Síntomas y diagnóstico de la miocardiopatía

padre leyendo a sus hijas pequeñas

Es importante identificar a las personas que pueden tener un riesgo elevado de padecer miocardiopatía. Después de todo, algunas personas con miocardiopatía nunca presentan signos o síntomas. Otras no tienen signos o síntomas en los estadios iniciales de la enfermedad.

Si las personas que no tienen síntomas reconocen su mayor riesgo de sufrir una miocardiopatía, existen más probabilidades de diagnosticarla a tiempo, cuando el tratamiento puede ser más eficaz.

Los signos y síntomas de la miocardiopatía incluyen:

  • Respiración entrecortada o dificultad para respirar, especialmente cuando hace esfuerzo físico
  • Fatiga
  • Hinchazón en los tobillos, los pies, las piernas, el abdomen y las venas del cuello
  • Mareos
  • Sensación de mareo
  • Desmayos durante la actividad física
  • Arritmias (latidos irregulares del corazón)
  • Dolor torácico, especialmente después de un esfuerzo físico o de comidas copiosas
  • Soplos cardíacos (ruidos inusuales asociados a los latidos cardíacos)

En los estadios más avanzados de la miocardiopatía, a medida que el corazón se debilita, suelen aparecer signos y síntomas de insuficiencia cardíaca.

¿Cómo se diagnostica la miocardiopatía?

El médico diagnosticará la miocardiopatía basándose en la historia clínica, los antecedentes familiares, una exploración física y los resultados de las pruebas diagnósticas.

A menudo, un cardiólogo o un cardiólogo pediátrico es quien diagnostica y trata la miocardiopatía. Estos médicos se especializan en enfermedades del corazón.

Antecedentes familiares y médicos

Su médico querrá conocer su historia clínica, así como cualquier signo o síntoma que usted pueda tener. Su médico también querrá saber si alguien de su familia ha recibido un diagnóstico de miocardiopatía, insuficiencia cardíaca o paro cardíaco.

Exploración física

Por medio de un estetoscopio, el médico auscultará el corazón y los pulmones para identificar posibles ruidos que puedan sugerir la presencia de una miocardiopatía. Incluso existen sonidos específicos que pueden sugerir la presencia de una variante específica de la enfermedad.

Por ejemplo, el volumen, los tiempos y la ubicación de un soplo cardíaco pueden sugerir la presencia de miocardiopatía hipertrófica obstructiva. Un sonido crepitante en los pulmones puede ser un signo de insuficiencia cardíaca.

Algunos signos físicos también ayudan a su médico a diagnosticar la miocardiopatía. La hinchazón de los tobillos, los pies, las piernas, el abdomen o las venas del cuello sugiere la acumulación de líquido, lo cual es un signo de insuficiencia cardíaca.

Pruebas diagnósticas

El médico puede recomendar uno o más de los siguientes exámenes para diagnosticar la miocardiopatía:

  • Análisis de sangre: por lo general, se extrae una pequeña cantidad de sangre de una vena del brazo con una aguja.
  • Radiografía de tórax: una radiografía de tórax toma imágenes de los órganos y estructuras internas del tórax, y puede mostrar si el corazón está aumentado. También puede revelar si se está acumulando líquido en los pulmones.
  • Electrocardiograma (EKG o ECG): un EKG registra la actividad eléctrica del corazón y muestra la rapidez con la que late y si su ritmo es constante o irregular. Un EKG se puede usar para detectar la miocardiopatía y problemas, como ataques al corazón, arritmias (latidos irregulares del corazón) e insuficiencia cardíaca. Para diagnosticar problemas cardíacos que aparecen y desaparecen, su médico puede pedirle que use un monitor portátil de EKG.
  • Holter y monitores de episodios: ambos son dispositivos portátiles que registran la actividad eléctrica del corazón durante sus actividades diarias normales. Un monitor Holter registra la actividad eléctrica del corazón durante un período completo de 24 o 48 horas. Un monitor de episodios registra la actividad eléctrica del corazón solo en ciertos momentos.
  • Ecocardiograma: un ecocardiograma es un examen que utiliza ondas sonoras para crear una imagen animada del corazón. Muestra el estado de funcionamiento de su corazón, así como su tamaño y forma. Existen varios tipos de ecocardiografía, incluida la "ecocardiografía de esfuerzo", que se realiza como parte de una prueba de esfuerzo. Otro tipo, la ecocardiografía transesofágica (o ETE), proporciona una vista de la parte posterior del corazón.
  • Prueba de esfuerzo: en una prueba de esfuerzo, el objetivo es hacer que el corazón se esfuerce (y lata rápido) mientras se realizan exámenes. Estos pueden incluir una exploración cardíaca nuclear, una ecocardiografía y una tomografía por emisión de positrones (TEP). Se le pedirá que camine sobre una cinta de correr inclinada. Si no puede hacer ejercicio, tal vez se le administre un medicamento para simular los efectos del esfuerzo.

Procedimientos de diagnóstico

Para confirmar un diagnóstico, pueden ser necesarios uno o más procedimientos médicos. Si se tiene previsto realizar una intervención quirúrgica, también se puede realizar un procedimiento de diagnóstico preparatorio. Estos procedimientos de diagnóstico pueden incluir:

  • Cateterismo cardíaco: el cateterismo cardíaco comprueba la presión y el flujo sanguíneo en las cámaras cardíacas. En este procedimiento, se inserta un tubo largo, fino y flexible llamado "catéter" a través de un vaso sanguíneo hasta llegar al corazón. Esto le permite al médico tomar muestras de sangre y revisar las arterias del corazón para detectar posibles obstrucciones mediante imágenes radiográficas.
  • Coronary angiography (PDF): este procedimiento se realiza a menudo durante el cateterismo cardíaco. Se inyecta en las arterias coronarias un medio de contraste que se puede ver en una radiografía. El medio de contraste le permite al médico estudiar el flujo sanguíneo dentro del corazón y los vasos sanguíneos.
  • Biopsia miocárdica: en este procedimiento, que se puede realizar durante un cateterismo cardíaco, el médico extrae un fragmento del músculo cardíaco. El músculo se estudia bajo un microscopio para ver si se han producido cambios en las células, lo que puede sugerir la presencia de miocardiopatía.
  • Pruebas genéticas: su médico puede sugerirle que se someta a una prueba genética para identificar signos de miocardiopatía en sus padres, hermanos y hermanas u otros miembros de la familia. Las pruebas genéticas pueden mostrar cómo se transmite la enfermedad en las familias y pueden revelar las probabilidades de que los padres transmitan los genes de la enfermedad a sus hijos. Las pruebas genéticas también pueden ser útiles cuando el médico sospecha una posible miocardiopatía en alguien que aún no presenta signos o síntomas.

Más información:

Fuente: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, Institutos Nacionales de la Salud, Departamento de Salud y Servicios Sociales de los EE. UU.(el enlace se abre en una ventana nueva)