Conozca sus factores de riesgo de hipertensión arterial

familia desayunando

Factores de riesgo de HTA de un vistazo

Existe una serie de factores y variables que pueden aumentar su riesgo de desarrollar hipertensión arterial (HTA o hipertensión). Comprender estos factores de riesgo puede ayudarla a ser más consciente de la probabilidad de desarrollar hipertensión arterial.

Factores de riesgo relacionados con usted

Entre los factores de riesgo hereditarios y físicos más comunes de la hipertensión arterial se incluyen:

  • Antecedentes familiares Si sus padres u otros familiares cercanos tienen hipertensión arterial, existe una mayor probabilidad de que la desarrolle. 
  • Edad Cuanto mayor sea, mayor será su riesgo de desarrollar hipertensión arterial. A medida que envejecemos, nuestros vasos sanguíneos pierden gradualmente parte de su calidad elástica, lo que puede contribuir a aumentar la presión arterial. Sin embargo, los niños también pueden desarrollar hipertensión arterial. Obtenga más información sobre los niños y la hipertensión arterial.
  • Sexo Hasta los 64 años, los hombres tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial que las mujeres. A partir de los 65 años, las mujeres son las que tienen más probabilidad de desarrollar hipertensión arterial. Obtenga más información sobre las mujeres y la hipertensión arterial.
  • Raza Los afroamericanos tienden a desarrollar hipertensión arterial con más frecuencia que las personas de otro origen racial en Estados Unidos. Además, suele ser más grave en los afroamericanos y algunos medicamentos antihipertensivos son menos eficaces para las personas de raza negra. Obtenga más información sobre los afroamericanos y la hipertensión arterial.
  • Enfermedad renal crónica (ERC) La HTA puede producirse como consecuencia de una enfermedad renal. Además, la HTA también puede agravar el daño renal.

Factores de riesgo modificables

Son los factores de riesgo que se pueden cambiar para ayudar a prevenir y controlar la hipertensión arterial, entre ellos:

  • Falta de actividad física: Si no practica suficiente actividad física como parte de su estilo de vida, aumentará el riesgo de desarrollar hipertensión arterial. La actividad física es excelente para el corazón y el sistema circulatorio en general, y la presión arterial no es una excepción. Obtenga más información sobre cómo realizar actividad física regular.
  • Una dieta poco saludable, especialmente una alta en sodio: Una buena nutrición procedente de diversas fuentes es fundamental para su salud. Una dieta con un alto consumo de sal, calorías, grasas saturadas, trans y azúcar conlleva un riesgo adicional de hipertensión arterial. Por otro lado, tomar alimentos saludables puede ayudar a reducir la presión arterial. Obtenga más información sobre cómo mejorar su dieta.
  • Sobrepeso u obesidad: Mover demasiado peso supone un esfuerzo adicional para su corazón y su sistema circulatorio y puede causar graves problemas de salud. También aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión arterial. Obtenga más información sobre cómo controlar su peso.
  • Beber demasiado alcohol: El uso excesivo y regular de alcohol puede causar muchos problemas de salud, como insuficiencia cardíaca, derrame cerebral y latido cardíaco irregular (arritmia). Puede hacer que la presión arterial se eleve drásticamente y también puede aumentar el riesgo de cáncer, obesidad, alcoholismo, suicidio y accidentes. Obtenga más información sobre el alcohol, la hipertensión arterial y la importancia de la moderación.
  • Apnea del sueño: La apnea obstructiva del sueño puede aumentar el riesgo de desarrollar HTA y es común en personas con hipertensión resistente.
  • Colesterol alto: Más de la mitad de las personas con HTA también tienen el colesterol alto.
  • Diabetes: La mayoría de las personas con diabetes también desarrollan HTA.
  • Consumo de alcohol y tabaco: El consumo de tabaco puede provocar un aumento temporal de la presión arterial y contribuir al daño de las arterias. El tabaquismo pasivo, que es la exposición al humo de otras personas, también eleva el riesgo de cardiopatía, incluso para los no fumadores. Obtenga más información acerca de dejar de fumar.
  • Estrés: El estrés no es necesariamente malo por sí mismo. Sin embargo, el exceso de estrés puede contribuir a aumentar la presión arterial. Además, demasiado estrés puede fomentar comportamientos que aumentan la presión arterial, como una dieta deficiente, inactividad física y el consumo de tabaco o alcohol de forma más habitual. La situación socioeconómica y el estrés psicosocial pueden afectar al acceso a las necesidades básicas de vida, la medicación, los profesionales de la salud y la capacidad de adoptar cambios saludables en el estilo de vida. Obtenga más información sobre cómo gestionar su estrés.

Cuando las situaciones clínicas preexistentes provocan la hipertensión arterial

Hay un reducido número de casos de hipertensión arterial que son hipertensión secundaria, es decir, la hipertensión arterial provocada por otra situación clínica previa. Entre los ejemplos se incluyen la hipertensión gestacional (HTG), algunos problemas cardíacos y trastornos renales. En la mayoría de los casos, cuando la enfermedad que provoca la hipertensión arterial se resuelve, la presión arterial del paciente también se normaliza. La mayoría de las referencias de esta página y de todo el sitio son a la hipertensión primaria, que es la hipertensión arterial que no tiene una causa identificable. Mucha gente con hipertensión arterial tiene hipertensión primaria.

Mujer usando su computadora portátil en el sofá con su perro

Revise. Cambie. Controle.
Calculadora

¿Cuál es su riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral?