Tratamiento de las arritmias en niños

Son muchas las opciones disponibles para tratar los trastornos del ritmo en niños. La mayoría de los tratamientos se enfocan en un problema concreto. Por lo tanto, no es posible realizar un análisis detallado de todas las opciones aquí.

Medicamentos

Muchos trastornos del ritmo, especialmente las taquicardias, responden a los medicamentos. Actualmente, disponemos de varios fármacos, pero se están desarrollando más. Estos fármacos no pueden curar la arritmia, pero pueden mejorar los síntomas. Lo logran evitando que se produzcan episodios, reduciendo la frecuencia cardíaca durante los episodios o acortando su duración.

Algunas veces, cuesta trabajo encontrar la mejor medicación para un niño. Por ello, es frecuente que se prueben varios fármacos hasta dar con el correcto. Algunos niños deben tomar la medicación a diario, mientras que otros solo deben tomarla en caso de sufrir un episodio de taquicardia. Es muy importante tomar la medicación como se la prescriba su médico.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios, incluidos los fármacos para tratar las arritmias. La mayoría de los efectos secundarios no son graves y desaparecen cuando se modifica la dosis o se interrumpe el tratamiento. Sin embargo, algunos efectos secundarios son muy graves y, por ello, algunos niños son ingresados en el hospital para empezar con la medicación. Si el médico prescribe medicación a su hijo, es muy importante que la tome exactamente como se lo indique.

A menudo, es necesario controlar la cantidad de fármaco que hay en la sangre del niño. El objetivo es asegurarse de que haya una cantidad suficiente para cumplir su función, pero no tanta como para producir efectos secundarios perjudiciales. Para realizar estos análisis de sangre, se extrae una pequeña cantidad de sangre de una vena o del dedo. Puede ser una buena idea explicarle esto a su hijo antes de la visita al médico.

Otros tratamientos

Ablación por radiofrecuencia

Algunas taquicardias son potencialmente mortales o pueden interferir significativamente en las actividades normales de un niño. Estos problemas pueden justificar un tratamiento permanente. Existe un procedimiento, denominado ablación con catéter por radiofrecuencia, que se realiza colocando varios catéteres en el corazón. Uno de ellos se coloca justo sobre la zona que está provocando la taquicardia. A continuación, se calienta la punta del catéter, lo cual altera esa pequeña zona del corazón, de modo que la corriente eléctrica no pase por el tejido.

Cirugía

Algunas veces, es necesario realizar una intervención quirúrgica para interrumpir la conexión anormal existente en el corazón y detener definitivamente la taquicardia.

Marcapasos

Numerosos trastornos del ritmo se pueden controlar con un marcapasos. La frecuencia cardíaca lenta, como ocurre en el caso del bloqueo cardíaco, es la razón más común por la que se utiliza un marcapasos. Pero, actualmente, las nuevas tecnologías también permiten a los médicos tratar algunos problemas de frecuencia cardíaca rápida con un marcapasos. Un marcapasos es un dispositivo pequeño (de 28 a 56 g [1 a 2 oz] y de 3,8 x 3,8 cm [1,5 x 1,5 pulg.]). Se implanta en el cuerpo y se conecta al corazón mediante un cable muy fino. Su función es enviar descargas eléctricas pequeñas e indoloras al corazón para hacerlo latir.

Implantar un marcapasos es un proceso sencillo. Los cables se conectan al corazón y el marcapasos se coloca en el abdomen (en la barriga) o debajo de la piel de la pared torácica. Algunas veces, solo se conecta un cable al corazón. Otras veces, se utilizan dos cables. Existen muchas marcas y modelos diferentes de marcapasos. Algunos de ellos pueden detectar los momentos en los que el niño está activo y aumentar el latido cardíaco para que pueda seguir con el ejercicio.

Si su hijo lleva un marcapasos, deberá someterse a revisiones periódicas. Es importante revisar la batería del marcapasos y comprobar que los cables funcionan correctamente. Las baterías de los marcapasos suelen durar años, pero el marcapasos se debe sustituir periódicamente a lo largo de la vida del usuario. Algunas veces también es necesario cambiar los cables. Las revisiones periódicas sirven para detectar si es necesario reemplazar algún elemento.

La mayoría de los niños con marcapasos llevan una vida normal. No obstante, es probable que su médico le recomiende que no practique algunos deportes de contacto. Hable sobre ello con el cardiólogo de su hijo.

Obtenga más información sobre lo que implica vivir con un marcapasos

Descargue una tarjeta de identificación de marcapasos