Colabore con su equipo de profesionales de la salud

Los profesionales de la salud deben ser su principal fuente de información y asesoramiento sobre la diabetes. Pueden ayudar a desarrollar un plan de tratamiento para controlar la enfermedad y prevenir o, al menos, minimizar las complicaciones relacionadas con la salud.

"Para controlar con éxito la diabetes de tipo 2, a menudo es necesario hacer un esfuerzo conjunto, casi de camaradería, entre el paciente y el profesional de la salud", declaró Daniel W. Jones, M.D. y anterior presidente de la American Heart Association.

Cuando colabore con profesionales de la salud, es importante que cumpla con su parte. Esto incluye:

En algunos casos, el tratamiento de la diabetes requiere un enfoque multidisciplinario con profesionales médicos que cuenten con experiencia en campos específicos. Su equipo de cuidado de la salud puede incluir:

Equipo de cuidado de la salud

Médico de familia (médico de cabecera)

Si tiene diabetes, es recomendable que visite a su médico de familia más de una vez al año. El personal de la consulta de su médico también puede incluir enfermeros practicantes y asistentes médicos. Con el apoyo del personal, el médico hará lo siguiente:

  • Le proporcionará información valiosa sobre la diabetes y su tratamiento.
  • Se centrará en los problemas de su caso específico de diabetes y en su estado de salud general.
  • Le dará recomendaciones sobre cambios de estilo de vida que puede realizar para reducir los efectos de la enfermedad y evitar complicaciones.
  • Según sea necesario, le indicará que consulte a otros profesionales con conocimientos especializados que pueden ayudar a tratar la diabetes y sus efectos.

Cuando acuda a una cita con su médico de familia, le interesará obtener la respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es mi nivel de azúcar en sangre y cuál debería ser mi objetivo?
  • ¿Cuál es mi presión arterial y cuál debería ser mi objetivo?
  • ¿Cuál es mi nivel de colesterol en sangre y cuál debería ser mi objetivo?
  • ¿Tengo sobrepeso u obesidad? ¿Cuánto peso debería perder?
  • ¿Cuáles son mis factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como las cardiopatías o los derrames cerebrales? ¿Cuáles son los signos de alarma?
  • ¿Qué tipos de alimentos debería comer? ¿Qué debo evitar?
  • ¿Cuáles son los mejores tipos de actividad física para mí? ¿Qué nivel de actividad debo tener?
  • ¿Hay medicamentos que debo tomar para ayudarme a controlar mi diabetes?

Si tiene diabetes, es recomendable que visite a su médico de familia más de una vez al año. El personal de la consulta de su médico también puede incluir enfermeros practicantes y asistentes médicos. Con el apoyo del personal, el médico hará lo siguiente:

  • Le proporcionará información valiosa sobre la diabetes y su tratamiento.
  • Se centrará en los problemas de su caso específico de diabetes y en su estado de salud general.
  • Le dará recomendaciones sobre cambios de estilo de vida que puede realizar para reducir los efectos de la enfermedad y evitar complicaciones.
  • Según sea necesario, le indicará que consulte a otros profesionales con conocimientos especializados que pueden ayudar a tratar la diabetes y sus efectos.

Cuando acuda a una cita con su médico de familia, le interesará obtener la respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es mi nivel de azúcar en sangre y cuál debería ser mi objetivo?
  • ¿Cuál es mi presión arterial y cuál debería ser mi objetivo?
  • ¿Cuál es mi nivel de colesterol en sangre y cuál debería ser mi objetivo?
  • ¿Tengo sobrepeso u obesidad? ¿Cuánto peso debería perder?
  • ¿Cuáles son mis factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como las cardiopatías o los derrames cerebrales? ¿Cuáles son los signos de alarma?
  • ¿Qué tipos de alimentos debería comer? ¿Qué debo evitar?
  • ¿Cuáles son los mejores tipos de actividad física para mí? ¿Qué nivel de actividad debo tener?
  • ¿Hay medicamentos que debo tomar para ayudarme a controlar mi diabetes?

Educadores sobre diabetes

Estos profesionales de la salud se especializan en proporcionar asistencia y educación a personas con diabetes. Pueden ser enfermeros, dietistas, farmacéuticos, médicos, fisiólogos del ejercicio, podólogos y trabajadores sociales, entre otros. Muchos de ellos también cuentan con la certificación de educadores para la diabetes, lo que significa que cumplieron los requisitos de un nivel de atención adicional.

Los educadores para la diabetes ofrecen a los pacientes una atención integral de las siguientes maneras:

  • Asesoran sobre cómo incorporar en sus vidas una dieta saludable y actividad física regular.
  • Ayudan a entender cómo funciona la medicación.
  • Enseñan a controlar la glucemia para evitar el riesgo de tener complicaciones.
  • Ayudan a resolver problemas asociados con la diabetes, incluida la realización de ajustes emocionales.
  • Crean un plan de autogestión personalizado basado en las necesidades específicas de los pacientes: la edad, el horario escolar o laboral, las actividades diarias, las exigencias familiares, los hábitos alimentarios y los problemas de salud.

Cuando acuda a una cita con su educador para la diabetes, tal vez sea conveniente que obtenga respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué significan los resultados de la prueba de glucemia y cuándo debo llamar a mi médico?
  • ¿Qué tipo de actividad física/ejercicio es adecuado para mí?
  • ¿Qué necesito saber sobre alimentación saludable y planificación de comidas?
  • ¿Cómo debo organizarme cuando esté enfermo?
  • ¿Qué debo hacer si empiezo a sentirme mal en el trabajo?
  • ¿Cómo interactúan mis medicamentos para la diabetes con otros medicamentos (de venta libre o con receta)?
  • ¿Qué debo hacer si se me olvida alguna de sus indicaciones?

Busque un educador para la diabetes cerca de usted (el vínculo se abre en una nueva ventana).

Dietistas

Los dietistas pueden ayudar a entender qué hacer y qué no hacer en relación con la alimentación (algo imprescindible para el control de la diabetes). La regularidad en lo que come, cuándo come y cuánto come es fundamental, pero sin la ayuda de un experto en nutrición, esta puede resultar frustrante y generar confusión. Los dietistas se someten a una rigurosa capacitación académica y cuentan con una amplia experiencia práctica. Además, mantienen actualizados sus conocimientos sobre alimentos y nutrición mediante la realización de programas de capacitación profesional continua.

Cuando acuda a una cita con su dietista, le recomendamos que obtenga respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo afectan los alimentos a la glucemia?
  • ¿Puedo comer alimentos con azúcar?
  • ¿Cómo puedo comer y mantener mi glucemia en un nivel saludable?
  • ¿Por qué debo comer aproximadamente la misma cantidad y a las mismas horas cada día?
  • ¿Qué cantidad de cada tipo de comida debo comer cada día?
  • ¿Qué debo comer cuando me sienta enfermo?
  • ¿De qué alimentos puedo comer mucho?
  • ¿Puedo beber alcohol?

Obtenga más información sobre lo que hacen los dietistas y encuentre uno cerca de usted (el vínculo se abre en una nueva ventana).

Farmacéuticos

El farmacéutico puede ser de gran ayuda para informarse sobre los medicamentos que toma para la diabetes y otras enfermedades. Los farmacéuticos cuentan con capacitación en el uso científico y clínico de medicamentos con y sin prescripción.

Tenga en cuenta estos útiles consejos para establecer una relación satisfactoria con su farmacéutico:

  • Aunque tenga varios médicos, adquiera todos los medicamentos con receta en la misma farmacia. De esta manera, todos sus registros de medicamentos estarán en un único lugar y su farmacéutico podrá avisarle sobre cualquier posible interacción entre los fármacos que le prescriben distintos médicos.
  • Consulte al farmacéutico antes de tomar cualquier suplemento natural o medicamento sin receta, ya que estos pueden provocar interacciones con la prescripción de medicación y causar efectos secundarios.
  • Lea la etiqueta. Si no está seguro de si la medicación es la prescrita por su médico o si la dosis parece incorrecta, consulte a su farmacéutico.
  • Para evitar reacciones adversas, tanto su médico como el farmacéutico deben conocer todas las alergias que tiene a medicamentos, alimentos o cualquier otra cosa.

Para sacar el máximo partido a su medicación, pregunte lo siguiente a su farmacéutico:

  • ¿Cuándo es el mejor momento para tomar esta medicación? ¿Debería tomarse antes o después de comer?
  • ¿Cómo interactuará este fármaco con mi medicación actual?
  • ¿Hay algún alimento que deba evitar?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Cuál es la mejor forma de almacenar esta medicación?
  • ¿Qué debo hacer si olvido una toma?
  • ¿Hay una versión genérica de este medicamento?

Endocrinólogos (médicos de las hormonas)

Los endocrinólogos tratan a pacientes que padecen trastornos de las glándulas endócrinas, como la diabetes, y otros problemas como las enfermedades tiroideas y los trastornos hormonales. En muchos casos, el endocrinólogo puede convertirse en su médico principal para el control de la diabetes. Si este es su caso, prepárese para hablar sobre su estilo de vida de forma detallada y formule preguntas sobre su enfermedad.

Podólogos (médicos de los pies)

Un podólogo cuenta con la certificación y la capacitación necesarias para diagnosticar y tratar problemas asociados con los pies y los tobillos. La American Diabetes Association recomienda que todas las personas diabéticas se sometan a un examen anual de los pies para evaluar su estado. ¿por qué? Porque con el tiempo, entre el 20 y el 40% de las personas diabéticas acaban por padecer neuropatía (daños en los nervios de los pies y la parte baja de las piernas). Esta pérdida de sensibilidad puede provocar que los pacientes no sientan el calor, el frío o el dolor. De hecho, pueden llegar incluso a cortarse o sufrir otras heridas en los pies y las piernas sin darse cuenta de ello. Los cortes que no se tratan pueden provocar infecciones, ulceraciones y, en casos graves, la amputación.

Como medida preventiva, su médico de familia puede enviarle a un podólogo para que lo ayude a reconocer y controlar de forma temprana los problemas de pies y piernas. Sus visitas pueden ser más frecuentes si tiene otras condiciones de riesgo para los pies.

El podólogo se encargará de lo siguiente:

  • Comprobar los pulsos y la circulación de los pies.
  • Buscar cortes, hematomas o infecciones.
  • Comprobar la sensación en los pies.
  • Brindarle información sobre:
    • Los riesgos que corre.
    • Cómo tratar sus pies.
    • La importancia del control diario de los pies
    • Cómo cuidarse los pies y las uñas
    • El calzado adecuado

Oftalmólogos/optometristas (médicos de la vista)

Los oftalmólogos y los optometristas son médicos especializados en el tratamiento de los ojos, que pueden verse afectados por la diabetes. "Retinopatía" es un término general que se usa para todos los trastornos de la retina causados por la diabetes y es muy común en personas con diabetes de tipo 1 y 2.

Cuando se le diagnostica diabetes de tipo 2 a un paciente, se le recomienda enfáticamente que se someta lo antes posible a un examen ocular completo realizado por un oftalmólogo u optometrista con conocimientos sobre la diabetes y cómo tratar la retinopatía. Después de este examen se recomienda la realización de exámenes anuales, salvo que la retinopatía esté avanzando.

Cardiólogos (médicos del corazón)

Los cardiólogos son médicos con una certificación especial para el tratamiento de los problemas del sistema cardiovascular, lo cual incluye el corazón y las arterias. También tratan enfermedades relacionadas, como la hipertensión arterial, el colesterol alto, el dolor torácico, la insuficiencia cardíaca, los ataques al corazón, los derrames cerebrales, las lesiones cardíacas congénitas y las arritmias. Los cardiólogos pueden recomendar una serie de pruebas para diagnosticar la enfermedad de un paciente.

El papel de familiares y amigos

Además del equipo de cuidado de la salud, sus amigos y familiares pueden ser cruciales en el control de la diabetes. Pueden brindarle ayuda para conseguir un mejor bienestar emocional y ofrecerle asistencia en caso de emergencia.

En el caso de la diabetes, existen elecciones y cuestiones importantes que recordar acerca de los cuidados de la salud. Contar con un amigo o familiar que le brinde ayuda para tomar esas decisiones puede ser útil. Pídale a un miembro de su familia que asista con usted a sus consultas médicas y ayude con el control de la diabetes.

Los profesionales del cuidado de la salud están obligados por ley a mantener la confidencialidad de su información médica. Sin embargo, es posible que sus familiares deseen hablar con ellos para obtener respuestas a algunas preguntas y apoyo para manejar sus sentimientos. Si usted no tiene objeciones a ello, puede entregarles a los profesionales del cuidado de la salud una lista de personas con las que tengan permiso para hablar sobre su situación clínica.