Medicamentos para la fibrilación auricular

Comprenda los medicamentos y por qué son útiles. Los medicamentos pueden ser un compromiso con la vida y la salud.

Para la mayoría de los pacientes, los medicamentos son el tratamiento más útil. Sin embargo, muchos estudios demuestran que los pacientes suelen dejar de tomarlos por los efectos secundarios o por su propia creencia de que ya no los necesitan. Interrumpir los medicamentos puede ser muy peligroso.

Mujer consultando a doctora

Si le han prescrito medicamentos para el corazón, tomar el tratamiento y hacer un seguimiento es una de las mejores cosas que puede hacer por su salud.

Escuche al Dr. Clyde Yancy(el vínculo se abre en una ventana nueva) para enterarse de más sobre el tema.

Informe a su médico de otros fármacos y suplementos que esté tomando, incluidos medicamentos sin receta y vitaminas.

Descargue nuestro registro de medicamentos imprimible (PDF) para realizar un seguimiento de sus medicamentos. También disponible en español (PDF).

Medicamentos para la fibrilación auricular (FA o FibA)

A menudo, se recetan medicamentos para prevenir y tratar los coágulos que pueden provocar un derrame cerebral. Se pueden prescribir fármacos adicionales para controlar el ritmo y la frecuencia cardíaca del paciente con FibA. Estos medicamentos también pueden utilizarse en combinación con otros tratamientos. El ritmo cardíaco puede ser más difícil de controlar. Cuanto más tarde en tratar la fibrilación auricular, menos serán las probabilidades de restablecer el ritmo normal.

Las opciones de medicamentos pueden incluir *anticoagulantes, medicamentos para controlar la frecuencia y para controlar el ritmo. Las listas que aparecen aquí no pretenden ser exhaustivas, por lo que la animamos a visitar nuestra página a menudo para mantenerse informada sobre las opciones de medicamentos para la FibA más recientes.

Prevención de los coágulos con medicamentos (antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes)

Los fármacos como los anticoagulantes se administran a los pacientes para evitar la formación de coágulos o para tratar un coágulo existente. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Warfarina
  • Otros anticoagulantes aprobados por la FDA de Estados Unidos como dabigatrán, rivaroxabán, apixaban y edoxabán (anticoagulantes por vía oral de acción directa o DOAC)
  • Aspirina (en casos menos frecuentes)

Descripción general de los efectos secundarios

Los antiagregantes plaquetarios (aspirina) pueden aumentar el riesgo de hemorragia. Aunque la aspirina se puede adquirir sin receta, es importante que no tome más de la dosis prescrita por su médico. Informe a su profesional de la salud si experimenta cualquiera de los síntomas que se indican a continuación.

Los anticoagulantes aumentan el riesgo de hemorragia. Si se está tomando warfarina, es necesario realizar análisis de sangre mensuales para controlar y lograr la dosis óptima. Lea nuestra guía del paciente para tomar warfarina.

Los nuevos anticoagulantes por vía oral de acción directa (DOAC, del inglés direct-acting oral anticoagulants), como dabigatrán, rivaroxabán, apixaban y edoxabán, no requieren un análisis de sangre mensual, pero debe preocuparse de tomarlos como le han indicado a fin de obtener el máximo beneficio para la prevención de los derrames cerebrales. Descargue la hoja: What are Direct-Acting Oral Anticoagulants (DOACs)? (PDF)

Precauciones importantes de los tratamientos con medicamentos anticoagulantes

  • Llame inmediatamente a su profesional de la salud si tiene una hemorragia o hematoma inusual.
  • Si se olvida de tomar la dosis diaria de anticoagulante, ¡no tome una dosis adicional para recuperarla! Siga las instrucciones del profesional de la salud sobre qué hacer si olvida una dosis.

Consulte siempre a su profesional de la salud sobre el cambio de un anticoagulante a otro (incluido el cambio a una versión genérica). Incluso las pequeñas variaciones en la cantidad de la dosis de un medicamento pueden causar problemas.

