¿Existe de verdad el síndrome del corazón roto?

hombre en la playa

Cuando se nos rompe el corazón… (literalmente)

"Se puede morir por un corazón roto —es un hecho probado científicamente. Y el corazón se me está rompiendo desde el primer día que nos conocimos. Ahora mismo siento cómo duele en la profundidad de mi pecho, igual que cuando estamos juntos. Late a un ritmo desesperado, como diciendo: Ámame. Ámame. Ámame". Abby McDonald, Getting Over Garrett Delaney

Cuando pensamos en un corazón roto, seguramente nos imaginamos una caricatura de un corazón con una grieta irregular que lo divide en dos. Pero tener el corazón roto en la vida real puede tener consecuencias cardíacas. Hay vínculos confirmados entre la depresión, la salud mental y las cardiopatías. Siga leyendo para obtener más información sobre cómo un acontecimiento enormemente estresante puede afectar a su corazón.

En qué consiste el síndrome del corazón roto

El síndrome del corazón roto, también llamado "miocardiopatía inducida por estrés" o "miocardiopatía de takotsubo", puede afectar incluso a personas saludables. (Por cierto, "tako tsubo" es el nombre en japonés de unas trampas que se usan para capturar pulpos, las cuales tienen una forma similar a la que se observa en un corazón que padece esta afección).

Las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar dolor torácico intenso y repentino (en respuesta a un incremento de las hormonas del estrés) como consecuencia de un acontecimiento emocionalmente estresante. El factor desencadenante puede ser la muerte de un ser querido, un divorcio, la ruptura o separación física de una pareja, una traición o un rechazo romántico. Incluso podría ocurrir después de una sorpresa agradable (como ganar la lotería).

El síndrome del corazón roto se podría diagnosticar erróneamente como un ataque al corazón porque los síntomas y los resultados de los exámenes son similares. De hecho, los exámenes muestran cambios muy significativos en el ritmo y en las sustancias presentes en la sangre, que son típicos de un ataque al corazón. Sin embargo, a diferencia de un ataque al corazón, en el síndrome del corazón roto no hay indicios de arterias cardíacas bloqueadas.

En el síndrome del corazón roto, una parte del corazón se agranda temporalmente y no bombea bien, mientras que el resto del corazón funciona con normalidad o realizando contracciones aún más fuertes. Los investigadores apenas están comenzando a aprender las causas, y cómo diagnosticarlas y tratarlas.

La mala noticia: El síndrome del corazón roto puede ocasionar una insuficiencia grave del músculo cardíaco a corto plazo.

La buena noticia: normalmente, el síndrome del corazón roto se puede tratar. La mayoría de las personas que lo experimentan se recuperan por completo en cuestión de semanas y presentan un bajo riesgo de recaída (aunque en casos muy puntuales puede resultar mortal).

Preste atención: Signos y síntomas

Los signos y síntomas más comunes del síndrome del corazón roto son angina (dolor torácico) y respiración entrecortada. Estos síntomas pueden presentarse incluso en personas que no tienen antecedentes de cardiopatía.

Las arritmias (latidos cardíacos irregulares) o el shock cardiogénico también pueden manifestarse en el síndrome del corazón roto. El shock cardiogénico es una afección en la cual un corazón súbitamente debilitado no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del organismo, y puede ser mortal si no se trata de inmediato. Cuando las personas mueren por un ataque al corazón, el shock cardiogénico es la causa más común del fallecimiento.

Ataque al corazón y síndrome del corazón roto: ¿Cuál es la diferencia?

Algunos signos y síntomas del síndrome del corazón roto difieren de los del ataque al corazón. En el síndrome del corazón roto, los síntomas surgen de forma repentina, después de un estrés emocional o físico extremo. Estas son algunas otras diferencias:

  • Los resultados del EKG (una prueba que registra la actividad eléctrica del corazón) no tienen el mismo aspecto que los resultados del EKG de una persona que ha sufrido un ataque al corazón.
  • Los análisis de sangre no revelan signos de daño cardíaco.
  • Los exámenes no muestran signos de obstrucciones en las arterias coronarias.
  • Los exámenes muestran un abombamiento y un movimiento inusual de la cámara inferior izquierda del corazón (el ventrículo izquierdo).
  • El tiempo de recuperación es rápido, generalmente de días o semanas (comparado con la recuperación de un ataque al corazón, que puede tardar más de un mes).

Más información acerca del síndrome del corazón roto

Si su médico piensa que usted padece el síndrome del corazón roto, es posible que tenga que someterse a una angiografía coronaria, un examen en el que se emplea un medio de contraste y radiografías especiales para mostrar el interior de las arterias coronarias. Otras pruebas diagnósticas incluyen análisis de sangre, un EKG, una ecocardiografía (un examen indoloro que utiliza ondas sonoras para crear imágenes animadas del corazón) y una RM cardíaca.

Para controlar el estado de salud de su corazón, su médico puede recomendarle una ecocardiografía aproximadamente un mes después de diagnosticarle el síndrome. Hable con su médico acerca de la frecuencia con la que debe programar las visitas de seguimiento.

Más información: