Cuidarse a sí mismo

yoga in the park

Los primeros días y semanas después de salir del hospital tras un diagnóstico o un episodio cardíaco pueden ser inquietantes y confusos. Puede que esté tomando medicamentos nuevos y siguiendo muchas instrucciones recientes. Es posible que a veces se sienta como si su mundo hubiese cambiado.

Centrarse en tres tareas sencillas puede ayudarla a controlar su enfermedad mientras se recupera y recobra las fuerzas:

Objetivo 1: conocer el plan de tratamiento

El objetivo de la rehabilitación cardíaca es guiarla para que aprenda a reducir los factores de riesgo, como el tabaquismo, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la inactividad física, la diabetes y el sobrepeso, que aumentan las posibilidades de que surjan problemas de salud en el futuro.

La American Heart Association y el American College of Cardiology han desarrollado directrices nacionales para ayudarla a reducir el riesgo de sufrir problemas en el futuro. Estas directrices pueden servirle a su médico para desarrollar un plan de tratamiento —que podría incluir medicamentos y cambios en el estilo de vida, como la dieta y la actividad física— para todos sus factores de riesgo. Asegúrese de que conoce las cifras de sus objetivos y trabaje con su equipo de profesionales de la salud para conseguirlos.

Tabaquismo

Déjelo definitivamente

El tabaquismo es la principal causa evitable de muerte y discapacidad en Estados Unidos. El consumo de tabaco conlleva un riesgo mucho mayor de morir de enfermedad coronaria. Fumar le roba al corazón sangre rica en oxígeno y aumenta los efectos de otros factores de riesgo, como la presión arterial, los niveles de colesterol en sangre y la inactividad física. ¿Está pensando en dejarlo? Podemos ayudarla.

Presión arterial

Inferior a 130/80 mm Hg

La presión arterial normal es inferior a 120/80 mm Hg (la presión sistólica es inferior a 120 Y la presión diastólica es inferior a 80). La presión arterial elevada es una presión sistólica de entre 120 y 129 O una presión diastólica inferior a 80. La hipertensión arterial es una presión sistólica de 130 o superior O una presión diastólica de 80 o superior.

Cuando la presión arterial es mayor, el corazón tiene que trabajar más intensamente. Los cambios en los hábitos de salud, como bajar de peso, consumir menos sodio (sal) y disfrutar de una actividad física habitual, pueden ayudar a reducir la presión arterial. Si tiene hipertensión arterial, es fundamental que siga tomando los medicamentos para evitar ataques al corazón, derrames cerebrales, enfermedad renal e insuficiencia cardíaca.

Supervise su presión arterial como le recomiende el médico. Realice un seguimiento de sus lecturas con nuestra herramienta de seguimiento de la presión arterial.

Obtenga más información sobre la hipertensión arterial.

Colesterol en sangre

Hágase la prueba del colesterol, y comente con su médico los resultados y cómo afectan a sus factores de riesgo generales.

Los niveles altos de colesterol en la sangre se producen si su cuerpo produce demasiado colesterol o si come alimentos que tienen demasiadas grasas saturadas y grasas trans. En pacientes con enfermedad coronaria que se encuentran en riesgo alto, el tratamiento se centra en reducir el colesterol. Para lograrlo, puede que necesite cambiar sus hábitos alimentarios y bajar de peso. Hable con su médico para saber si debe tomar un medicamento para el colesterol además de hacer estos cambios a su estilo de vida.

Obtenga consejos para controlar el colesterol.

Actividad física

Al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada (caminar a paso ligero, correr, montar en bicicleta, etc.) a la semana.

La actividad física habitual tiene muchas ventajas, como ayudar a dejar de fumar, bajar de peso, reducir el estrés, dormir mejor, reducir la presión arterial y aumentar el colesterol HDL. Hacer ejercicio aeróbico (utilizando los músculos grandes de las piernas y los brazos) ayuda a que el corazón funcione de forma más eficiente. Las actividades físicas para mejorar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio la ayudan a mantenerse ágil a medida que envejece y a reducir el riesgo de caídas.

Obtenga más información sobre cómo mantenerse activa.

Peso

El índice de masa corporal (IMC) ideal es de 18,5 a 24,9 kg/m2

El perímetro de la cintura no debe superar los 101 cm (40 pulgadas) en hombres y los 89 cm (35 pulgadas) en mujeres (las recomendaciones son inferiores para personas de ascendencia asiática: 93-99 cm [37-39 pulgadas] en hombres y 79-89 cm [31-35 pulgadas] en mujeres).

La pérdida de peso puede ser útil para reducir la presión arterial y mejorar tanto el colesterol como la glucemia. Los consejos y las herramientas de este sitio web pueden ayudarla a bajar de 2 a 5 kg (de 5 a 10 libras). El perímetro de la cintura también ayuda a determinar si debería bajar de peso; solo necesita una cinta métrica normal.

Obtenga más información sobre cómo comer bien y bajar de peso.

Glucemia (glucosa)

La glucemia en ayunas normal es inferior a 100 mg/dl

Diabetes

Si es diabética, se recomienda un nivel de HbA1c (hemoglobina glucosilada) inferior al 7%, pero su rango de seguridad puede ser inferior o superior.

El tratamiento de la diabetes es importante para su salud a largo plazo, especialmente si padece una cardiopatía. La diabetes se controla mejor mediante la dieta, la pérdida de peso, la actividad física, los medicamentos y el monitoreo frecuente de la glucemia. Muchos estudios han demostrado que los medicamentos como las estatinas, la aspirina, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y los betabloqueantes, que reducen el riesgo de futuros problemas cardíacos, tienen un beneficio aún mayor para personas con diabetes. Por eso es importante que comience a tomar estos medicamentos y los siga tomando. La ayudarán a reducir el colesterol y la presión arterial, lo que, a su vez, disminuirá el riesgo de sufrir ataques al corazón, derrames cerebrales y enfermedad renal.