  • Indique siempre a su médico, dentista o farmacéutico que está tomando este tipo de medicamentos. Esto es especialmente importante antes de empezar a tomar un nuevo medicamento o de someterse a un procedimiento en el que se pueda producir una hemorragia.
  • Si está tomando warfarina, comente cualquier medicamento nuevo con sus profesionales de la salud. Muchos fármacos pueden cambiar los efectos de estos principios activos en el organismo. Incluso las vitaminas (y algunos alimentos) podrían cambiar el efecto.

También es aconsejable que tenga especial cuidado con los deportes de contacto o cualquier otra situación que podría implicar un riesgo innecesario de traumatismo. Estas son algunas cosas que debe vigilar o comunicar a su médico:

  • Si tiene un accidente de cualquier tipo.
  • Si suele tener hematomas o ampollas de sangre.
  • Si se siente mal, débil, mareada o se desmaya.
  • Si cree que está embarazada.
  • Si nota que la orina o las heces son de color rojo, marrón oscuro o negro.
  • Si sangra más durante la menstruación.
  • Si le sangran las encías.
  • Si presenta dolor de cabeza intenso o de estómago que no desaparecen.

Medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca

  • Betabloqueantes. Estos fármacos se utilizan para ralentizar la frecuencia cardíaca. La mayoría de las personas pueden funcionar y se sienten mejor si la frecuencia cardíaca está controlada. Lea más sobre los betabloqueantes.
    • Algunos ejemplos son los siguientes:
      • Atenolol
      • Bisoprolol
      • Carvedilol
      • Metoprolol
      • Nadolol
      • Propranolol
      • Timolol
  • Antagonistas del calcio. Estos medicamentos tienen varios efectos en el corazón. Se utilizan para ralentizar la frecuencia cardíaca en pacientes con FibA y para reducir la intensidad de la contracción de las células musculares.
    • Algunos ejemplos son los siguientes:
      • Diltiazem
      • Verapamilo
  • Digoxina. Este medicamento ralentiza la velocidad a la que las corrientes eléctricas se desplazan de las aurículas a los ventrículos.

Medicamentos para controlar el ritmo cardíaco

Una vez que la frecuencia cardíaca está bajo control, la siguiente consideración suele ser tratar el ritmo cardíaco anormal con medicamentos para restablecer el ritmo cardíaco a normal (también conocido como cardioversión farmacológica o química). Pueden producirse efectos secundarios importantes y probablemente su profesional de la salud quiera controlar el progreso de cerca.

  • Los bloqueantes de los canales de sodio son beneficiosos para el ritmo cardíaco porque ralentizan la capacidad del corazón para conducir la electricidad.
    • Algunos ejemplos son los siguientes:
      • Flecainida (Tambocor®)
      • Propafenona (Rythmol®)
      • Quinidina (Varios)
  • Los bloqueantes de los canales de potasio son beneficiosos para el ritmo cardíaco porque ralentizan las señales eléctricas que causan la FibA.
    • Algunos ejemplos son los siguientes:
      • Amiodarona (Cordarone® o Pacerone®)
      • Sotalol (Betapace®)
      • Dofetilida

Las opciones de tratamiento para la FA también incluyen procedimientos no quirúrgicos y quirúrgicos. Deberá consultar con su profesional de la salud cuáles son las mejores opciones para usted.


(*Algunos medicamentos se denominan habitualmente anticoagulantes porque pueden ayudar a reducir la formación de coágulos de sangre. Existen tres tipos principales de anticoagulantes que los pacientes suelen tomar: anticoagulantes como warfarina o heparina, antiagregantes plaquetarios como la aspirina y fibrinolíticos como el activador tisular del plasminógeno (tPA). Cada tipo de medicamento tiene una función específica para impedir la formación de coágulos de sangre o de obstrucción de vasos sanguíneos, ataque al corazón o derrame cerebral).