La dieta para la diabetes

Pareja de personas mayores cocinando

Si es usted una persona diabética, es probable que tenga muchas preocupaciones. Seguir una dieta saludable es un factor importante para mantener el equilibrio necesario.

La diabetes no controlada puede aumentar el riesgo de desarrollar una cardiopatía. Los pacientes diabéticos también presentan riesgo de ceguera, amputación e insuficiencia renal. Obtenga más información sobre por qué es importante tratar la diabetes.

"Es fundamental que las personas diabéticas presten atención a su salud cardíaca", comenta la dietista Kathy McManus, directora de nutrición del Brigham and Women's Hospital de Boston. "Deberían combinar carbohidratos complejos saludables con algunas proteínas y un poco de grasa saludable para las comidas y los aperitivos. También deben evitar las grasas trans y limitar las grasas saturadas". Conozca los tipos de grasa.

Compre con estrategia

Cuando vaya a comprar víveres, es importante que tenga un plan para la semana y que lleve siempre una lista (y el estómago lleno).

"Manténgase en el perímetro de la tienda y compre productos de temporada rebajados", sugiere McManus. "No todo tiene que ser fresco. Las frutas y verduras congeladas son un sustituto práctico y sencillo".

Busque alimentos integrales y con alto contenido en fibra, y limite el tiempo que pasa en los pasillos donde se encuentran las comidas envasadas, que pueden no ser saludables. Revise con atención los tamaños de las porciones y el contenido de sal y azúcar.

"Todos tenemos que prestar atención al sodio y a los azúcares añadidos en los alimentos envasados, procesados, para llevar y en los pertenecientes al grupo de los Seis Salados", según McManus. Evite los productos con demasiada azúcar y busque en la lista de ingredientes los otros nombres que recibe, por ejemplo, sacarosa, miel y jarabe de maíz con alto contenido en fructosa.

Tenga cuidado con las ofertas del tipo "compre uno, lleve otro gratis", ya que si no son productos saludables, estará llevándose siempre a casa más de lo que tenía previsto.

Equilibrar el plato

¿Todo listo para la cena? La mejor forma de empezar es eligiendo un plato pequeño. Llene la mitad con verduras, como calabaza asada, espárragos a la parrilla o una ensalada.

Para el siguiente cuarto de plato, piense en un carbohidrato saludable, por ejemplo, una pequeña batata o variedades integrales de arroz, cuscús o pastas.

Complete el plato con proteínas magras, como algo de pescado o carne de ave sin la piel.

Qué hacer cuando sale a cenar

Cuando vaya a salir a cenar, llame por teléfono o consulte online para saber qué hay en el menú. Evite los bufés, ya que lo beneficioso para el bolsillo no lo es para su cintura.

"Lo más importante es el control de las porciones. Eso es cierto para todos, pero especialmente para las personas diabéticas", afirma McManus. "Observe la cantidad de comida que hay en el plato".

Puede pedir una ensalada y un aperitivo. Si le traen una entrada, repártala o pida que le envuelvan la mitad para llevar.

Mantenga una distancia educada con respecto a la cesta del pan y hágase muy amigo del vaso de agua. Recuerde que otras bebidas (sean alcohólicas o no) pueden tener calorías.

"Empiece con una pequeña porción y espere 20 minutos", comentó. "Dele a su estómago el tiempo suficiente para comunicarle al cerebro que ha comido y se está llenando".

Más consejos

Tanto si se encuentra en casa como fuera, no siempre es fácil elegir la comida adecuada.

"Es un mundo complicado. Esa es una de las razones por las que recomendamos que, si tiene diabetes, visite a un dietista registrado", comenta McManus. "Lo mejor es contar con alguien que pueda brindarle orientación mediante un plan de alimentación individual y que le aconseje sobre cómo tomar decisiones difíciles".

La American Heart Association tiene deliciosas recetas para diabéticos, una evaluación de la salud, historias personales y muchas otras fantásticas herramientas.

¿Busca ideas para un bocadillo saludable?

Pruebe estas opciones:

  • Una manzana pequeña con una cucharada de mantequilla de maní
  • Media taza de zanahorias pequeñas con dos cucharadas de hummus o requesón bajo en grasa
  • Un pequeño puñado de frutos secos sin sal (unos 30 gramos)
  • Dos galletas integrales con queso en tiras con bajo contenido de grasa y sal
  • Medio muffin inglés integral asado con queso rallado (con bajo contenido en grasa) y un tomate natural
  • Media taza de yogur griego sin grasa o bajo en grasa con media taza de arándanos y una pizca de canela