Enfermedad de Kawasaki

médico sujetando el pie de un bebé

La enfermedad de Kawasaki, también conocida como síndrome de Kawasaki o síndrome mucocutáneo linfonodular, afecta a los niños y produce varios síntomas:

  • fiebre
  • erupción
  • hinchazón de pies y manos
  • irritación y enrojecimiento del blanco de los ojos
  • ganglios linfáticos hinchados en el cuello
  • irritación e inflamación de la boca, los labios y la garganta

Los efectos de la enfermedad de Kawasaki no suelen ser graves. La fase aguda de la enfermedad suele durar entre 10 y 14 días o más. La mayoría de los niños se recuperan por completo. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad de Kawasaki puede dar lugar a complicaciones cardíacas a largo plazo.

La enfermedad recibe su nombre del Dr. Tomisaku Kawasaki, un pediatra japonés. Es probable que la enfermedad haya existido desde hace mucho tiempo, pero no se reconoció como un síndrome independiente hasta 1967.

Causa

Se desconocen las causas de la enfermedad de Kawasaki. No parece ser hereditaria ni contagiosa. Debido a que la enfermedad se produce con frecuencia en brotes dentro de una población, es probable que se deba a un agente infeccioso (como un virus).

A veces, más de un niño de una familia puede desarrollar la enfermedad de Kawasaki, lo que puede indicar una predisposición genética para el síndrome.

Incidencia

La incidencia de la enfermedad de Kawasaki es más elevada en Japón que en cualquier otro país, aunque se han registrado casos en todo el mundo.

En Estados Unidos, la enfermedad es más frecuente entre los niños de origen asiático, pero puede darse en cualquier grupo racial o étnico. Es la causa más común de enfermedades cardíacas adquiridas en niños de este país.

En los últimos años, la enfermedad de Kawasaki ha tendido a aparecer en brotes localizados, la mayoría de las veces en invierno o a principios de primavera.

La enfermedad de Kawasaki afecta casi siempre a los niños. La mayoría de los pacientes tienen menos de 5 años y la edad promedio de los niños afectados por el síndrome es de 2 años, aproximadamente. Los niños desarrollan la enfermedad casi el doble que las niñas.

Consecuencias para la salud cardíaca

El corazón puede verse afectado en uno de cada cuatro niños con enfermedad de Kawasaki.

A veces se producen daños en los vasos sanguíneos que suministran al músculo cardíaco (las arterias coronarias) y en el propio músculo cardíaco. El debilitamiento de una arteria coronaria puede provocar un aumento o una inflamación de la pared del vaso sanguíneo (un aneurisma).

Los niños menores de 1 año suelen ser los más enfermos y presentan un mayor riesgo de complicaciones cardíacas.

Más información: