Factores de riesgo de la diabetes

married couple talking

La mitad de las personas de más de 65 años en los Estados Unidos tienen prediabetes, y muchas personas con diabetes de tipo 1 y tipo 2 no son conscientes de que la padecen.

Algunos factores de riesgo de la diabetes se pueden controlar con las elecciones de estilo de vida que realiza. Estos se denominan factores de riesgo modificables. Los factores de riesgo que no puede cambiar son factores de riesgo no modificables.

Factores de riesgo no modificables de la diabetes de tipo 2

Los factores de riesgo que aumentan el riesgo de presentar prediabetes y diabetes tipo 2 que no se pueden cambiar son los siguientes:

  • Antecedentes familiares: algunos factores que aumentan el riesgo de diabetes los heredamos de nuestros padres o parientes cercanos. si tiene un pariente sanguíneo con diabetes, su riesgo de presentarla es mucho mayor. Comparta sus antecedentes familiares con el médico para saber qué pueden significar para usted.
  • Raza u origen étnico: si es de origen afroamericano, estadounidense de origen asiático, latino/hispanoamericano, nativo americano o isleño del Pacífico, tiene mayores probabilidades de presentar diabetes.
  • Edad: cuanto mayor sea usted, mayor será su riesgo de presentar prediabetes y diabetes de tipo 2. Por lo general, la diabetes de tipo 2 aparece en adultos de mediana edad, con más frecuencia después de los 40 años. Pero los profesionales de la salud están diagnosticando cada vez más niños y adolescentes con diabetes de tipo 2.
  • Diabetes gestacional: si sufrió diabetes durante el embarazo, tendrá un mayor riesgo de sufrir diabetes de nuevo más tarde en su vida.

Factores de riesgo modificables de la diabetes de tipo 2

Puede, y debe, hacer algo con respecto a los factores de riesgo modificables. Puede reducir el riesgo de diabetes o retrasar su desarrollo si hace cambios saludables: 

  • Peso: tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de desarrollar diabetes. Perder entre el 5% y el 10% del peso corporal, además de realizar actividad física regular, puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar diabetes. El riesgo disminuye aún más a medida que pierde más peso. La mayoría de las personas pueden utilizar una calculadora de índice de masa corporal para conocer el peso que deberían alcanzar en función de su estatura. Aprenda a controlar su peso.
  • Actividad física: la falta de actividad física es un factor de riesgo modificable clave para la prediabetes y la diabetes tipo 2. La actividad física regular ayuda a reducir la resistencia a la insulina. Esto significa que su cuerpo puede usar su propia insulina de manera más efectiva. Se ha demostrado que incluso una caminata a paso ligero de 30 minutos durante al menos cinco días a la semana reduce significativamente el riesgo de sufrir diabetes y cardiopatías. Para mejorar su salud cardiovascular general, intente realizar lo siguiente:
    • al menos 150 minutos a la semana de actividad física aeróbica de intensidad moderada;
    • O 75 minutos a la semana de actividad física aeróbica de intensidad alta (o una combinación de ambas);
    • E incluya actividades de fortalecimiento muscular al menos dos días por semana.
  • Presión arterial: además de causar daños al sistema cardiovascular, la presión arterial alta sin tratar se ha asociado a las complicaciones de la diabetes. Las personas con diabetes y presión arterial alta deben mantener una presión arterial inferior a 130/80 mmHg. La presión arterial normal es inferior a 120/80 mmHg. Obtenga más información sobre la presión arterial alta y cómo puede controlarla.
  • Niveles de colesterol (lípidos): la diabetes se asocia con la ateroesclerosis (endurecimiento de las arterias) y las enfermedades vasculares. un nivel bajo de colesterol HDL ("bueno") y un nivel alto de triglicéridos pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Seguir un plan de alimentación saludable, hacer actividad física regular y alcanzar y mantener un peso saludable pueden ayudar a mejorar los niveles anormales de lípidos. A veces, también se necesitan medicamentos.
  • Tabaquismo: si fuma, tiene a disposición una serie de herramientas, medicamentos y recursos en línea que puede utilizar para dejar de fumar. Hable con su equipo de atención médica acerca de las mejores opciones para usted.
  • Dieta: es importante consumir alimentos saludables en las cantidades adecuadas. La dieta es uno de los factores de riesgo modificables más importantes para prevenir la prediabetes y la diabetes de tipo 2. La American Heart Association recomienda un plan de alimentación que incluye frutas y verduras, cereales integrales, aves sin piel, pescado, legumbres, aceites vegetales no tropicales, y frutos secos y semillas sin sal. Una dieta saludable también debe reemplazar las grasas saturadas por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, evitar las grasas trans, reducir el colesterol y el sodio (sal) y limitar las carnes rojas y procesadas, los carbohidratos refinados y las bebidas azucaradas.
  • Alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede causar una inflamación en el páncreas y limitar su capacidad para producir suficiente insulina. El alcohol puede causar daños en el hígado y agregar más azúcar y almidón a la dieta que el cuerpo debe utilizar o, de otro modo, almacenar en forma de grasa. Modere el consumo de alcohol. Esto significa no más de una bebida por día para las mujeres o dos bebidas por día para los hombres.
  • Estrés y bienestar: todas las personas sienten el estrés, pero reaccionan de manera diferente. Controlar el estrés en nuestras vidas es importante para llevar un estilo de vida saludable. No solo es bueno para la diabetes, sino que también lo es para las enfermedades cardíacas y muchas otras afecciones. Descubra formas de enfrentarse a sus fuentes de estrés y dedique tiempo a actividades que le gustan.
  • Duerma: los adultos deben dormir de siete a nueve horas por la noche. El sueño beneficia a todo el organismo, incluido el corazón y el cerebro. Mejora el estado de ánimo, la memoria y el razonamiento. Las investigaciones también han demostrado que dormir muy poco o demasiado está vinculado a un nivel alto de A1C en personas con diabetes de tipo 2. Si tiene insomnio (dificultad para dormir o despertarse demasiado pronto) o apnea del sueño (problemas para respirar mientras está dormido), trabaje con su equipo de atención médica para diagnosticarlos y tratarlos.

Con nuestros consejos para una vida sana, puede controlar los factores de riesgo modificables. Si toma medidas proactivas de ahora en adelante, puede prevenir o retrasar la aparición de la diabetes y mejorar su calidad de vida.

Encuentre más herramientas y recursos para controlar la diabetes y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en KnowDiabetesbyHeart.org.


Una mujer posa con vestido rojo

¿Vive con diabetes de tipo 2?

Reciba consejos mensuales sobre diabetes basados en la ciencia y salud cardíaca en su bandeja de entrada. Know Diabetes by Heart aumenta la concienciación de que vivir con diabetes de tipo 2 aumenta el riesgo de padecer cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, y de que las personas deberían hablar con su médico en su próxima cita sobre las formas de reducir el riesgo.