugar. 

El sentir estrés puede afectar nuestro cuerpo. Nuestros pensamientos tienen un papel importante en la forma en que sentimos la pandemia y lidiamos con ella. Los invito a mantener su salud en primer lugar. Estos son algunos consejos personales: 

Limitar la interacción social. Me gusta abrazar. Por eso, lo que más me cuesta de las interacciones sociales durante el COVID-19 es no poder abrazar a las personas que amo. Vivir con una enfermedad crónica me pone en un riesgo mayor de contraer el virus, y las personas pueden estar contagiadas sin manifestar síntomas. Sé que debo estar sana y practicar el distanciamiento social, porque esto no durará para siempre. 

Llame a su proveedor. Cuando escuché la noticia, llamé a mi proveedor. Me preocupé por si faltaban medicamentos y suministros médicos, como la insulina. Sea proactivo para conocer los pasos que debe seguir para asegurarse de tener los medicamentos que necesita. 

Manténgase conectado. Aliente a los demás a través de las redes sociales, pero hágalo sabiamente. Me preocupan las personas que viven solas y que pueden sentirse aisladas. La amabilidad es importante. Trate de mantenerse informado sin abrumarse con las noticias que aparecen en sus dispositivos. Y recuerde que mantenerse conectado para tener contactos virtuales puede marcar la diferencia y alegrarnos el día. 

Tenga fe. Como mujer creyente, me apoyo en mi comunidad ahora más que nunca. Lo invito a que se acerque a su lugar de culto para saber si transmiten los servicios. 

Regístrese para participar en una investigación. Ahora, más que nunca, necesitamos que las mujeres que participan en investigación ayuden a informar el tratamiento y el cuidado de los pacientes con cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Puede participar en encuestas online sobre temas, tales como el bienestar emocional. Obtenga más información acerca de Research Goes Red aquí.

Lo más importante: debemos cuidar nuestra mente. Escribir poesía me ha ayudado enormemente a canalizar mis emociones y fortalecer mi corazón, lo que espero en este momento de dificultad. Aquí, presento un poema que escribí recientemente:

ESTAR SANO

Estar sano es encontrar el equilibrio entre el cuerpo, el alma y la mente
Eliminar todo lo que cause estrés,
los obstáculos, los bloqueos o los amarres.

Ver las cosas con otros ojos e identificar lo bueno
Valorar nuestra dicha y agradecer como deberíamos.

Ser consciente de lo que nos da felicidad y dejar pasar lo que nos daña
Prestar atención a los signos de alarma y lo que genera alerta.

Hablar en el amor y no en el enojo; dejar los celos de lado
Aliviar a aquellos que sufren, dar esperanza cuando hay una necesidad.

Entrenar nuestro cuerpo y cuidar bien de cada parte,
asegurarnos de hacer todo lo posible para tener corazones fuertes y saludables.

Estar sano es mucho más que entrenar y comer bien.
También es ser cariñoso y amar a los demás, lo que es agradable a la vista de Dios.

Fuimos creados con un propósito y fuimos bendecidos con dones que valen más que la riqueza
Y no existe don más grande que preferir nuestra salud.

Derecho de autor del poema © Debora Granson 2016. Reservados todos los derechos.