Reducir el estrés

Todo el mundo experimenta estrés: el estado causado por una reacción a factores físicos, químicos, emocionales o ambientales. Sin embargo, cada persona lo siente con una intensidad diferente y reacciona de una forma distinta.

El estrés constante o crónico puede hacer que el cuerpo siga funcionando a pleno rendimiento durante largos períodos de tiempo, lo que provoca que la respiración y la frecuencia cardíaca se aceleren y que la presión arterial aumente.

Aunque se desconoce si el estrés por sí solo puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, también denominadas cardiopatías, sí puede afectar a otros comportamientos y factores de riesgo, como la hipertensión arterial, el tabaquismo, la inactividad física y el consumo excesivo de alimentos.

Obtenga más información sobre el estrés y la salud cardíaca.

Descubra formas de enfrentarse a sus fuentes de estrés y asegúrese de que dedica tiempo a actividades que le gustan. La American Heart Association proporciona información y herramientas valiosas para reducir el estrés, una parte importante de su plan de tratamiento y de su salud general.

La importancia de contar con un sistema de apoyo