Obtenga más información sobre el control de la diabetes.

Objetivo 2: reconocer los síntomas

Debe conocer los síntomas que sugieran un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular y saber qué hacer cuando se presenten. Reaccionar rápidamente es fundamental. Si tiene alguno de los síntomas enumerados, llame inmediatamente al teléfono de emergencias o pídale a alguien que la lleve a la sala de urgencias más cercana.

Los signos de alarma de un ataque al corazón son los siguientes:

  • Molestia torácica. La mayoría de los ataques al corazón se manifiestan mediante molestias en el centro del tórax que pueden durar unos minutos o ser intermitentes. Pueden ser en forma de presión, opresión, llenura o dolor.
  • Molestia en otras partes del torso. Entre los síntomas se encuentran dolor o molestias en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago.
  • Respiración entrecortada, con o sin molestia torácica.
  • Otros signos pueden incluir brotes de sudor frío, náuseas o mareo.

Los signos de alarma de un derrame cerebral son los siguientes:

  • Repentino hormigueo o debilidad de los músculos del rostro, brazo o pierna, sobre todo localizados en uno de los lados del cuerpo
  • Dificultad repentina para hablar o comprender, aturdimiento
  • Problemas repentinos de visión en uno o en ambos ojos
  • Dificultad para andar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación
  • Cefalea grave repentina sin causa conocida

F.A.S.T. ("rápido", en inglés) es una forma sencilla de recordar cómo reconocer un accidente cerebrovascular y qué hacer. Detecte un accidente cerebrovascular con el método FAST. Face Drooping (parálisis facial). Arm Weakness (debilidad en un brazo). Speech Difficulty (dificultad para hablar). Time to call 911 (momento de llamar al teléfono de emergencias).

No todos estos signos se producen en todos los ataques al corazón o derrames cerebrales. A veces aparecen y desaparecen. Si ocurre alguno, consiga ayuda inmediatamente. Cada minuto cuenta si tiene un ataque al corazón o un derrame cerebral. Cuanto antes reciba ayuda médica, más probabilidades tendrá de recuperarse. No se retrase: puede salvar a su corazón o cerebro de daños graves si actúa con rapidez. Aprenda estos síntomas y compártalos con su familia, sus amigos y sus cuidadores.

A veces, las mujeres presentan síntomas diferentes a los de los hombres, así que aprenda los signos del ataque al corazón en mujeres.

Angina

La angina suele sentirse como presión, ardor, compresión, pesadez o tensión debajo del esternón. También se puede extender a uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago. Algunas personas, especialmente las mujeres y las personas con diabetes, pueden no sentir las típicas molestias torácicas. Sus síntomas pueden ser respiración entrecortada o sensación de mucho cansancio. Informe a su médico si cree que está sufriendo una angina. Conocer la frecuencia con la que se produce la angina ayudará a su médico a decidir si necesita un cambio de medicamentos u otros tratamientos. Puede utilizar el registro de angina (PDF) para mantener un registro de los síntomas. Obtenga más información sobre la angina de pecho y la angina inestable.

Su médico puede proporcionarle una receta para nitroglicerina. Este medicamento se suministra en comprimidos o aerosol para proporcionar un alivio inmediato de la angina. Si tiene angina que no desaparece inmediatamente cuando descansa, tomar nitroglicerina debería aliviar sus molestias muy rápidamente. Si la angina sigue presente o empeora después de 5 minutos, es posible que tenga un ataque al corazón. La mayoría de las personas responden en los cinco minutos siguientes a la administración de nitroglicerina. Sin embargo, a veces se necesitan dosis adicionales en intervalos de cinco minutos durante un período de 15 minutos.

Si no siente un alivio del dolor de angina después de tomar la nitroglicerina, usted o un familiar deben llamar al teléfono de emergencias para poder llegar al hospital inmediatamente.

Los comprimidos de nitroglicerina solo duran seis meses. Las comprimidos antiguos pueden perder su intensidad, así que debe desecharlos cuando hayan pasado seis meses y conseguir un nuevo suministro. La nitroglicerina se presenta en un recipiente pequeño y fácil de transportar. Tenga varios comprimidos a su alcance en todo momento.

Siempre debe informar de estos cambios a su médico:

  • Cualquier molestia torácica (angina) nueva
    O cualquier cambio en la frecuencia, la intensidad o la duración de la misma.
  • Cualquier dificultad respiratoria nueva, especialmente cuando realice actividad física.
  • Sensación de cansancio extremo.
  • Sensación de mareo o desmayo.

Objetivo 3: elaborar un plan para obtener ayuda médica

Lista de contactos médicos

Usted y sus seres queridos se sentirán mejor y estarán más preparados si saben a quién llamar cuando sufra molestias y otros síntomas preocupantes. Si responde de forma temprana a los síntomas, puede evitar una emergencia.

Descubra lo siguiente con antelación:

  • ¿Qué días y a qué horas puede comunicarse con la consulta de su médico o con la central telefónica?
  • Si puede comunicarse con otro médico en caso de que su médico no esté disponible.
  • Si tiene acceso telefónico a un miembro del personal de enfermería para asesoramiento o a un responsable de cuidados.

Descargue la lista de contactos médicos (PDF), rellénela y póngala en un lugar visible en el que otros miembros de la familia puedan verla.

Recuerde: si cree que está sufriendo un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, llame al teléfono de emergencias o pídale a alguien que lo lleve inmediatamente a la sala de urgencias más cercana.