Conceptos erróneos comunes sobre el colesterol

¿Qué es el colesterol?

Conozca los datos sobre el colesterol

¿Cuánto sabe sobre el colesterol? A continuación, se muestran algunos conceptos erróneos comunes y la realidad que se esconde tras ellos.

Concepto erróneo: El colesterol no es un problema para los niños

El colesterol alto se puede heredar. Esto se conoce como hipercolesterolemia familiar.

Los niños que padecen este trastorno genético presentan un riesgo muy elevado de padecer cardiopatías. Este problema está infradiagnosticado y tratado de forma insuficiente en todo el mundo. Una vez que se identifica, los niños con esta enfermedad pueden necesitar un tratamiento agresivo con medicamentos.

Las pruebas de colesterol se deben realizar a niños y adolescentes con riesgo elevado. Esto incluye a niños en las siguientes situaciones:

  • Cuyo progenitor o abuelo tenga indicios de aterosclerosis coronaria, enfermedad vascular periférica o enfermedad cerebrovascular.
  • Cuyo progenitor o abuelo se haya sometido a un procedimiento de arteria coronaria.
  • Cuyo progenitor o abuelo haya sufrido un ataque al corazón o una muerte súbita cardíaca antes de los 55 años.
  • Cuyo progenitor tenga antecedentes de niveles elevados de colesterol total (240 mg/dl o más).

Independientemente de su riesgo, una dieta y un estilo de vida saludables son beneficiosos para todos los niños. Definir hábitos de alimentación saludable y actividad física a edades tempranas puede reducir el riesgo de problemas cardiovasculares con el tiempo.

Hay evidencias clínicas convincentes que demuestran que el proceso aterosclerótico (acumulación de placa en las arterias) comienza en la infancia y avanza lentamente hasta la edad adulta. Posteriormente, suele provocar una enfermedad coronaria, la principal causa de muerte en Estados Unidos.

Para reducir el riesgo de su hijo, es importante:

  • Alejarlo del tabaquismo.
  • Fomentar el ejercicio aeróbico regular.
  • Identificar y tratar la hipertensión arterial.
  • Ayudar a su hijo a mantener un peso saludable.
  • Diagnosticar y tratar la diabetes.
  • Llevar una dieta sana.

Se debe animar a los niños de dos años o más a llevar una dieta rica en frutas, verduras, pescado, cereales integrales y bajo contenido en sodio, con pocos alimentos y bebidas de alto contenido en azúcar.

Concepto erróneo: No es necesario comprobar el nivel de colesterol hasta la mediana edad

La American Heart Association recomienda que todos los adultos de 20 años o más comprueben sus niveles de colesterol y otros factores de riesgo cada 4 a 6 años. Colabore con su médico para determinar el riesgo de enfermedad cardiovascular y derrame cerebral.

Concepto erróneo: Las personas delgadas no tienen colesterol alto

Las personas con sobrepeso tienen más probabilidades de tener el colesterol alto, pero la gente delgada también puede verse afectada. Cualquier persona, con cualquier tipo de cuerpo, puede tener el colesterol alto.

A menudo, las personas que no ganan peso son menos conscientes de la cantidad de grasas saturadas y trans que consumen. Nadie puede “comer lo que quiera” y mantenerse sano.

Compruebe regularmente sus niveles de colesterol, independientemente de su peso, actividad física y dieta.

Obtenga más información sobre cómo mejorar sus niveles de colesterol.

Concepto erróneo: Solo los hombres deben preocuparse por el colesterol

Tanto hombres como mujeres suelen ver mayores niveles de triglicéridos y colesterol a medida que envejecen. El aumento de peso también contribuye a niveles más altos.

Sin embargo, es cierto que las mujeres premenopáusicas pueden tener cierta protección frente a un nivel elevado del colesterol LDL (malo) en comparación con los hombres. Esto se debe a que el estrógeno, la hormona femenina, es más alta durante la etapa fértil y tiende a aumentar los niveles de colesterol HDL (bueno). Esto puede ayudar a explicar por qué las mujeres premenopáusicas suelen estar protegidas de desarrollar cardiopatías.

Por otro lado, las mujeres posmenopáusicas pueden notar que, a pesar de llevar una dieta sana para el corazón y realizar actividad física regular, el colesterol sigue aumentando. Por este motivo, las mujeres que se acercan a la menopausia deben comprobar sus niveles de colesterol y hablar con su médico sobre sus factores de riesgo y opciones de tratamiento.

