Taquicardia: Frecuencia cardíaca rápida

La taquicardia se refiere a una frecuencia cardíaca que es demasiado rápida. La forma en la que se define depende de la edad y el estado físico.

En general, en los adultos, una frecuencia cardíaca de más de 100 latidos por minuto (LPM) se considera demasiado rápida.

Arritmia

Vea una animación de la taquicardia.

Tipos de taquicardias

Taquicardia auricular y supraventricular (TSV)

La taquicardia auricular o supraventricular (TSV) es una frecuencia cardíaca rápida, que comienza en las cámaras superiores del corazón. Algunos tipos de esta taquicardia en concreto son la taquicardia auricular paroxística (TAP) o la taquicardia supraventricular paroxística (TSVP).

Con la taquicardia auricular o supraventricular, las señales eléctricas en las cámaras superiores del corazón se activan de forma anómala. Esto interfiere en los impulsos eléctricos que proceden del nódulo sinoauricular (SA), el marcapasos natural del corazón.

La alteración tiene como resultado una frecuencia cardíaca más rápida de lo normal. Este rápido latido cardíaco evita que las cámaras del corazón se llenen por completo entre las contracciones, lo que desvirtúa el flujo sanguíneo al resto del cuerpo.

Un perfil para la taquicardia auricular o la TSV

En general, los más propensos a padecer taquicardia auricular o supraventricular son:

  • Niños (TSV es el tipo más común de arritmia en niños)
  • Mujeres (en mayor grado que los hombres)
  • Jóvenes con ansiedad
  • Personas que están físicamente cansadas
  • Personas que consumen grandes cantidades de café (o sustancias con cafeína).
  • Personas que consumen grandes cantidades de alcohol
  • Personas que fuman mucho

La taquicardia auricular o la TSV se suelen asociar con menos frecuencia a ataques al corazón o a enfermedades graves de la válvula mitral.

Síntomas y complicaciones

Algunas personas con taquicardia auricular o supraventricular pueden no percibir los síntomas. Otros pueden sufrir:

  • Desmayos (síncopes)
  • Aturdimiento o mareo
  • Rápidos latidos cardíacos o palpitaciones
  • Aleteo en el pecho
  • Pulso saltón
  • Presión, opresión o dolor torácico (angina)
  • Respiración entrecortada
  • Fatiga

En casos extremos, los enfermos con taquicardias auriculares o TSV también pueden sufrir:

Tratamiento de la taquicardia auricular o TSV

Si padece taquicardias auriculares o TSV, es posible que no necesite tratamiento.

Pero si los episodios se prolongan, o se repiten a menudo, su médico puede recomendarle un tratamiento, incluidos:

  • Masaje sinusal carotideo: un profesional de la salud puede presionar suavemente sobre el cuello, donde la arteria carótida se divide en dos ramificaciones.
  • Presión suave sobre el globo ocular con los ojos cerrados. Precaución: Este procedimiento lo debe supervisar cuidadosamente un médico.
  • Maniobra de Valsalva: consiste en mantener las fosas nasales cerradas mientras se sopla aire a través de la nariz.
  • Uso del reflejo de inmersión: el reflejo de inmersión es la respuesta del organismo a la inmersión repentina en agua, especialmente en agua fría.
  • Sedación
  • Reducción del consumo de café o de sustancias con cafeína
  • Reducción del consumo de alcohol
  • Dejar de fumar
  • Descansar más

En pacientes con el síndrome de Wolfe-Parkinson-White, se necesitarán medicamentos o ablación para controlar la taquicardia supraventricular paroxística (TSVP).

Taquicardia sinusal

La taquicardia sinusal es un aumento de la frecuencia cardíaca normal. En esta condición, el marcapasos natural del corazón, el nódulo sinoauricular (SA), envía señales eléctricas más rápido de lo habitual.

La frecuencia cardíaca es más alta de lo normal, pero el corazón late correctamente.

Causas de la taquicardia sinusal

Un latido cardíaco rápido puede ser la respuesta del cuerpo a las afecciones más comunes, como:

  • Ansiedad
  • Miedo
  • Angustia emocional grave
  • Ejercicio extenuante
  • Fiebre
  • Algunos medicamentos y drogas ilícitas

Otras causas menos comunes pueden incluir:

Enfoques de tratamiento

Su médico debe considerar y tratar la causa de la taquicardia sinusal, en lugar de tratar la afección. Simplemente ralentizar el ritmo cardíaco podría causar más daño si el latido cardíaco rápido es un síntoma de un problema más grave a largo plazo.

Taquicardia ventricular

La taquicardia ventricular es una frecuencia cardíaca rápida que comienza en las cámaras inferiores del corazón (ventrículos). Este tipo de arritmia se puede llevar bien o puede poner en riesgo la vida, lo cual requiere un diagnóstico y tratamiento inmediatos.

La gravedad depende en gran parte de la presencia de una disfunción cardíaca y del grado de la taquicardia ventricular.

Explicación del problema

En los casos de taquicardia ventricular, las señales eléctricas en las cámaras inferiores del corazón se activan de forma anómala. Esto interfiere en los impulsos eléctricos que proceden del nódulo sinoauricular (SA), el marcapasos natural del corazón.

La alteración tiene como resultado una frecuencia cardíaca más rápida de lo normal. Este rápido latido cardíaco evita que las cámaras del corazón se llenen por completo entre las contracciones, lo que desvirtúa el flujo sanguíneo al resto del cuerpo.

Causas de la taquicardia ventricular

La taquicardia ventricular se asocia con mayor frecuencia a trastornos que interfieren en el sistema de conducción eléctrico del corazón. Estos trastornos pueden incluir:

  • Ausencia de flujo sanguíneo en la arteria coronaria, privando de oxígeno al tejido cardíaco
  • Cardiomiopatía que distorsiona la estructura del corazón
  • Efectos secundarios de la medicación
  • Drogas ilícitas como la cocaína
  • Sarcoidosis (enfermedad inflamatoria que afecta a la piel o a los tejidos del cuerpo)

Variedad de síntomas

Los síntomas de taquicardia ventricular varían. Los síntomas más comunes son:

  • Mareos
  • Palpitaciones
  • Respiración entrecortada
  • Náuseas
  • Sensación de mareo
  • Pérdida del conocimiento
  • Paro cardíaco, en casos extremos

Opciones de tratamiento

La causa de la taquicardia ventricular servirá de base para sus opciones de tratamiento. Los enfoques posibles incluyen: