Soplos cardíacos

dos chicos hablando

Los sonidos que su médico escucha con el estetoscopio mientras late su corazón se llaman “soplos cardíacos”.

Soplos cardíacos “inocentes”

Los soplos cardíacos inocentes son ruidos producidos por la sangre que circula a través de las válvulas y cámaras cardíacas o a través de vasos sanguíneos cerca del corazón. Los soplos inocentes son comunes en los niños y resultan inofensivos. Estos soplos cardíacos también pueden denominarse soplos “funcionales” o “fisiológicos”.

Es probable que un elevado porcentaje de niños hayan tenido un soplo cardíaco inocente en algún momento. Los soplos inocentes pueden desaparecer y reaparecer más adelante. Cuando la frecuencia cardíaca de un niño cambia, por ejemplo, cuando está exaltado o siente miedo, estos soplos inocentes pueden volverse más fuertes o más suaves. Esto no indica aún que el soplo inocente sea motivo de preocupación.

Si el médico escucha un soplo cardíaco al auscultar el corazón de su hijo, puede recomendar pruebas adicionales que confirmen que el soplo es inocente.

A menos que las pruebas sugieran que está justificada una investigación adicional, puede que no sea necesario hacer nada más. Cuando el soplo cardíaco es inocente, su hijo no necesita medicamentos ni tiene un problema cardíaco o una cardiopatía. No es necesario mimar o restringir la dieta o las actividades de su hijo. El niño puede ser tan activo como cualquier otro niño normal y sano.

La mayoría de los soplos inocentes desaparecen cuando el niño se hace adulto, aunque en ocasiones pueden permanecer.

Siga leyendo acerca de los soplos inocentes.

Otras causas

Otros soplos cardíacos no inocentes a menudo están causados por válvulas cardíacas defectuosas. Por ejemplo, una válvula cardíaca estenótica tiene una abertura más pequeña de lo normal y no puede abrirse completamente. O bien, una válvula también puede ser incapaz de cerrarse por completo. Esto produce regurgitación, que es el retroceso de la sangre través de la válvula cuando esta debería estar cerrada.

Algunos defectos congénitos, así como otros estados, como el embarazo, la fiebre, la anemia o la tirotoxicosis (una afección debida a una glándula tiroides hiperactiva), también pueden causar soplos.

Un soplo que ocurre cuando el músculo cardíaco se relaja entre latidos se denomina “soplo diastólico”. Un soplo sistólico tiene lugar cuando el músculo cardíaco se contrae.

Los soplos sistólicos se gradúan según la intensidad (volumen) de 1 a 6, con un estetoscopio ligeramente apartado del tórax. Un grado 1 de 6 es débil y se oye solo con un esfuerzo especial. Un grado 6 de 6 (6/6) es excesivamente alto y puede oírse incluso cuando el estetoscopio está ligeramente separado del pecho.

En español: Read about heart murmurs (PDF).