Antes, se creía que la terapia de sustitución hormonal (TSH) podía reducir el riesgo de cardiopatía y derrame cerebral de las mujeres. Sin embargo, en estudios recientes, se ha demostrado que la TSH no reduce el riesgo de cardiopatía y derrame cerebral en mujeres posmenopáusicas. La American Heart Association no aprueba la TSH como medio para reducir los riesgos cardiovasculares.

Concepto erróneo: Debe esperar a que su médico se preocupe de su colesterol

Su salud es su responsabilidad.

A partir de los 20 años, pida a su médico que compruebe su colesterol, evalúe sus factores de riesgo y calcule su riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. 

Una vez que conozca su riesgo, puede tomar medidas para reducirlo. Su médico puede recomendar cambios en la dieta y el estilo de vida, y posiblemente también medicamentos. Siga todas las instrucciones de su médico y vuelva a revisar su colesterol y otros factores de riesgo cada cuatro o seis años.

Questions to ask your doctor about cholesterol (PDF).

Concepto erróneo: La dieta y la actividad física determinan el nivel de colesterol

La dieta y la actividad física afectan a los niveles generales de colesterolemia, pero hay otros factores que también influyen en sus niveles.

El sobrepeso o la obesidad tienden a aumentar el colesterol malo (LDL) y a reducir el colesterol bueno (HDL). El envejecimiento también aumenta el colesterol LDL. Para algunos, el factor hereditario también es importante.

Con todo eso en cuenta, una dieta sana para el corazón y una actividad física regular son importantes para todos a la hora de mantener la salud cardiovascular.

Comprender las fuentes de colesterol.

Concepto erróneo: Con los medicamentos, no es necesario realizar cambios en el estilo de vida

Los medicamentos pueden ayudar a controlar los niveles de colesterol, pero realizar cambios en la dieta y el estilo de vida es la mejor forma de disminuir el riesgo de cardiopatía y derrame cerebral. Para reducir el colesterol, siga una dieta sana para el corazón y practique 40 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a fuerte, de tres a cuatro veces a la semana.

También es muy importante que tome la medicación exactamente como lo ha indicado su médico.

Obtenga más información sobre los medicamentos para el colesterol.

Concepto erróneo: Si en la etiqueta de información nutricional no aparece el colesterol, ese alimento es “sano para el corazón”

La etiqueta con la información nutricional de un alimento puede ser útil para elegir alimentos saludables para el corazón, si sabe lo que debe buscar.

Muchos alimentos comercializados como “colesterol bajo” tienen altos niveles de grasas saturadas o trans, que aumentan la colesterolemia. Incluso los alimentos que se etiquetan como “bajos en grasas” pueden tener un contenido sorprendentemente alto en grasas.

Busque la cantidad de grasas saturadas, grasas trans y calorías totales que hay en una ración. (Incluso compruebe el tamaño de una ración, que puede ser más pequeña que lo que espera). Los ingredientes se indican en orden descendente de uso, por lo que debe elegir productos en los que las grasas y los aceites aparezcan al final de la lista de ingredientes.

Obtenga más información sobre las grasas.

Concepto erróneo: El uso de margarina en lugar de mantequilla ayuda a reducir el colesterol

Es verdad: La mantequilla tiene una gran cantidad de grasas saturadas y algunas grasas trans. Esto aumenta el colesterol LDL (malo) y contribuye a la aterosclerosis. Sin embargo, muchas margarinas duras tienen una gran cantidad de grasas trans y grasas saturadas. Esto también es perjudicial.

La opción más saludable es una margarina líquida o una margarina suave en tarrina. Están hechas con aceites vegetales. Tienen menos grasas parcialmente hidrogenadas y grasas saturadas que las pastas sólidas, como la margarina y la mantequilla. Busque margarinas con el texto “0 g de grasas trans” en la etiqueta de información nutricional.

Cambiar de mantequilla a margarina suave es un buen paso. Pero, por sí solo, es probable que no reduzca el colesterol a niveles saludables.

Obtenga más información sobre cómo seguir una dieta saludable para el corazón.

Mujer usando su computadora portátil en el sofá con su perro

Revise. Cambie. Controle.
Calculadora

¿Cuál es su riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral?