Medicamentos para la diabetes

farmacéutico hablando con un cliente

Si los cambios en el estilo de vida como bajar de peso, comer sano y hacer actividad física moderada y periódica, no están controlando los niveles de glucemia, es posible que necesite medicamentos para reducir sus niveles de glucosa y el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. 

El profesional de la salud decidirá qué medicamentos y plan de tratamiento son los adecuados para usted en función de:

  • Estilo de vida 
  • Condición física
  • Factores de riesgo cardiovascular (hipertensión arterial o colesterol)
  • Reacción a los medicamentos 
  • Cobertura del seguro 

El profesional de la salud puede recetarle una combinación de medicamentos para reducir la glucemia y el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular. Es importante que comprenda los posibles efectos secundarios de cada medicamento y qué hacer si los experimenta.

Nunca deje de tomar un medicamento ni cambie su dosis sin hablar con su médico.

Use nuestra guía práctica sobre medicación para comprender mejor sus medicaciones.

En función de sus factores de salud específicos, el profesional de la salud también podría recetar un glucómetro que puede llevar consigo para controlar los niveles de azúcar en sangre en distintos momentos del día. Esta información lo ayudará a realizar un seguimiento de lo que está sucediendo en su cuerpo y lo ayudará también a comprender el efecto de lo que come y bebe en los niveles de azúcar en sangre. Así aprenderá qué alimentos y bebidas debe evitar.

Terapia combinada
Existen diferentes tipos o clases de medicamentos que actúan de diferentes formas para reducir el azúcar en sangre.

A las personas recién diagnosticadas con diabetes tipo 2 se les receta metformina como terapia de primera línea además de los cambios en el estilo de vida. La metformina disminuye la cantidad de glucosa producida en su hígado.

Si tiene factores de riesgo adicionales de ECV, y los cambios en el estilo de vida y la metformina no controlan su nivel de azúcar en sangre lo suficientemente bien, es posible que necesite medicamentos adicionales. El profesional de la salud puede agregar un agonista del receptor de GLP-1 o un inhibidor de SGLT-2 a su régimen.

Un agonista del receptor de GLP-1 ayuda a liberar insulina cuando la necesita y reduce la cantidad de glucosa producida por el hígado. Algunos medicamentos de esta clase tienen beneficios para el corazón y los riñones.

Los inhibidores de SGLT2 impiden la reabsorción de glucosa en el riñón. Se ha demostrado que algunos medicamentos de esta clase reducen la insuficiencia cardíaca y la progresión de la enfermedad renal crónica. 

Insulina
Cuando funciona adecuadamente, el páncreas secreta una hormona llamada insulina, que ayuda a las células del organismo a absorber la glucosa de la sangre para utilizarla como energía. En las personas con diabetes de tipo 1, el páncreas no produce insulina. Las personas con diabetes de tipo 2 sí producen insulina, pero sus organismos no la utilizan correctamente. Con el tiempo, las personas con diabetes de tipo 2 también pueden producir menos insulina.

Se pueden recetar varios tipos de insulina para ambos tipos de diabetes y así ayudar a regular la glucemia. Se inyectan en la grasa bajo la piel para alcanzar el torrente sanguíneo. (La insulina no está disponible en forma de píldora, ya que se descompone durante el proceso digestivo.) Puede inyectar insulina con:

  • Jeringa: una aguja conectada a un tubo hueco que contiene la insulina y un émbolo que empuja la insulina para que salga por la aguja.
  • Lápiz de insulina: un dispositivo que parece un bolígrafo, contiene insulina y una punta de aguja.
  • Bomba de insulina: Una máquina pequeña que se lleva en el cinturón o se guarda en un bolsillo que contiene insulina, la bombea a través de un pequeño tubo de plástico y una aguja diminuta insertada bajo la piel, donde permanece durante varios días.

Las insulinas varían en función del modo de fabricación, la rapidez con la que actúan, cuándo alcanzan su mejor rendimiento, cuánto duran y cuánto cuestan. Entre estas se incluyen las siguientes:

  • La insulina inhalada comienza a actuar en 12 a 15 minutos, alcanza su punto máximo en 30 minutos y se sale de su sistema en 180 minutos. Se inhala al comienzo de cada comida y se usa en combinación con la insulina de acción prolongada inyectable. 
  • La insulina de acción rápida comienza a actuar unos 15 minutos después de la inyección, alcanza su punto máximo en aproximadamente una a dos horas y continúa funcionando durante dos a cuatro horas.
  • La insulina regular o de acción corta normalmente entra en el torrente sanguíneo en los 30 minutos posteriores a la inyección. Alcanza su máximo rendimiento dos o tres horas después de la inyección y actúa de tres a seis horas.
  • La insulina de acción intermedia normalmente entra en el torrente sanguíneo entre dos y cuatro horas después de la inyección. Alcanza su máximo rendimiento entre 4 y 12 horas después, y actúa durante 12 a 18 horas aproximadamente.
  • La insulina de acción prolongada llega al torrente sanguíneo varias horas después de la inyección y tiende a reducir los niveles de glucemia de forma bastante uniforme durante 24 horas.
  • La insulina de acción ultraprolongada alcanza el torrente sanguíneo en seis horas, no alcanza su punto máximo y dura 36 horas o más.

