Diabetes y digestión

Una mujer mirando yogures en los estantes de la tienda de comestibles

Digestión saludable y transformación de alimentos en energía

Para entender la diabetes, ayuda conocer la forma en que nuestro organismo procesa los azúcares y la energía de los alimentos y las bebidas.

  1. Los alimentos se descomponen y se separan en nutrientes dentro del aparato digestivo.
  2. Los hidratos de carbono de los alimentos se descomponen y se convierten en un tipo de azúcar utilizable (por lo general, glucosa). La sangre hace circular la glucosa por todo el organismo para proporcionar energía a las células o almacenarla como grasa para su uso posterior. (La grasa es básicamente “energía almacenada”). El organismo utiliza la energía almacenada en la glucosa para moverse, hacer ejercicio, sanar, crecer y pensar.
  3. Se necesita insulina para que el organismo utilice glucosa. Las células del páncreas responden a los niveles más altos de glucosa en sangre produciendo insulina. Con la ayuda de la insulina, las células del organismo absorben la glucosa y la utilizan como fuente de energía. 

En las personas con diabetes, este proceso puede fallar de dos maneras. A saber:

  1. No hay suficiente insulina. El páncreas no produce suficiente insulina para responder a la glucosa en sangre y el nivel de azúcar en sangre aumenta, o
  2. Las células son resistentes a la insulina. Las células dejan de responder a la señal de la insulina para absorber la glucosa de la sangre y el nivel de azúcar en sangre aumenta.

Las personas con diabetes pueden presentar los siguientes síntomas cuando su nivel de glucemia es extremadamente alto:

  • Confusión.
  • Convulsiones
  • Sequedad de la boca y la lengua
  • Fiebre
  • Sed excesiva
  • Aumento de la micción (al principio del síndrome)
  • Letargo
  • Náuseas
  • Debilidad
  • Pérdida de peso
  • Coma