Insuficiencia cardíaca avanzada

family sitting on couch

Para la insuficiencia cardíaca avanzada también hay opciones de tratamiento

Cuando la insuficiencia cardíaca progresa a una etapa avanzada, deben tomarse decisiones difíciles. ¿Quiero recibir un tratamiento agresivo? ¿La calidad de vida es más importante que vivir el mayor tiempo posible? ¿Qué opino sobre la reanimación?

Para los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada y sus médicos, tomar buenas decisiones requiere trabajo en equipo. A través de la toma de decisiones compartida, los médicos y los pacientes consideran tanto las opciones como las preferencias del paciente antes de iniciar un tratamiento.

¿Qué es la insuficiencia cardíaca avanzada?

De los más de 6 millones de estadounidenses que viven con insuficiencia cardíaca, aproximadamente el 10% tiene una insuficiencia cardíaca avanzada. En resumen, esto significa que las terapias cardíacas convencionales y las estrategias de tratamiento de los síntomas han dejado de funcionar. Alguien con insuficiencia cardíaca avanzada tiene la respiración entrecortada y otros síntomas, incluso en reposo.

En el sistema de estadificación de A a D de la American Heart Association y el American College of Cardiology, la insuficiencia cardíaca avanzada es la fase D. Otro sistema de clasificación desarrollado por la New York Heart Association califica la gravedad de los síntomas en una escala del 1 al 4. El número de gravedad de los síntomas puede fluctuar, incluso en un solo día, en función de cómo se sienta.

En las primeras etapas, la medicación y un estilo de vida saludable pueden ayudar a controlar la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza y el corazón se debilita, el tratamiento se vuelve más complejo. En ese momento es necesario tener conversaciones difíciles, pero importantes, con su familia y su médico sobre el cuidado que desea recibir.

¿Qué es la toma de decisiones compartida?

Cuando la insuficiencia cardíaca progresa a una etapa avanzada, sigue habiendo muchas opciones de tratamiento. Las decisiones, que varían desde “hacer todo lo posible” hasta “procurar comodidad”, no son fáciles. Por eso, la American Heart Association publicó recomendaciones que sirven de guía para la toma de decisiones en caso de insuficiencia cardíaca avanzada.

¿El objetivo? Una colaboración entre usted y su médico en la que se analizan sinceramente las opciones médicas y se toman las decisiones en función de lo que desea. La toma de decisiones compartida significa que no tiene que tomar decisiones usted solo.

Las conversaciones entre médico y paciente acerca de las opciones de tratamiento, sus riesgos y beneficios, así como las futuras situaciones hipotéticas, deberían tener lugar de forma temprana y frecuente, según los expertos que ayudaron a elaborar las recomendaciones de la AHA. Este diálogo inicial significa que no estará desprevenido cuando se produzca una situación médica importante que requiera tomar decisiones difíciles.

El médico proporciona datos médicos y cifras, mientras que usted plantea sus objetivos y preferencias personales. Juntos, y a menudo con aportaciones de familiares y amigos, usted y su médico elaboran un plan de cuidados.

Para guiar la toma de decisiones compartida, la American Heart Association recomienda:

  • Una revisión anual de la insuficiencia cardíaca para analizar su estado, los objetivos actuales del tratamiento y sus preferencias para el tratamiento de posibles emergencias, como insuficiencia renal o paro cardíaco súbito.
  • Conversaciones “cruciales” para volver a evaluar los objetivos del tratamiento tras un episodio importante, como una descarga de desfibrilación, una hospitalización o una pérdida funcional importante.
  • Conversaciones honestas y exhaustivas sobre los principales efectos secundarios del tratamiento, la calidad de vida, la pérdida de independencia, el impacto del empeoramiento de los síntomas y el aumento del compromiso por parte de los cuidadores y los familiares.
  • Consideración de los cuidados paliativos, que se ofrecen junto con el tratamiento médico, para ayudar a tratar los síntomas y ayudarlo a usted y a su familia a tomar decisiones difíciles. Desarrollo de un plan de cuidados para el final de la vida que garantice el cumplimiento de sus necesidades y deseos.

Vivir con una insuficiencia cardíaca avanzada es difícil y las decisiones médicas pueden ser complicadas. Gracias a la toma de decisiones compartida, puede evitar tomar decisiones precipitadas y, en su lugar, dedicar tiempo a averiguar qué es lo mejor para usted.