Trastornos neurológicos del sueño vinculados a la presión arterial y las enfermedades cardíacas

mujer frustrada sentada en su cama

Cualquier persona a quien se le haya diagnosticado apnea del sueño sabe el efecto que puede tener en la salud diaria.

Durante años, los investigadores han ilustrado la relación entre la apnea del sueño y los problemas cardiovasculares, incluidas las enfermedades cardíacas, arritmias y la presión arterial alta (también conocida como hipertensión).

Se sabe mucho menos sobre la relación entre trastornos del sueño neurológicos, como el síndrome de piernas inquietas (SPI), los movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño, la epilepsia-cataplexia y el bruxismo durante el sueño, y la salud general del corazón y los vasos sanguíneos. Sin embargo, está comenzando a acumularse evidencia de que existe una correlación.

“Con la apnea del sueño, hay un enorme cúmulo de evidencia que indica que lleva a tener presión arterial alta”, dijo la Dra. Meghna Mansukhani, codirectora del Centro para la Medicina del Sueño de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. “Lo llamamos una relación de respuesta a la dosis, lo que significa que, mientras peor sea la apnea del sueño, más alta será la presión arterial alta. Y si piensa en una afección de la respiración, cree que probablemente podría afectar al corazón”.

“¿Pero una afección de movimiento en el sueño? A menudo, las personas no la vinculan con resultados cardiovasculares”.

Es fácil comprender la importancia y el poder del sueño. Las investigaciones demostraron que el sueño insuficiente o de mala calidad, ya sea causado por trastornos del sueño o problemas del estilo de vida, como el trastorno del sueño por el trabajo por turnos, está vinculado a un mayor peso corporal, apetitos más grandes, una función cerebral más deficiente y un mayor riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

“Este es un tema difícil porque todos sabemos que hay evidencia temprana que vincula estas afecciones con resultados cardiovasculares adversos y, en particular, con hipertensión”, dijo Mansukhani. “Los médicos del sueño creemos que el sueño es muy importante. Tiene muchos efectos sobre la salud y el bienestar de una persona, el desempeño durante el día, así como costos de la atención médica, el ausentismo y otros problemas”.

Mansukhani dijo que si bien no se ha demostrado si estos trastornos neurológicos del sueño provocan presión arterial alta o viceversa, “parece más verosímil que el SPI sería la causa de la hipertensión”. 

“Pero no sabemos con certeza si el SPI en sí mismo causa hipertensión o si un problema subyacente la genera”, dijo. “Algunos de los factores que causan SPI (creemos que la deficiencia de hierro es una de las causas) por ejemplo, por sí mismos podrían tener consecuencias cardiovasculares adversas”.

Hasta el 7 al 10% de los estadounidenses tienen SPI. Causa sensaciones desagradables en las piernas y un impulso incontrolable de moverlas, a menudo durante el día o la noche, y mucho más cuando la persona está descansando. Más del 80% de las personas con SPI también experimentan movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño, que se caracterizan por espasmos o movimientos involuntarios cada 15 a 40 segundos.

La epilepsia-cataplejia, también llamada narcolepsia tipo 1, es una afección rara en la que la gente experimenta una interrupción en el sueño durante la noche y somnolencia extrema durante el día. Generalmente se observa apnea del sueño y obesidad en personas afectadas por la epilepsia-cataplejia. También se ha asociado con la presión arterial que no baja, lo que significa que no se produce la disminución típica en la presión arterial durante el sueño, y eso puede aumentar el riesgo de problemas cardiovasculares.

Entre el 10% y el 30% de los adultos aprietan o rechinan sus dientes en el sueño, una afección que se denomina bruxismo del sueño. Las investigaciones han demostrado una relación entre el bruxismo y la presión arterial alta, como resultado y como un posible predictor.

Debido a que la investigación de trastornos neurológicos del sueño no ha logrado generar conclusiones específicas sobre su rol en la hipertensión o los problemas cardiovasculares, como escribieron Mansukhani y los coautores Naima Covassin y Virend K. Somers en la revista Hypertension de la American Heart Association, es difícil saber si el tratamiento de una de las afecciones influirá en la otra.

Incluso el diagnóstico correcto de estos trastornos del sueño, Mansukhani señaló, puede ser un desafío.

“Obtenemos mucho de lo que llamamos ‘falsos positivos’”, dijo. “Necesita más preguntas para aumentar la precisión de su diagnóstico, y, muy a menudo, eso significa ver a un especialista en medicina del sueño. Requiere mucha experiencia y pruebas para realizar un diagnóstico de narcolepsia-cataplejia”.

Si tiene preguntas sobre el sueño, hable con su profesional de la salud.


Patrocinador

Logotipo de Jazz Pharmaceuticals

Jazz Pharmaceuticals se enorgullece de apoyar el contenido educativo sobre los trastornos del sueño de la American Heart Association.

Serie de podcasts Llegar al centro de la salud del sueño

Aprenda de expertos en medicina del sueño acerca de la salud del sueño y sus consecuencias cardiovasculares.