Cómo administrar los medicamentos para la hipertensión arterial

puñado de píldoras

Cuando su médico le prescribe medicamentos para la presión arterial

Como parte de una solución diseñada para adaptarse a sus necesidades, su médico puede determinar que necesita medicamentos con receta además de cambios en el estilo de vida para controlar su hipertensión arterial (HTA o hipertensión).

Consulte a su médico o farmacéutico si tiene alguna duda

Aunque puede que tenga miedo y preocupaciones, las consecuencias a largo plazo para su salud de una hipertensión arterial no controlada suelen ser peores que los efectos secundarios de la medicación. Si tiene alguna duda, consulte a su médico o farmacéutico. Todos los implicados tienen la misma prioridad, pero su salud es lo primero.

Hágalo bien

El tratamiento de la hipertensión arterial requiere tiempo, paciencia y atención tanto por su parte como de su médico. Lo importante es que se comunique con su médico y que siga su tratamiento.

  • No insista en que el médico prescriba determinados fármacos. Puede experimentar graves efectos secundarios si toma un fármaco que no es adecuado para usted. Hable siempre con su médico de cualquier elección de medicación y trabajen en equipo para controlar la presión arterial.
  • Tome medicamentos para la hipertensión arterial, exactamente como se le han prescrito, durante el tiempo que sea necesario. No se quede sin píldoras ni un solo día. Tomar una píldora cada dos días o dividir las píldoras por la mitad para que duren más tiempo es, en realidad, reducir la dosis y puede ser peligroso. La presión arterial puede aumentar hasta niveles peligrosos, lo que supone un riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral y desarrollar una insuficiencia cardíaca o una insuficiencia renal.
  • Puede que necesite más de una prescripción. Dado que los diferentes fármacos hacen cosas diferentes en el cuerpo, puede que necesite más de una medicación para controlar correctamente la presión arterial.
  • Si en estos momentos no puede costear la medicación, hable con el médico o el farmacéutico. Puede haber soluciones como programas de asistencia u opciones genéricas de su medicación.
  • Informe a todos los profesionales de la salud sobre todos los medicamentos sin receta y con receta que está tomando. Algunos fármacos y suplementos pueden aumentar la presión arterial o interferir en la eficacia de los medicamentos para la hipertensión arterial. Estos fármacos pueden incluir: esteroides, fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), descongestivos nasales y otros remedios para el resfrío, píldoras dietéticas, ciclosporina, eritropoyetina, antidepresivos tricíclicos e inhibidores de la monoaminoxidasa.
  • Tenga paciencia si necesita tiempo para encontrar la dosis adecuada para usted. Si tiene efectos secundarios, informe a su médico. Cada persona puede responder de forma muy diferente a la medicación. Todo el mundo tiene que pasar por un período de prueba para averiguar qué medicamentos funcionan mejor con los mínimos efectos secundarios. Dese la oportunidad de adaptarse al fármaco. Puede tardar varias semanas, pero los resultados suelen valer la pena. Si no se siente bien después de tomar un medicamento, informe a su médico para que pueda ajustar el tratamiento. No cambie ni deje de tomar medicamentos con receta a menos que lo indique su médico.
  • Respete las citas con sus profesionales de la salud. Es importante controlar su progreso y realizar ajustes en el tratamiento para mantener la presión arterial bajo control.
  • No vaya de médico en médico y comuníquese con todos los implicados en su plan de tratamiento. Cíñase a un médico o profesional de la salud fiable y siga con su plan de tratamiento. Si la están tratando un médico de atención primaria y un especialista, asegúrese de que todos sepan lo que el otro ha recetado. Acudir a la misma farmacia para todas las prescripciones también ayuda a evitar interacciones peligrosas entre fármacos.
  • Tenga en cuenta que el tratamiento para la hipertensión arterial es para toda la vida. A veces, los médicos reducen las dosis de fármacos de un paciente cuando este alcanza una presión arterial normal y la mantiene durante un año o más, aunque es poco frecuente que el tratamiento se interrumpa por completo. Algunas formas de tratamiento deben seguir tomándose durante toda la vida para obtener buenos resultados.
  • Aunque se encuentre bien, NUNCA reduzca ni deje de tomar la medicación prescrita. Nunca deje de tomar los medicamentos prescritos, incluidos los que reducen la presión arterial, sin consultar a su médico. La medicación y los cambios en el estilo de vida pueden marcar una gran diferencia. Pero es la combinación de estos factores lo que funciona, no solo el estilo de vida.
  • Realice un seguimiento del tratamiento. Descargue una tabla de medicación imprimible (PDF) y una herramienta de seguimiento de la presión arterial (PDF).
  • Conozca los cambios en el estilo de vida que puede hacer para trabajar con su medicación.