Miocardiopatía hipertrófica

Padres e hija con una computadora portátilLa miocardiopatía hipertrófica (MCH) puede afectar a personas de cualquier edad. Afecta a hombres y mujeres por igual. Es una causa habitual de paro cardíaco súbito en personas jóvenes, incluidos deportistas jóvenes.

La miocardiopatía hipertrófica se produce si las células del músculo cardíaco se agrandan y hacen que las paredes de los ventrículos (generalmente el izquierdo) se engrosen. El tamaño del ventrículo a menudo se mantiene normal, pero el engrosamiento puede bloquear el flujo sanguíneo que sale del ventrículo. Si esto sucede, la afección se denomina "miocardiopatía hipertrófica obstructiva".

Algunas veces, el tabique intraventricular, la pared que divide los lados izquierdo y derecho del corazón, se engrosa y forma una protuberancia en el ventrículo izquierdo. Esto puede bloquear el flujo sanguíneo que sale del ventrículo izquierdo. Cuando eso ocurre, el ventrículo debe hacer un mayor esfuerzo para bombear la sangre. Los síntomas pueden incluir dolor torácico, mareos, respiración entrecortada o desvanecimiento.

La miocardiopatía hipertrófica también puede afectar a la válvula mitral del corazón, lo cual hace que una parte de la sangre que se bombea fluya en dirección contraria por esta válvula. Algunas veces, el engrosamiento del músculo cardíaco no bloquea el flujo sanguíneo que sale del ventrículo izquierdo. Esto se conoce como miocardiopatía hipertrófica no obstructiva. El engrosamiento puede afectar a todo el ventrículo o solo a la parte inferior del corazón. El ventrículo derecho también puede verse afectado.

Tanto en la MCH obstructiva como en la no obstructiva, el engrosamiento del músculo reduce la capacidad interior del ventrículo izquierdo, por lo que puede contener menos sangre. Las paredes del ventrículo pueden endurecerse y, por ello, el ventrículo posee menos capacidad de relajarse y llenarse de sangre.

Esto puede incrementar la presión arterial en los ventrículos y los vasos sanguíneos de los pulmones. También se producen cambios en las células del músculo cardíaco dañado, que pueden interrumpir las señales eléctricas del corazón y provocar arritmias.

Algunas personas que padecen MCH no presentan signos ni síntomas, y la enfermedad no afecta a sus vidas. Otras tienen síntomas y complicaciones graves. Pueden padecer respiración entrecortada, arritmias graves o incapacidad para hacer ejercicio.

Es poco frecuente, pero algunas personas con miocardiopatía hipertrófica pueden sufrir un paro cardíaco súbito mientras realizan actividad física muy intensa. La actividad física puede desencadenar arritmias peligrosas. Pregúntele a su médico qué tipos y cantidades de actividad física son seguros para usted.

Otros nombres para la miocardiopatía hipertrófica

  • Hipertrofia asimétrica del tabique interventricular
  • Miocardiopatía hipertrófica hereditaria
  • Miocardiopatía hipertrófica no obstructiva
  • Miocardiopatía hipertrófica obstructiva
  • Estenosis subaórtica hipertrófica idiopática (ESIH)

¿Qué causa la miocardiopatía hipertrófica?

La miocardiopatía hipertrófica suele ser hereditaria. Está causada por un cambio en algunos genes de las proteínas que conforman el músculo cardíaco. La MCH también puede desarrollarse con el tiempo debido a la hipertensión arterial o al envejecimiento. Algunas enfermedades, como la diabetes o la enfermedad tiroidea, pueden causar miocardiopatía hipertrófica. 

Otros tipos de miocardiopatía:

 

Fuente: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, Institutos Nacionales de la Salud, Departamento de Salud y Servicios Sociales
(el vínculo se abre en una ventana nueva)


Patrocinador

MyoKardia se enorgullece de apoyar a la American Heart Association.

Logotipo de Myokardia