Procedimientos no quirúrgicos para la fibrilación auricular (FibA o FA)

Cardioversión eléctrica: restablecer el ritmo

La cardioversión eléctrica es un procedimiento en el que el paciente recibe una descarga eléctrica en la parte exterior del tórax (con anestesia suave) a través de unas palas o parches. La descarga se puede usar para “restablecer” el corazón al ritmo normal. El procedimiento es similar a la desfibrilación, pero se utilizan niveles de electricidad mucho más bajos.

La decisión de utilizar la cardioversión eléctrica

Su médico puede recomendar una ecocardiografía transesofágica (ETE) como primer paso. La ETE consiste en que el paciente traga un pequeño dispositivo de ultrasonido que permite al equipo médico ver el interior de sus aurículas para detectar coágulos de sangre.

Si ya hay coágulos en las aurículas, necesitará protección para no aumentar el riesgo de derrame cerebral. Por este motivo, el profesional de la salud puede recomendar que tome un *anticoagulante antes de someterse a un procedimiento de cardioversión eléctrica. A menudo, la cardioversión eléctrica restablece el ritmo cardíaco regular correctamente, pero en algunos pacientes la fibrilación auricular puede volver a aparecer. En muchos casos, es necesario tomar medicamentos antiarrítmicos de forma indefinida para mantener el ritmo y la frecuencia cardíacas en un intervalo adecuado.

Ablación por radiofrecuencia o ablación con catéter

La ablación se realiza para tratar arritmias cardíacas cuando los medicamentos a largo plazo o la cardioversión eléctrica no son la mejor opción o no han sido eficaces. Antes de la ablación quirúrgica, se realiza un mapeo eléctrico del corazón. Se utiliza un catéter sensible a la electricidad para mapear el músculo cardíaco y el origen de la actividad eléctrica “adicional” del corazón. El mapeo indica al médico qué áreas del corazón están generando las señales eléctricas problemáticas que interfieren en el ritmo cardíaco normal.

¿Cómo se realiza una ablación?

Se inserta un catéter en los vasos sanguíneos del paciente (tubo delgado y flexible) y se guía lentamente hasta el corazón. Con cuidado, el médico destruye el tejido disfuncional con la energía (radiofrecuencia, láser o crioterapia) que administra con el catéter a fin de que se cicatricen las zonas que están causando problemas. Las áreas cicatriciales ya no enviarán señales anómalas. Si el procedimiento es correcto, el corazón vuelve al ritmo normal. Sin embargo, en algunos casos, la fibrilación auricular podría reaparecer. En algunas ocasiones, puede ser necesario repetir el procedimiento de ablación varias veces. Este procedimiento mínimamente invasivo generalmente tiene un corto período de recuperación. Generalmente, a los pacientes se les administra un ciclo breve de fármacos antiarrítmicos hasta que el procedimiento surta efecto.

Entre los tipos más comunes de ablación para tratar la FA se incluyen los siguientes:

  • Aislamiento de las venas pulmonares (ablación para AVP). En algunos pacientes con FA, la fibrilación se produce debido a corrientes eléctricas adicionales en las venas pulmonares. Durante este procedimiento, se utiliza la punta del catéter para destruir el tejido que envía la corriente adicional y, en la mayoría de los casos, se restablece el ritmo cardíaco normal.
  • Ablación del nodo AV con marcapasos. En otros pacientes con FA, el desencadenante de la FA se produce en el nodo AV (el lugar donde las señales eléctricas pasan de las aurículas a los ventrículos). El catéter se coloca cerca del nodo AV y se destruye una pequeña área de tejido. A continuación, se implanta un marcapasos para restablecer y mantener el ritmo normal del corazón.

Hojas de información del paciente descargables:
What is echocardiography? (PDF)
What are electrophysiologic tests? (PDF)


(*Algunos medicamentos se denominan habitualmente anticoagulantes porque pueden ayudar a reducir la formación de coágulos de sangre. Existen tres tipos principales de anticoagulantes que los pacientes suelen tomar: anticoagulantes como warfarina o heparina, antiagregantes plaquetarios como la aspirina y fibrinolíticos como el activador tisular del plasminógeno (tPA). Cada tipo de medicamento tiene una función específica para impedir la formación de coágulos de sangre o de obstrucción de vasos sanguíneos, ataque al corazón o derrame cerebral).