Prevención y tratamiento del colesterol alto (hiperlipidemia)

active family outdoors

Conozca sus objetivos. Y qué hacer al respecto.

En lo relacionado con el colesterol, hay dos términos que merece la pena conocer. La hiperlipidemia significa que la sangre contiene demasiados lípidos (grasas), como el colesterol y los triglicéridos. Un tipo de hiperlipidemia, la hipercolesterolemia, significa que hay demasiado colesterol LDL (malo) en la sangre. Esta condición aumenta los depósitos grasos en las arterias y el riesgo de bloqueos.

¿Hay alguna otra forma en la que los niveles de colesterol pueden estar descompensados? Los niveles de colesterol HDL (bueno) pueden ser demasiado bajos. Con menos colesterol HDL para eliminar el colesterol LDL de las arterias, aumenta el riesgo de placas ateroscleróticas y bloqueos.

Si se le diagnosticó hiperlipidemia, su estado de salud general y los riesgos conocidos (como el tabaquismo o la hipertensión arterial) servirán de guía para su tratamiento. Estos factores se pueden combinar con altos niveles de colesterol LDL o bajos niveles de colesterol HDL y afectar su salud cardiovascular. Su médico puede usar la puntuación de las tablas de riesgo de enfermedad coronaria a 10 años de Framingham (cálculos de los National Institutes of Health) para evaluar el riesgo de evento coronario en los próximos 10 años.

La buena noticia es que el colesterol alto puede reducirse, lo que a su vez reduce el riesgo de cardiopatía y derrame cerebral. Si es un adulto de 20 años o más, hágase una prueba de colesterol y colabore con su médico para ajustar los niveles de colesterol según sea necesario.

A menudo, los cambios de conducta resultarán muy útiles para mantener los niveles adecuados. (Si los cambios de estilo de vida no mejoran por sí solos los niveles de colesterol, es posible que le receten algún medicamento). Entre los posibles cambios de estilo de vida están los siguientes:

Llevar una dieta saludable para el corazón

Desde un punto de vista dietético, la mejor forma de reducir el colesterol es disminuyendo la ingesta de grasas saturadas y grasas trans. La American Heart Association recomienda limitar las grasas saturadas al 5 o 6% de las calorías diarias y minimizar la cantidad de grasas trans que ingiere.

La reducción de estas grasas implica la limitación de la ingesta de carne roja y productos lácteos elaborados con leche entera. (Elegir leche desnatada o productos lácteos bajos en grasa o sin grasa). También implica la limitación en la ingesta de alimentos fritos y cocinar con aceites saludables, como el aceite vegetal.

Una dieta saludable para el corazón es rica en frutas, verduras, cereales integrales, carne de ave, pescado y frutos secos, a la vez que contiene pocos alimentos y bebidas azucarados. Comer de este modo también puede contribuir a un beneficioso aumento de la ingesta de fibra. Una dieta rica en fibra puede ayudar a reducir los niveles de colesterol hasta en un diez por ciento.

Muchas dietas encajan en esta descripción general. Por ejemplo, el plan de alimentación DASH (siglas en inglés para "Enfoques dietéticos para detener la hipertensión") promovido por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI), así como otras dietas sugeridas por el Departamento de Agricultura de los EE. UU. y la American Heart Association son todos enfoques saludables para el corazón. Estas dietas se pueden adaptar en función de sus preferencias alimenticias y culturales.

Para comer de una forma más inteligente, puede que sea necesario prestar más atención a las etiquetas de los alimentos. Como punto de partida:

Aumentar la actividad física

Un estilo de vida sedentario reduce los niveles de colesterol HDL (bueno). Esto significa que hay menos colesterol bueno para eliminar el colesterol malo de las arterias.

La actividad física es importante. Con solo 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a la semana es suficiente para reducir tanto el colesterol como la hipertensión arterial. Y hay muchas opciones: caminar a paso ligero, nadar, montar en bicicleta o incluso una clase de baile.

Obtenga más información sobre cómo mantenerse activa.

Dejar de fumar

El consumo de tabaco reduce el colesterol HDL (bueno).

Cuando una persona con niveles de colesterol no saludables también fuma, el riesgo de enfermedad coronaria aumenta más de lo que lo haría de cualquier otra manera. Fumar agrava el riesgo que suponen otros factores de riesgo para las cardiopatías, como por ejemplo la hipertensión arterial y la diabetes.

Al dejar de fumar, los niveles de colesterol de los fumadores pueden disminuir, lo que contribuye a la protección de las arterias. Los no fumadores deberían evitar la exposición al humo del tabaco.

Obtenga más información acerca de dejar de fumar.

Perder peso

El sobrepeso o la obesidad suelen incrementar el nivel de colesterol LDL (malo) y reducir el nivel de colesterol HDL (bueno).

Perder el exceso de peso puede hacer que los niveles de colesterol mejoren. Una pérdida de peso de tan solo el diez por ciento puede ayudar a mejorar el colesterol alto.

Obtenga más información acerca de cómo perder peso.

Cómo tratar el colesterol alto

Hombre mayor haciendo senderismo en una colina

Dar el
primer paso

Conocer sus datos de presión arterial es clave para una vida más larga y saludable.

Mi guía de colesterol

Mi guía de colesterol

¿Tiene alguna pregunta sobre el colesterol? Tenemos las respuestas. Nuestra guía GRATUITA sobre el colesterol lo ayudará a comprender y controlar su colesterol, para que pueda tomar medidas y vivir de forma saludable.