Hipertensión resistente: hipertensión arterial difícil de tratar

¿Qué ocurre cuando se produce un estancamiento de la hipertensión arterial?

Ha realizado cambios en su estilo de vida. Está tomando un diurético y al menos otros dos antihipertensivos. Pero la presión arterial sigue sin ceder. Esto se denomina hipertensión resistente. En pocas palabras, significa que la hipertensión arterial (HTA o hipertensión) es difícil de tratar y puede tener también una causa subyacente (secundaria).

Posibles causas de la hipertensión resistente

La hipertensión resistente puede tener una o más situaciones clínicas. Además de tratar la hipertensión resistente con medicamentos, los médicos suelen investigar las causas secundarias (factores contribuyentes), como:

  • Anomalías en las hormonas que controlan la presión arterial.
  • La acumulación de placa que obstruye la arteria en los vasos sanguíneos que nutren los riñones, una afección denominada estenosis arterial renal.
  • Problemas de sueño, como el ronquido que retiene la respiración, conocido como apnea obstructiva del sueño.
  • Obesidad o consumo excesivo de alcohol u otras sustancias que pueden interferir con la presión arterial.

Monitoreo y tratamiento de la hipertensión resistente

mujer sujetando un batido

El control de los niveles de presión arterial comienza con los conceptos básicos, como la comprensión de los patrones de presión. A veces esto significa llevar un registrador de presión arterial automático del tamaño de un localizador durante 24 horas o medir la presión con un tensiómetro doméstico varias veces al día. El tratamiento también suele implicar un cambio o una incorporación de medicamentos y la investigación de efectos secundarios, junto con cambios clave en el estilo de vida, como:

  • Seguir una dieta equilibrada y baja en sal
  • Limitar el consumo de alcohol
  • Practicar con regularidad una actividad física 
  • Mantener un peso saludable
  • Manejar el estrés
  • Tomar los medicamentos correctamente. Las personas con hipertensión resistente deben tomar los medicamentos correctos, en las dosis correctas, en el momento correcto. NO tome medicamentos ni suplementos que puedan aumentar la presión arterial, como píldoras dietéticas y estimulantes, ciclosporina, regaliz natural, efedra y analgésicos y agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno y el celecoxib.

Vínculos relacionados:


Ver, aprender y vivir

Vea su sistema cardiovascular en acción con nuestro sistema interactivo de ilustraciones y animaciones