Con su colaboración, el médico determinará el tipo y la dosis más adecuados para controlar su diabetes y adaptarse a su estilo de vida. Algunas personas con diabetes toman insulina una o más veces al día para regular la glucemia. Su equipo de cuidado de la salud le enseñará cómo y cuándo usar la insulina.

Los posibles efectos secundarios de la insulina incluyen la baja glucemia y el aumento de peso.

Medicamentos para reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares

Es importante saber qué medicamentos está tomando y por qué. Además de la insulina, su médico puede recetar:

1. Medicamentos para prevenir cardiopatías y accidentes cerebrovasculares 

En los últimos años, los medicamentos antihiperglucémicos más nuevos (medicamentos GLP-1 y SGLT-2) no solo han ayudado a reducir los niveles de glucemia, sino que también han ayudado a prevenir infartos al miocardio, insuficiencias cardíacas o accidentes cerebrovasculares y a retrasar la progresión de la enfermedad renal crónica. Pueden:

  • Reducir la glucosa producida por el hígado;
  • Ralentizar el movimiento de los alimentos por el estómago;
  • Reducir la absorción de glucosa a través de los riñones.

Obtenga más información acerca de estos y otrosmedicamentos para el corazón.

2. Medicamento para la hipertensión arterial

Si no se trata, una hipertensión arterial puede dañar los vasos sanguíneos, el corazón y otros órganos, lo que en última instancia causa la muerte. Su médico puede recetarle uno o más tipos de medicamentos para llevar su presión arterial al rango objetivo. Siga el régimen de medicación recetado e informe de inmediato si experimenta efectos secundarios.

Si bien muchas personas con presión arterial alta deben tomar medicamentos indefinidamente para controlar su presión arterial, su médico puede reducir las dosis de sus medicamentos una vez que alcance y mantenga la presión arterial normal durante un año o más. Por lo general, no es posible detener el tratamiento por completo.

Aprenda cómo sacar el máximo partido al tratamiento prescrito para la hipertensión arterial y qué tipos de medicamentos existen para la presión arterial.

3. Medicamentos para el colesterol

Además de seguir una dieta saludable para el corazón, conseguir o mantener un peso corporal saludable y realizar actividad física regular y moderada, puede necesitar medicamentos para reducir los niveles de colesterol y el riesgo de cardiopatías. Su médico determinará si puede beneficiarse de uno de los medicamentos o de una combinación de ellos.

Varios medicamentos pueden reducir los niveles de colesterol. Este fármaco se recomienda para la mayoría de los pacientes y se ha asociado directamente con la reducción del riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Además, siguen brindando el tratamiento más efectivo para la reducción de lípidos en la mayoría de los casos. 

Las estatinas (inhibidores de la HMG-CoA reductasa) previenen la producción de colesterol en el hígado. Su principal efecto es reducir el colesterol LDL.

Obtenga más información sobre los tipos de medicamentos reductores del colesterol.

4. Tratamiento con aspirina

La diabetes es un importante factor de riesgo de enfermedad cardiovascular y ACV. Dependiendo de su historial médico y factores de riesgo, su médico puede recomendar un régimen de aspirina en dosis bajas. La aspirina “afina” la sangre y ayuda a prevenir la formación de coágulos de sangre, que pueden bloquear el flujo sanguíneo a través de las arterias, especialmente cuando ya están estrechadas por la placa.

No inicie el tratamiento con aspirina por su cuenta; pregunte al profesional de la salud.

Más información sobre la aspirina y las cardiopatías

Recursos adicionales:
  • Aprenda a aprovechar al máximo su plan de medicación.
  • Para ayudarlo a usted y a su equipo de atención médica a mantenerse al día con sus medicamentos, utilice esta práctica tabla de medicamentos.

Una mujer posa con vestido rojo

¿Vive con diabetes de tipo 2?

Reciba consejos mensuales sobre diabetes basados en la ciencia y salud cardíaca en su bandeja de entrada. Know Diabetes by Heart aumenta la concienciación de que vivir con diabetes de tipo 2 aumenta el riesgo de padecer cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, y de que las personas deberían hablar con su médico en su próxima cita sobre las formas de reducir el riesgo.