Otros trastornos del ritmo cardíaco

Las arritmias cuentan con muchos trastornos, como son las bradicardias y las taquicardias. Otros trastornos del ritmo cardíaco son:

Síndrome de Stokes-Adams

El síndrome de Stokes-Adams, también conocido como enfermedad de Adams-Stokes, es un bloqueo cardíaco que puede ralentizar la frecuencia cardíaca considerablemente, lo que provoca desmayos (síncopes) o convulsiones. Se produce cuando las señales eléctricas del corazón se interrumpen al pasar desde las cámaras superiores (aurículas) a las cámaras inferiores (ventrículos).

Flúter auricular

El aleteo auricular se produce cuando se activan rápidas señales eléctricas, lo cual provoca que los músculos en las cámaras superiores del corazón (aurículas) se contraigan rápidamente. Esto da lugar a un ritmo cardíaco estable, pero demasiado rápido.

Alguien con fibrilación auricular(fibA o FA) también puede padecer aleteo auricular. Sin embargo, también es posible padecer aleteo auricular sin otra arritmia.

Síntomas del aleteo auricular

El aleteo auricular se puede revelar en palpitaciones cardíacas o en un latido cardíaco irregular o demasiado rápido. Otros síntomas del aleteo auricular son:

  • Pulso rápido y estable
  • Dolor torácico (angina)
  • Respiración entrecortada
  • Mareos
  • Sensación de mareo
  • Desmayos (síncopes)
  • Palpitaciones cardíacas
  • Ritmo cardíaco irregular combinado con fibA

Si experimenta estos síntomas y cree que puede estar sufriendo de aleteo auricular, contacte con su médico inmediatamente.

Comorbilidad del aleteo auricular

Las personas que a menudo sufren aleteo auricular, también padecen otras afecciones, como:

Síndrome del seno enfermo

Cuando el nódulo sinusal (o sinoauricular o SA) no activa correctamente sus señales eléctricas, la frecuencia cardíaca se ralentiza. Esto se conoce como el síndrome del seno enfermo.

En esta condición, la frecuencia cardíaca puede oscilar entre una velocidad demasiado lenta (bradicardia) y una velocidad demasiado rápida (taquicardia).

Arritmia sinusal

Este tipo de ritmo cardíaco irregular, común en los niños, se refiere a los cambios en la frecuencia cardíaca durante la respiración. La frecuencia cardíaca se acelera unos pocos latidos durante la inhalación y se ralentiza durante la exhalación. La arritmia sinusal es normal.

Síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW)

En este trastorno, las vías eléctricas del corazón que se encuentran entre las cámaras superiores del corazón (aurículas) y las inferiores (ventrículos), a veces denominadas vías accesorias, no funcionan correctamente. Esto permite que las señales eléctricas lleguen a los ventrículos de forma prematura. A continuación, estos impulsos eléctricos pueden volver a “rebotar” en las aurículas.

Este rebote de señales eléctricas puede producir frecuencias cardíacas demasiado rápidas. Puede que otras personas con WPW no experimenten ningún síntoma evidente, pero aún se enfrentan a un grave riesgo.

Algunas personas con WPW también padecen fibrilación auricular.

Diagnóstico y tratamiento

Su médico puede detectar el síndrome de Wolfe-Parkinson-White gracias a una exploración rutinaria conocida como electrocardiograma (EKG o ECG). Esta prueba diagnóstica no invasiva demostrará cualquier irregularidad en su ritmo cardíaco.

Después del diagnóstico, su médico puede recomendarle los siguientes pasos. El plan de tratamiento dependerá de varios factores, incluido el riesgo de arritmias en el futuro, así como la frecuencia y gravedad de los síntomas. Puede que las personas que no manifiesten síntomas no requieran tratamiento.

Las posibles opciones de tratamiento para el síndrome de WPW son:

La ablación es el tratamiento más común para el síndrome de WPW. Tiene un alto porcentaje de éxito y un bajo riesgo de complicaciones.