Síntomas y diagnóstico de la coagulación excesiva (hipercoagulación)

Muchos factores pueden dar lugar al exceso de coagulación, lo que provoca un flujo sanguíneo limitado o bloqueado y puede ser potencialmente mortal. Los signos y síntomas de la coagulación excesiva dependen de dónde se forman los coágulos.

  • Un coágulo en el corazón o los pulmones podría incluir síntomas como dolor torácico, respiración entrecortada y molestias en la parte superior del cuerpo, en los brazos, la espalda, el cuello o la mandíbula, lo que sugiere un ataque al corazón o una embolia pulmonar (EP).
  • Un coágulo en el cerebro podría provocar dolores de cabeza, cambios en el habla, parálisis (incapacidad para moverse), mareos y problemas para hablar o entender el habla, lo que sugiere un posible derrame cerebral.
  • Un coágulo en las venas profundas de la pierna puede originar síntomas como dolor, enrojecimiento, calor e hinchazón en la parte inferior de la pierna, y podría sugerir trombosis venosa profunda (TVP) o enfermedad arterial periférica (EAP).  Si tiene signos o síntomas de un ataque cardíaco, EP o accidente cerebrovascular, llame inmediatamente al teléfono de emergencias. Si tiene signos o síntomas de TVP, llame a su médico inmediatamente. La causa del coágulo debe localizarse y tratarse lo antes posible.

Diagnóstico

Si el profesional de la salud piensa que tiene coagulación excesiva, buscará la causa del problema mediante una exploración física.

También revisará la historia clínica y los antecedentes familiares en caso de que tenga un familiar que haya tenido lo siguiente:

  • Familiares con coagulación anormal o excesiva
  • Antecedentes personales de repetición de coágulos antes de los 40 años
  • Coágulos durante el embarazo o durante el tratamiento con píldoras anticonceptivas
  • Abortos espontáneos sin explicación
  • Antecedentes de coágulos excesivos o inusuales (como en las venas del hígado o los riñones)

También se harán análisis de sangre. Las pruebas de sangre iniciales incluirán un recuento completo de sangre y un recuento plaquetario. Estas pruebas miden el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre. En esta situación, el médico querrá conocer el número de plaquetas en la sangre. Las plaquetas son fragmentos de glóbulos que se unen para formar coágulos.

Si necesita más información, el médico puede optar por realizar análisis de sangre adicionales.