Consejos de entrenamiento en casa y consejos de sanación de una sobreviviente a un ataque cardíaco

Tasya Lacy, una mujer real de Go Red For Women del 2020, comparte su experiencia durante la pandemia del coronavirus

Tasya Lacy con su bufanda roja

Después de mi ataque cardíaco en el 2016, atravesé una depresión grave y luchaba por levantarme de la cama. Mi pasión por el fitness con hula hoop disminuyó. Fue difícil para mí ejercitarme y dar clases, y perdí mi amor por el movimiento.  

A pesar de que me enorgullecía estar saludable, mi episodio cardíaco lo cambió todo. Subí de peso porque no estaba activa. Mis objetivos de salud a largo plazo quedaron a un lado. Estaba todo el tiempo sentada, comía alimentos no saludables y sentía pena por mí misma. Pensaba todo el tiempo, “esto no tendría que pasarme a mí”.

Cuatro años más tarde, me encuentro en una situación similar, pero sé que debo tomar medidas para mi salud. Debido a la pandemia del coronavirus, mi esposo y yo practicamos el distanciamiento social. Decidimos quedarnos en casa para limitar nuestra exposición a grandes multitudes y a personas que pueden ser portadoras de la enfermedad, incluso si no tienen síntomas. Es un desafío. Estoy tratando de mantenerme fuerte, ya que tuve que modificar mi vida drásticamente y cancelar mis clases de entrenamiento. 

Me autodenomino como una “triple amenaza” en lo que respecta a mi riesgo ante la COVID-19, porque pertenezco a la categoría de alto riesgo dada mi edad y dos situaciones clínicas subyacentes. Además de ser una sobreviviente de un ataque cardíaco, tengo un inusual trastorno de la sangre que afecta mi sistema inmunitario. 

En este momento, todos necesitamos movernos en casa para mantenernos saludables y reducir el estrés. Estos son mis consejos para mantenerse segura y saludable, y para encontrar maneras de estar activa.

Sepa el nombre y número de teléfono de su profesional de la salud. Es muy conveniente que consulte con su profesional de la salud si está en riesgo por la COVID-19. Tenga a mano el nombre y el número en caso de que experimente síntomas o tenga preguntas acerca de las medidas preventivas que debe tomar. 

Conozca su riesgo respecto de la COVID-19. ¡La conciencia es clave! Llamé inmediatamente a mi médico para confirmar que estaba en alto riesgo de contraer el virus y la invito a hacer lo mismo si también es una sobreviviente. Es importante comprender las precauciones que debe tomar para mantenerse seguro y saludable. Ahora tomo medidas para evitar la propagación de la COVID-19 y limitar mi riesgo de contraer el virus. 

Siga una dieta saludable con productos de larga duración. Lo que le damos a nuestro cuerpo tiene un impacto en el bienestar físico y mental. Mi depresión se agravaba cuando comía alimentos altos en azúcar y sal. No quiero volver a pasar por eso, así que priorizo el consumo de frutas y verduras frescas. Acabo de hacer mi propio humus, ¡y fue un gran éxito con mi esposo! 

Esté activa y manténgase de esa manera. Como una mujer real de Go Red For Women, mi lema es “encuentra algo que te encante y ¡muévete!”. La animo a encontrar algo que le guste que involucre actividad física y ¡a que lo haga!  

El hula hoop tuvo un gran papel en mi recuperación. El ejercicio mejoró mi corazón, redujo mi estrés y me ayudó a superar la depresión. Mi presión arterial mejoró, y bajé de peso. Ahora modifiqué la forma en que ejercito en casa y usted también puede hacerlo.  

Pruebe una clase virtual. Comuníquese con los estudios y gimnasios o con instructores locales para encontrar clases online o en redes sociales, a fin de que pueda realizar ejercicios moderados en casa. Publiqué algunos de mis videos de entrenamiento en la comunidad de Facebook #GoRedGetFit. ¡Véalos!

Manténgase conectada. Las clases construyen la comunidad. Aunque estamos separados, puede enviar mensajes de texto o llamar a un amigo y establecer una hora cada día para hacer entre 20 y 30 minutos de ejercicio juntos virtualmente. 

Modifique su entrenamiento según sea necesario. Si no puede caminar, intente realizar movimientos cortos con los brazos, como el de bombear. Si no puede mover los brazos, intente dar pasos en el lugar. 

Limpie su casa si tiene tiempo adicional. Los quehaceres domésticos son un buen entrenamiento. Coloque toallas en el piso y conviértase en un trapeador humano. Apóyese en las manos y rodillas, y limpie el piso para quemar algunas calorías. 

Encuentre algo que le encante y siga moviéndose, incluso si sus patrones de movimiento se ven diferentes en este momento. Para obtener más información sobre la COVID-19, visite la página de recursosde la American Heart Association.  

Puede leer la historia completa de Tasya aquí